[Reseña] Herramientas de Confesiones de fe

Los años que llevo en el cristianismo son pocos, sin embargo, por la gracia de Dios, desde mis comienzos en la fe conocí la herencia puritana que nos precede. Las confesiones de fe —en su variedad— han sido un baluarte sobre el cual mi alma se ha cimentado. Todas ellas muy valiosas, únicas y especiales. En varias ocasiones pude estudiarlas tanto en familia, como entre amigos, y en la iglesia local. Aprendiendo juntos del legado que tenemos los santos. Con todo, jamás aprecié las riquezas doctrinales de estos documentos históricos como ellos merecen. En el mejor de los casos, habré dado un vistazo general a sus verdades, como un águila que vuela sobre las montañas. Es por ello, que un libro de esta índole viene en ayuda de aquellos hijos de Dios que estamos hambrientos por comprender las raíces que sostienen la copa de nuestro árbol reformado. Herramientas para Confesiones de Fe es un libro corto, de enfoque histórico académico, con un tono didáctico, sencillo de leer y rico en consejos para los amantes de la fe reformada. Querido lector, no sé cuánto has batallado para que tu generación comprenda el peso que tiene el adoptar, sostener y defender las verdades bíblicas escritas por nuestros padres hace cientos de años en las confesiones de fe. Pero si has librado esa guerra, entonces te aseguro que esta edición será una adarga en tu armamento.

Lo positivo

James Reniahan revela la intención del libro cuando escribe: En realidad, para lograr un entendimiento adecuado de la Confesión se requieren varias cosas de nosotros: familiaridad con el desarrollo teológico a lo largo de los siglos pasados, conocimiento del pensamiento teológico contemporáneo (especialmente de la rama Reformada), y oposición a introducir ideas del siglo XX o XXI a las palabras o frases de la Confesión. La intención de este libro es ayudar al intérprete en estos aspectos. Podemos asegurar que cumple su cometido con creces. Conoceremos la Confesión de fe Bautista de 1689 más de cerca. Este es el documento histórico por analizar, y no debe confundirse con alguna otra confesión reformada. Aquí algunas preguntas que responderá Herramientas para Confesiones de Fe: ¿Cuáles fueron las modificaciones que sufrió el documento original? ¿Qué palabras tuvieron que ser removidas, o mejor redactadas, en comparación a documentos puritanos anteriores? ¿Cómo era el contexto histórico y teológico en el que se forjó un documento tan valioso como este? ¿Dónde conseguimos material confiable para estudiar nuestras confesiones bautistas sin temor a encallar nuestro bote doctrinal? ¿Tiene algún orden especifico el documento, para que podamos leerlo de manera provechosa? Si lo tiene, ¿Cuál es? ¿Dónde recaen los énfasis doctrinales de nuestra confesión? ¿Qué diferencias sustanciales existen entre la Confesión de fe de Westminster y la Confesión de fe bautista de 1689? ¿Qué tienen en común estos documentos históricos de la iglesia reformada? ¿Qué pasa con algunos cambios que los editores hicieron en la confesión? ¿Por qué es tan importante que exista un documento como este? ¿Por qué es crucial que una iglesia local se adhiera al mismo con uñas y dientes? ¿Qué riesgo corre una congregación que no tiene una confesión de fe histórica en su seno? El libro no desarrolla la importancia de las Confesiones de fe bautistas de 1689, las da por sentado en el lector. Lo que pretende es ofrecernos algunas herramientas eficaces para obtener un estudio provechoso de la misma. Las iglesias de América Latina están transitando un profundo despertar hacia la herencia reformada. Oramos para que Dios produzca un avivamiento en el pueblo evangélico de Latinoamérica. Por lo cual, un libro como este es de ayuda inestimable. Un cristiano, un grupo de discipulado, o una congregación entera, que desee sumergirse en la meditación de las Confesión de fe bautista de 1689, hallará aquí una serie de señales indispensables para construir un camino seguro hacia la libertadora verdad de Dios.

Lo triste

Quizás, un punto que debe entristecernos con relación a este libro es que, muchas de las herramientas de apoyo ofrecidas por el autor están en inglés. Esto demuestra —en parte— la causa del porqué tarda tanto en llegar a nuestras iglesias hispanohablantes esa oleada reformada que puso Europa de cabeza hace 500 años. Por esta razón, rogamos a las conscientes editoriales hispanas que recuerden la urgente necesidad que tenemos de esas herramientas indispensables para crecer en el conocimiento de la piedad.

Conclusión

La adopción de confesiones de fe por las iglesias locales es un modelo bíblico a seguir. “Las confesiones de fe tienen una larga y honorable historia en la vida de la Iglesia de Cristo” dice Reniahan. Si nos remontamos al Antiguo Testamento, nos encontramos con las siguientes palabras de Moises: “Escucha, oh Israel, el SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR uno es.” (Dt. 6:4). Esto era una confesión básica para Israel. Ahora, si vamos al Nuevo Testamento, podríamos hallar confesiones apostólicas como estas: “Porque aunque haya algunos llamados dioses, ya sea en el cielo o en la tierra, como por cierto hay muchos dioses y muchos señores, sin embargo, para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas y nosotros somos para Él; y un Señor, Jesucristo, por quien son todas las cosas y por medio del cual existimos nosotros.” (1 Cor. 8:5-6). Gracias a este precioso libro, a partir de hoy, no volveré a introducirme a un estudio de las confesiones y los catecismos del mismo modo que antes. Mi mente está renovada, y mi corazón arde por el deseo de comenzar una nueva exploración sobre estos documentos de tanto valor eclesial. Si cada ministro, cada líder espiritual, cada hombre de familia, cada cristiano maduro, se toma en serio los consejos ofrecidos aquí, y adquiere las herramientas mencionadas, pronto verá cómo la luz de la historia de la Iglesia comienza a iluminar sus ojos… su hogar, su congregación. Descubramos el poder de la reforma, y la eficacia bíblica de la exposición puritana.

Diego Louis

Diego Louis, está casado con Sofia y tiene dos hijos. Luisiana y Simon. Vive en Buenos. Aires, Argentina y se congrega en la Unión de Centros Bíblicos en la localidad de Ezeiza.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.