Tu debilidad podría ser tu mayor fortaleza

¿Qué tan bien estás invirtiendo las debilidades que se te han dado?
|
|

¿Qué tan bien estás invirtiendo las debilidades que se te han dado? Quizás nadie te haya hecho esa pregunta antes. Quizás suene absurdo. Después de todo, la gente invierte en activos para aumentar su valor. No invierte en pasivos. Intentan eliminar o minimizar, o incluso encubrir pasivos. Es fácil para nosotros ver nuestras fortalezas como activos. Pero la mayoría de nosotros naturalmente consideramos nuestras debilidades como pasivos, deficiencias que debemos minimizar o encubrir. Pero Dios, en Su providencia, nos da nuestras debilidades así como nos da nuestras fortalezas. En la economía de Dios, donde el retorno de la inversión que más valora es “la fe obrando por medio del amor” (Gál. 5:6), las debilidades se convierten en activos, incluso podemos llamarlos talentos, para ser administrados, para ser invertidos. Incluso puede ser que el activo más valioso que Dios te ha dado para que lo administres no sea una fortaleza, sino una debilidad. Pero si queremos valorar las debilidades como activos, necesitamos ver claramente dónde las Escrituras enseñan esto. El apóstol Pablo nos proporciona la teología más clara del valor inestimable de la debilidad. He descubierto que 1 Corintios 1:18–2:16 y, francamente, todo el libro de 2 Corintios, son inmensamente útiles para comprender el papel indispensable que desempeña la debilidad en el fortalecimiento de la fe y, el testimonio de los cristianos individuales y de la iglesia en su conjunto. El poder paradójico de la debilidad La declaración más famosa de Pablo sobre el paradójico poder espiritual de la debilidad aparece en 2 Corintios 12. Nos habla de su experiencia extática de ser “arrebatado al paraíso”, donde recibió revelaciones abrumadoras e inefables (2 Cor. 12: 1-4). Pero como resultado, “Y dada la extraordinaria grandeza de las revelaciones, por esta razón, para impedir que me enalteciera, me fue dada una espina en la carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca. Acerca de esto, tres veces he rogado al Señor para que lo quitara de mí.  Y Él me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, muy gustosamente me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí. Por eso me complazco en las debilidades, en insultos, en privaciones, en persecuciones y en angustias por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. (2 Cor. 12: 7-10) En estas pocas oraciones, Pablo reformula completamente la forma en que los cristianos deben ver las debilidades, incluso las profundamente dolorosas que pueden parecer obstaculizar nuestro llamado y que los poderes de las tinieblas buscan explotar. Lo que al principio nos parece un pasivo caro, resulta ser un activo valioso que Dios nos ha dado. Debilidad y pecado Antes de continuar, debemos tener claro que Pablo no incluye el pecado en su descripción de la debilidad aquí. La palabra griega que usa Pablo es astheneia, la palabra más común para “debilidad” en el Nuevo Testamento. J.I. Packer, en su útil estudio sobre 2 Corintios, La debilidad es el camino, explica astheneia así: “La idea de principio a fin es de insuficiencia. Hablamos de debilidad física [incluidas enfermedades y discapacidades]. . . debilidad intelectual. . . debilidad personal. . . una posición débil cuando una persona carece de los recursos necesarios y no puede hacer avanzar las situaciones o influir en los eventos como se desea. . . debilidad relacional cuando las personas que deberían liderar y guiar no lo hacen: padres débiles, pastores débiles, etc.” (13-14). Pero cuando Pablo habla del pecado, tiene más que insuficiencia en mente. La palabra griega para “pecado” que usa típicamente es hamartia, que se refiere a algo que incurre en culpa ante Dios. Hamartia ocurre cuando pensamos, actuamos o sentimos de maneras que transgredimos lo que Dios prohíbe. Aunque Pablo era consciente de que hamartia podría conducir a astheneia (1 Cor. 11:27-30) y astheneia podría conducir a hamartia (Mt. 26:41), claramente no creía que “debilidad” fuera sinónimo de “pecado”. Porque reprendió a los que se jactaban de que su pecado mostraba el poder y la inmensidad de la gracia de Dios (Rom 6:1-2). Pero él se jactó “alegremente” de sus debilidades porque mostraban el poder y la inmensidad de la gracia de Dios (2 Cor. 12:9). En el pecado, nos volvemos de Dios a los ídolos, que profanan a Dios, destruyen la fe y oscurecen a Dios a los ojos de los demás. Pero la debilidad tiende a aumentar nuestra dependencia consciente de Dios, que lo glorifica, fortalece nuestra fe y manifiesta Su poder de una manera que nuestras fortalezas nunca lo hacen. Y ese es el valor sorprendente de nuestras debilidades: manifiestan el poder de Dios en nosotros de una manera que nuestras fortalezas no lo hacen. Eso es lo que Jesús quiso decir cuando le dijo a Pablo, “Mi poder se perfecciona en la debilidad” (2 Cor. 12: 9), aquí “perfecto” significa completo o completamente cumplido. Nuestras debilidades son indispensables porque Dios manifiesta la plenitud de Su poder a través de ellas. Activo disfrazado de pasivo En este punto, puedes estar pensando: “Cualquiera que sea la ‘espina’ de Pablo, mi debilidad no es así”. Eso es lo que todos pensamos. Tengo una debilidad similar a una espina, conocida solo por los más cercanos a mí. Si lo compartiera contigo, te sorprendería. Me persigue a diario mientras trato de llevar a cabo mis responsabilidades familiares, vocacionales y ministeriales. Hace casi todo más difícil y regularmente me tienta a la exasperación. No es romántico, ciertamente no es heroico. Me humilla de una manera vergonzosa, no noble. Y lo más doloroso para mí es que puedo ver cómo, en ciertos aspectos, hace la vida más difícil para aquellos con quienes vivo y trabajo. A menudo me ha parecido una desventaja. Le he suplicado al Señor, incluso llorando, que me lo quite o me conceda más poder para vencerlo. Pero todavía está aquí. Pablo también vio inicialmente su debilidad como una carga grave y suplicó repetidamente que se le librara de ella. Pero tan pronto como entendió los propósitos de Cristo en él, lo vio bajo una luz completamente nueva: un activo invaluable disfrazado de pasivo. Y se glorió en las profundidades del conocimiento, la sabiduría y la gracia omnipotente de Dios. He sido más lento que Pablo en aprender a ver mi espina como una ventaja (y honestamente, todavía estoy aprendiendo). Pero veo al menos algunas de las formas en que esta debilidad me ha fortalecido. Me ha obligado a vivir todos los días con una fe dependiente de la gracia de Dios. Ha aumentado mi gratitud por aquellos que Dios ha puesto a mi alrededor y que tienen fortalezas donde yo soy débil. Acosado por mi propia debilidad, soy más propenso a tratar con gentileza y paciencia a otros que luchan con debilidades diferentes a las mías (Heb. 5:2). Y ahora puedo ver cómo ha sazonado gran parte de lo que he escrito a lo largo de los años con ciertas ideas que dudo que hubieran llegado de otra manera. En otras palabras, veo formas en que Dios ha manifestado Su poder de manera más completa a través de mi desconcertante debilidad. El hecho de que no sepamos cuál fue la espina de Pablo es evidencia de la sabiduría de Dios. Si lo hiciéramos, probablemente compararíamos nuestras debilidades con las de él y concluiríamos que las nuestras no tienen tal valor espiritual. Y estaríamos equivocados. Mayordomos de talentos sorprendentes Pablo dijo que su debilidad, su “espina… en la carne”, le fue “dado” (2 Cor. 12: 7). ¿Por quién? Cualquiera que sea el papel que jugó Satanás, en la mente de Pablo él era secundario. Pablo recibió esta debilidad, así como “insultos, privaciones, persecuciones y calamidades” (2 Cor. 12:10), como bienes que le dio su Señor. Y como “[mayordomo] de los misterios de Dios” (1 Cor. 4: 1), consideró sus debilidades como una parte crucial de la carpeta que su Maestro le había confiado. Por lo tanto, decidió invertirlos bien para que su Maestro obtuviera el mayor rendimiento posible. Si estás familiarizado con la parábola de los talentos de Jesús (Mt. 25:14-30), quizás reconozcas que estoy dibujando en sus imágenes. Jesús nos ha dado a cada uno de nosotros diferentes “talentos” para administrar, bienes de inmenso valor del reino, “cada uno según su capacidad” (Mt. 25:15). Y Su expectativa es que los invertiremos bien mientras esperamos Su regreso. Algunos de estos talentos son fortalezas y habilidades que nuestro Señor nos ha dado. Pero algunos de ellos son nuestras debilidades, nuestras insuficiencias y limitaciones, que también nos ha dado. Y nos ha dado estas debilidades no solo para aumentar en nosotros el tesoro invaluable y compartible de la humildad (2 Cor. 12: 7), sino también para aumentar nuestra fuerza en los aspectos más importantes de nuestro ser: la fe y el amor (2 Cor.12:10). Pero nuestras debilidades no solo nos son dadas como individuos; también se dan a la Iglesia. Nuestras limitaciones, tanto como nuestras habilidades, son cruciales para el diseño de Cristo de equipar Su Cuerpo para que funcione correctamente y “se edifique en amor” (Ef. 4:16). Nuestras debilidades nos hacen depender unos de otros de una manera que nuestras fortalezas no lo hacen (1 Cor. 12:21-26). Lo que significa que se dan a la Iglesia por la misma razón por la que se nos dan a nosotros individualmente: para que la Iglesia se fortalezca en la fe (1 Cor. 2:3-5) y el amor (1 Cor 13), dos cualidades que manifiestan de manera única la realidad y el poder de Jesús para el mundo (Jn 13:35). No entierres tus debilidades Algún día, cuando nuestro Maestro regrese, nos pedirá que demos cuenta de los talentos que nos ha confiado. Algunos de esos talentos serán nuestras debilidades. No queremos decirle que enterramos a ninguno de ellos. Incluso puede ser que el talento más valioso de nuestra cartera de inversiones resulte ser una debilidad. Dado que “se requiere de los mayordomos que sean hallados fieles” (1 Cor. 4: 2), sería prudente examinar cuán fielmente administramos los talentos de nuestras debilidades. Entonces, ¿qué tan bien estás invirtiendo las debilidades que se te han dado?

Jon Bloom

Jon sirve como autor, presidente de la junta y cofundador de Desiring God. Es autor de tres libros, “Not by Sight”, “Things Not Seen” y “Don’t Follow Your Heart”. Él y su esposa tienen cinco hijos y viven en Minneapolis–Saint Paul.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.