El deber de la moderación

Esta es una era de consumo, una era de abundancia, una era de excesos. Tenemos tantas cosas y sin embargo estamos sobrecargados y somos infelices. Algunos han respondido con un nuevo énfasis en la austeridad y el minimalismo, en gastar lo menos posible y poseer solo lo básico y esencial. No obstante, tales esfuerzos nunca son fieles a su promesa y rara vez duran largo tiempo. El minimalismo rápidamente resulta ser un dios tan decepcionante y fatigoso como la abundancia. Debe haber otra forma. Debe haber una mejor opción. Y según Dios, ¡sí la hay! En una breve serie de artículos, he estado analizando algunos deberes de todo cristiano y ahora, en este contexto, nos volvemos al deber de la moderación. Vanidad de vanidades Salomón lo tenía todo. No hubo deseo que él no procurara perseguir, ni apetito que no intentara saciar. Hacia el final de su vida, recordó: “Y de todo cuanto mis ojos deseaban, nada les negué, ni privé a mi corazón de ningún placer, porque mi corazón gozaba de todo mi trabajo, y esta fue la recompensa de toda mi labor” (Eclesiastés 2:10). Él no se negó ninguna indulgencia carnal, pues se casó con cientos de mujeres y durmió con muchas otras. Era desmedidamente rico, tan fantásticamente rico que incluso los lujos casi se devaluaron en su tiempo: “El rey hizo la plata tan común en Jerusalén como las piedras, e hizo los cedros tan abundantes como los sicómoros que están en el llano” (2 Crónicas 9:27). No obstante, desde el punto de vista de su vejez, él convertiría estas palabras en su constante refrán: ”Vanidad de vanidades. Todo es vanidad”. Todo ese placer, todas aquellas posesiones, toda esa riqueza llegó a ser tan significativa como el polvo que arrastra el viento, tan duradera como el aliento sobre un espejo. Prometía satisfacción pero produjo vacío. Habría sido mucho mejor orar como Agur: “No me des pobreza ni riqueza; dame a comer mi porción de pan, no sea que me sacie y te niegue, y diga: ¿Quién es el Señor?, o que sea menesteroso y robe, y profane el nombre de mi Dios”  (Proverbios 30:8-9). Es suficiente con lo que se necesita. El permanecer en el justo medio entre los vicios del exceso y la austeridad es la virtud de la moderación. La moderación es una respuesta necesaria, un deber apropiado entre esos opuestos extremos. La moderación evita la antítesis de demasiado poco y demasiado, de austeridad y exceso, para hallar contentamiento dentro de límites apropiados. La moderación es el deber de todo cristiano. La virtud de la moderación La moderación es una virtud, pero solo cuando se expresa en un contexto adecuado: el contexto de las cosas que Dios ha declarado legítimas. En lo que respecta a asuntos de pecado e impiedad, Dios nos llama a total abstinencia: “Pero que la inmoralidad, y toda impureza o avaricia, ni siquiera se mencionen entre vosotros, como corresponde a los santos” (Efesios 5:3). Algunas cosas son tan atroces que debemos abstenernos totalmente de ellas y, de hecho, ni siquiera pensar o hablar de ellas: “Porque es vergonzoso aun hablar de las cosas que ellos hacen en secreto” (Efesios 5:12). Pero no todo está prohibido, desde luego. Muchas cosas buenas son legítimas. Muchos placeres son agradables a Dios. Pero dado que vivimos en un mundo caído con un corazón pecaminoso, debemos aplicar la moderación con diligencia, porque el corazón humano es una fábrica de ídolos que transforma dones maravillosos en ídolos abominables. Incluso las cosas buenas se pueden convertir en cosas malas en manos de pecadores. Tim Keller dice que un ídolo “es cualquier cosa que para ti sea más importante que Dios, cualquier cosa que arrebate tu corazón e imaginación más que Dios, cualquier cosa que esperas que te dé lo que solo Dios puede dar”. Los ídolos son cosas buenas que se han convertido en cosas primordiales. Y eso es malo. La comida es un buen don de Dios que es realmente placentero. Es un gozo comer y un gozo experimentar nuestros gustos favoritos. Pero sin la virtud de la moderación, el comer puede tender rápidamente hacia el vicio de la glotonería. Con sus excesos, el glotón hace de la comida un ídolo. Ya que siente que no puede satisfacerse con poco, come demasiado. Este pecado es endémico en el mundo occidental, donde, según algunas mediciones, dos de cada tres adultos son obesos. No obstante, la inmoderación puede llegar desde el lado contrario cuando somos demasiado selectivos en lo que comemos, cuando sólo comemos para impulsar nuestro cuerpo, cuando rehusamos disfrutar de lo que Dios ha declarado bueno. Así como muchos buscan el gozo en comer demasiado, muchos otros buscan el gozo en comer poco. Asimismo, el entretenimiento es un buen don de Dios que nos causa gran placer. Es causa de gozo ver una serie de televisión dramática, leer una novela vertiginosa, jugar un juego divertido. No obstante, sin la virtud de la moderación, tal entretenimiento puede desviarse hacia el vicio de la ociosidad. En el otro lado de la ecuación podemos rechazar completamente el entretenimiento o desdeñar a otros porque disfrutan de algo que es legítimo, como si a Dios le agradara más cuando su pueblo es excesivamente rígido. Ya sea por demasiado entretenimiento o por muy poco, podemos caer fácilmente en el pecado. En la comida, el entretenimiento, y cualquier otro ámbito que Dios nos invita a disfrutar, la moderación es una virtud que debemos procurar. Nos capacitamos para la moderación cuando examinamos el propósito mayor detrás de tales regalos, porque ninguno de los regalos de Dios carece de propósito. Si bien la comida tiene el propósito de darnos placer mediante la sensación de deliciosos sabores, también tiene el propósito de equiparnos para el trabajo al que Dios nos ha llamado. Así como muy poca comida nos priva de la fuerza que necesitamos para servir a Dios, demasiada comida nos priva de la salud que necesitamos. Aceptamos el regalo mediante la moderación, no el exceso ni la austeridad. Asimismo, el entretenimiento pretende darnos placer al mirar, leer, y experimentar cosas que son interesantes, emocionantes, o simplemente distintas a nuestra vida cotidiana. Con todo, el entretenimiento no es el propósito de la vida, sino un medio para ayudarnos a relajarnos y recargarnos para que podamos cumplir de mejor forma nuestro propósito mayor y más elevado. Debemos entretenernos solo en la medida que nos ayude a regresar al trabajo que Dios nos ha dado. Al mismo tiempo, la comida, el entretenimiento y cualquier otra área, reconocemos en última instancia que son medios a través de los cuales podemos glorificar a Dios. “Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31). El deber de la moderación La moderación es el deber del cristiano, pero lo que es aún mejor, es que es el gozo del Cristiano. Encontramos que el exceso y la austeridad ofrecen la promesa del gozo pero invariablemente fallan en cumplirla. Cuando disfrutamos de los regalos de Dios en las condiciones de Dios, entonces experimentamos los más altos placeres que podemos obtener en este lado de la vida. Dios es bueno al darnos placeres, pero incluso en tales placeres, el pecado siempre está al acecho. Respondemos a ese pecado y le damos muerte por medio del deber de la moderación. Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Challies.com.

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.