Lo que significa ser reformado

Cada año más o menos, me encuentro regresando forzosamente a una definición de la palabra reformado que escribí por primera vez hace un par de años. Creo que vale la pena volver a examinarla cada doce meses más o menos. Con la cantidad de lectura y estudio que hago en un año, siento que es interesante recurrir a esta definición para ver qué cambiaría y qué refinaría. También me parece un ejercicio de humildad ver qué partes de la definición puedo haber enfatizado a expensas de otras. Y así, pensé en definir la palabra reformado, confiando en que los lectores de este sitio lo encontrarán útil. Aunque calvinismo y reformado no son totalmente sinónimos, la mayoría de la gente las entiende así. Debido a que las diferencias entre ambas son sutiles, me tomaré la libertad de usarlas como sinónimos. Es importante entender que debido a que la tradición reformada surgió de la Reforma protestante, el término reformado no se definió a partir de un vacío. Más bien, se definió como una respuesta bíblica a los excesos y perversiones de la Iglesia Católica Romana. Los reformadores, habiendo regresado a las Escrituras, intentaron cuidadosa y fielmente reconstruir la Iglesia sobre la base de las enseñanzas del Nuevo Testamento. Por lo tanto, al afirmar la teología reformada, una persona está negando implícitamente ciertas otras teologías, como la teología católica (en oposición a la cual se levantó la teología reformada) y la teología arminiana (que más tarde se levantó en oposición a la teología reformada). A pesar de que el calvinismo precede al arminianismo, solo fue codificado en los conocidos cinco puntos después del  surgimiento del arminianismo. Hay un sentido en el que el calvinismo es tanto una causa como la reacción al arminianismo. O quizás podríamos decir que el arminianismo es una respuesta a la teología reformada, y la codificación del calvinismo es una respuesta al arminianismo. Hay muchas expresiones de la fe cristiana que se basan al menos parcialmente en las enseñanzas de Jesucristo y la Biblia. Estas están separadas en cuatro divisiones principales: ortodoxo oriental, católico romano, protestante y sectas. El protestantismo puede dividirse fácilmente en dos campos: arminiano y reformado. La gran mayoría de los protestantes se aferran a la doctrina arminiana. Hoy nos ocuparemos de la minoría que se considera reformada. Estos tienden a ser personas que asisten a iglesias presbiterianas o bautistas reformadas, aunque también se pueden encontrar en otras iglesias. Tristemente, hay muchas iglesias que una vez fueron reformadas y quizás todavía usan el título de reformada, aún cuando ya hace mucho tiempo abandonaron dicha teología. Es sorprendentemente difícil encontrar una definición de reformado que valga la pena. Mientras que muchas personas afirman entender la fe reformada y están ansiosas por proporcionar una definición, pocas parecen ser justas y adecuadas. Aquí hay un par de ejemplos seleccionados de una búsqueda en Google:

  1. Término utilizado para referirse a una tradición de teología que se inspira en los escritos de Juan Calvino (1510-64) y sus sucesores. El término se usa generalmente con preferencia a «calvinista».
  2. Refiriéndose a la Reforma, su teología, y aquellos que se suscriben a ella. También se usa para diferenciar a) el calvinismo del luteranismo, o b) el calvinismo continental europeo del calvinismo escocés, también conocido como presbiterianismo.

Esas son definiciones concisas, pero que no captan el sentido completo de la palabra. Una definición mucho mejor y más completa se encuentra en Five Solas. Allí el profesor Byron Curtis, profesor del Geneva College, divide la definición en cuatro partes que expondré con cierto detalle. Las dos primeras partes definen las creencias protestantes fundamentales y las dos segundas son exclusivamente reformadas. Según Curtis, ser Reformado es:

  1. Confesar el consenso de los cinco primeros siglos de la Iglesia:
  • Teísmo clásico: un Dios omnipotente y benevolente, distinto de la creación.
  • Trinitarismo de Nicea y Calcedonia: un Dios en tres personas que existen desde la eternidad y son iguales en poder y gloria.
  • Cristo, El Dios-hombre, el único mediador entre Dios y la raza humana, encarnado, crucificado, resucitado, que ascendió y regresará.
  • Humanidad creada a imagen de Dios, pero trágicamente caída y profundamente necesitada de restauración para con Dios a través de Cristo.
  • La Iglesia visible: la comunidad de los redimidos, en los cuales mora el Espíritu Santo; el cuerpo místico de Cristo en la tierra.
  • La Iglesia única, santa, universal y apostólica.
  • Los Sacramentos: señales y sellos visibles de la gracia de Dios, que nos ministran el amor de Cristo en nuestra profunda necesidad.
  • La vida cristiana: caracterizada por las principales virtudes teológicas de fe, esperanza y amor.

Sería correcto decir que, hasta este punto, estamos tratando con una declaración de la fe protestante más que una declaración de la fe reformada. De esta lista vemos que los cristianos reformados se adhieren a todas las creencias fundamentales enseñadas en la Biblia. Estas creencias fueron el fundamento de la Iglesia primitiva y se basan en las enseñanzas de la Biblia tal como las interpretaron los apóstoles y los padres de la Iglesia primitiva. Muchas de estas creencias fueron cambiadas o se perdieron a medida que la Iglesia católica creció en poder y autoridad a partir del siglo V en adelante. A lo largo de la historia, hubo grupos de creyentes no católicos aislados y a menudo perseguidos que sostuvieron muchos o todos estos puntos de doctrina, pero dichos puntos se perdieron en gran medida hasta su redescubrimiento en el momento de la Reforma. Encontraremos que la definición del profesor Curtis se basa en gran medida en una comprensión presbiteriana de varias doctrinas. Los bautistas reformados pueden estar en desacuerdo con que los sacramentos sean señales y sellos. En mi opinión todos los creyentes reformados tienen una alta visión de los sacramentos, aunque pueden diferir un poco en cómo deben ser entendidos y cómo deben ser administrados.

  1. Confesar las cuatro solas:
  • La autoridad de la Escritura: sola scriptura (solo la Escritura)
  • la base de la salvación: Sola Gratia (solo por gracia)
  • los medios de salvación: Sola Fide (solo por la fe)
  • el mérito de la salvación: Solus Christus (solo por Cristo)

Una vez más, estas forman la base para el protestantismo de la misma forma que lo hacen para la tradición reformada, aunque tristemente la mayoría de los protestantes nunca se encontrarán con los términos. Estos son los principios que impulsaron la Reforma protestante del siglo XVI y la separaron de la Iglesia Católica Romana. Estos cuatro puntos de doctrina se basan enteramente en la Biblia y fueron la fuerza teológica detrás del movimiento protestante recién formado.

  1. Confesar los distintivos de la fe reformada:
  • En la salvación: monergismo y no sinergismo. Solo Dios salva. Tal monergismo implica el acrónimo T.U.L.I.P., Los cinco puntos del calvinismo del Sínodo de Dort:

T = depravación Total U = Elección incondicional L = Expiación limitada, o mejor dicho, redención particular I = Gracia irresistible P = Perseverancia y preservación de los santos Estos cinco puntos distintos de la doctrina también se conocen como los cinco puntos del Calvinismo, ya que fueron articulados por primera vez por Juan Calvino después de que la Reforma estuviera en pleno apogeo. Están basados enteramente en la Biblia. Cuando la gente habla de ser reformada, estos cinco puntos de la doctrina son a lo que más a menudo se refieren. La mayoría de las iglesias evangélicas (no reformadas) no se aferran a todos estos puntos. Algunos sostienen dos o tres (y ocasionalmente hasta cuatro), pero la mayoría los rechazan a favor de la teología arminiana que es, en el fondo, sinérgica, estos es, que confía en un esfuerzo cooperativo entre el hombre y Dios.

  1. Otros distintivos reformados: el profesor Curtis continúa enumerando otros puntos de doctrina que cree que son distintivos reformados. Estos incluyen: El principio regulativo de la adoración, la teología del pacto (la Iglesia es el nuevo Israel, la mayoría de las veces vemos una expresión de esta teología en el bautismo de niños, pero también impacta la escatología y muchas otras doctrinas) y un entendimiento de la vida como enteramente religiosa (los cristianos no tienen ni trabajos ni carreras; tienen vocaciones (llamados)). No consideraría que la adhesión a estos principios sea necesaria para considerarnos reformados y sospecho que la mayoría de los cristianos reformados estarían de acuerdo conmigo. Son estos distintivos los que proporcionan algunas de las diferencias entre calvinista y reformado.
  2. Finalmente: en todo, Soli Deo Gloria (solo a Dios sea la gloria en todas las cosas). Esto es, una vez más, algo que todos los cristianos afirmarían, ya sea explícita o implícitamente. En todas las áreas de la vida debemos dar gloria solo a Dios.

Entonces, ¿qué significa todo esto? Ser reformado es adherirse a las enseñanzas puristas de la Biblia: afirmar la doctrina enseñada por Jesús, Pablo y los apóstoles. La Escritura es considerada la máxima autoridad en asuntos de vida y fe y toda doctrina reformada está fundamentada en la Biblia. Estoy convencido de que la doctrina reformada no es más que las enseñanzas de Jesús, los Apóstoles y la totalidad de las Escrituras. Si no fuera por el pecado humano, no tendríamos que hacer ninguna distinción entre el cristianismo bíblico y la fe reformada. Si estás interesado en aprender más sobre la tradición reformada, hay muchos recursos excelentes a tu disposición. Aquí hay algunos favoritos:

  • Christian Handbook de Peter Jeffery: un excelente pequeño libro que introduce las creencias cristianas desde una perspectiva reformada (una reseña muy breve).
  • Putting Amazing Back Into Grace por Michael Horton: Esta es una excelente y divertida introducción a los cinco Puntos (mi reseña).
  • Deseando a Dios por John Piper: Este es un libro un poco difícil de digerir, pero hace un gran trabajo al explicar los principios reformados.
  • ¿Qué es la Teología Reformada? por R. C. Sproul.
  • The Doctrines of Grace, por James Boice.

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo BLOG ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por más de 7000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.