Tres características de un buen padre

Ser papá y ser un buen papá son cosas diferentes, ¿qué características tiene un hombre con una buena paternidad?
Jacob Lund

Sabemos que un hombre que tiene hijos es un padre, sabemos que un hombre que cría es un padre, pero ¿cómo saber si se es un buen padre? Ser papá y ser un buen papá son cosas diferentes, así que ¿qué características tiene un hombre con una buena paternidad? Vayamos a las Escrituras y revisemos algunos principios que dice el Padre por excelencia, nuestro Dios, sobre lo que es ser un buen padre.

Sin duda uno de los pasajes bíblicos claves sobre la crianza es Efesios 6:4 que dice: “Ustedes, padres, no provoquen a ira a sus hijos, sino críenlos en la disciplina e instrucción del Señor”. A partir de este pasaje junto con su contexto en el libro de Efesios, podemos mencionar por lo menos tres verdades acerca de lo que es ser un buen padre.

1. Un privilegio: un buen padre ve la paternidad como una bendición

El término padre literalmente significa procreador o progenitor, pero también tiene la connotación de jefe de familia, persona de autoridad, patrón, protector o defensor. De aquí que veamos la gran verdad de que ser padre es un gran privilegio, pues un hombre que es padre, es un hombre que Dios ha usado para traer a existencia una vida, para dar vida a un ser humano; es un privilegio porque si eres padre, entonces eres alguien con autoridad, y alguien que está para cuidar y proteger. Todo esto es un gran privilegio.

El salmo 127:3 dice de forma clara que los hijos son don de Dios, es decir un regalo o privilegio para toda madre y en este caso también para todo padre. De manera que si eres padre debes verte como alguien afortunado, como alguien bendecido, como alguien que goza de un gran privilegio, el Creador te ha concedido que engendres a alguien a tu semejanza, te ha concedido que un ser humano lleve tu sangre, lleve tus genes y te ha concedido que lo críes.

Ser padre es un privilegio divino, con autoridad para proteger y cuidar una vida que Dios ha permitido traer al mundo. / Foto: Envato Elements

2. Una responsabilidad: un buen padre ve la paternidad como un gran deber

Pablo en línea con el dicho popular, afirma que la paternidad no es solo cuestión de engendrar, sino también de criar, pero criar de acuerdo a los principios bíblicos. El pasaje dice: “Ustedes, padres, no provoquen a ira a sus hijos, sino críenlos en la disciplina e instrucción del Señor”.

La frase provocar a ira significa hacer que alguien se encolerice, se enoje, hacer que alguien se irrite; las Escrituras aquí nos dicen que una de las marcas de un buen padre, desde el punto de vista divino, es aquel que lleva a cabo su paternidad mostrando su autoridad pero sin desanimar, frustrar y hacer irritar a sus hijos. Un buen padre buscará la sabiduría del Señor para ejercer el liderazgo que Dios le ha dado, pero de tal forma que muestre amor y compasión, para que así los hijos se irriten por sus propios pecados pero no por cómo los tratamos como padres.

El pasaje explica que en lugar de hacer que los hijos se encolericen por nuestras formas de guiarlos, debemos entonces como buenos padres criarles con disciplina e instrucción del Señor. La palabra criar significa literalmente alimentar o nutrir pero con la connotación de desarrollo o de llevar a la madurez. Por otro lado el término disciplina significa enseñanza, tutoría y educación, lo cual va en línea con la palabra instrucción que es amonestación, advertencia, reprensión, corrección.

Como buenos padres, en lugar de provocar la ira de nuestros hijos, debemos criarlos con la disciplina e instrucción del Señor. / Foto: Envato Elements

Por tanto, Efesios 6:4 nos habla que un buen padre guiará a sus hijos en su desarrollo integral, lo nutrirá para crezca y madure como persona pero por medio de una educación, enseñanza y corrección continua en el Señor, es decir, una formación que se centra en la Palabra de Dios como verdad, fuente, base y dirección para el desarrollo de una buena crianza.

El Salmo 127:4 dice: “Como flechas en la mano del guerrero, así son los hijos tenidos en la juventud”. Los comentarios bíblicos dicen referente a este pasaje, que los hijos son como flechas en el sentido que son una bendición para los padres, a tal punto, que están también para protegerlos tal como una flecha protege o defiende a la hora de una necesidad extrema; sin embargo, alguien ilustró que las flechas para llegar a su destino deben ser direccionadas, de la misma manera un buen padre tiene la responsabilidad de direccionar a sus hijos, un buen padre nutrirá a su hijos de tal manera que traiga guía y estabilidad a su vida, y para ello no hay mejor forma que con la Palabra de Dios.

¿Quién es Dios? ¿Quién es el hombre? ¿Por qué pecamos? ¿Cómo me puedo acercar a Dios? Estas son algunas preguntas que un buen padre debe desarrollar con sus hijos, son preguntas en las que un buen papá tiene la responsabilidad de direccionar a sus hijos por medio de las Escrituras.

Un buen padre guía a sus hijos y les da estabilidad con la Palabra de Dios. / Foto: Unsplash

3. Un acto de devoción: Un buen padre ve la paternidad como una forma de honrar, adorar, obedecer y servir al Señor

Nuestro pasaje de Efesios 6:4 está dentro de un contexto de deberes en el hogar, Pablo aquí está dando mandamientos a las esposas, a los esposos, hijos, padres e incluso a los sirvientes o esclavos de cómo deben honrar a Dios dentro de sus funciones en casa. Incluso justo antes de esta sección está el contexto del mandamiento a ser llenos del Espíritu Santo, aquí es interesante ver que Pablo, luego de orientar a la necesidad de ser llenos del Espíritu, inmediatamente toca el tema de las relaciones en el hogar y en consecuencia de la paternidad sana y efectiva, esto nos lleva a notar la relación existente entre la llenura del Espíritu y la forma en cómo nos desenvolvemos en casa.

Por consiguiente, debido al mandamiento en el contexto de ser lleno del Espíritu, y debido al mandamiento del mismo pasaje de criar a los hijos en la disciplina e instrucción del Señor, entonces, se puede decir que tomar el privilegio y la responsabilidad de la paternidad tal como Dios la da es una forma de devoción al Creador, es una forma o manifestación de la llenura del Espíritu y es una forma directa de obedecer y hacer la voluntad de Dios. En palabras sencillas, ser un hombre de Dios también significa ser un buen padre, significa que la paternidad de acuerdo al estándar de Dios es una característica de un hombre devoto y consagrado al Señor. Un ejemplo de esto lo vemos en que dentro de las características de un pastor como hombre devoto, está el hecho de que también debe ser un padre ejemplar (1Ti 3:4-5; Tit 1:6).

Conclusión

Quienes somos padres sabemos de la difícil tarea que implica la paternidad, sabemos de lo complejo e incluso atemorizante muchas veces de tan grande posición; sin embargo, debemos aprender a descansar que nuestro Padre Celestial nos ha dado directrices para poder hacerlo bien; ciertamente no hay padres perfectos, perfecto solo Dios, pero si se puede ser un buen padre al seguir las instrucciones Divinas.

Padre, disfruta el privilegio que tienes, es un regalo el que se te ha concedido de engendrar y de criar. Asume la responsabilidad que se te ha dado, debes direccionar las flechas a su destino correcto, hombres y mujeres que conocen a Dios. Y sé un hombre de Dios siendo un buen padre, tus hijos lo necesitan, Dios te lo demanda, la sociedad lo agradecerá, y tu conciencia te lo reconocerá.

Douglas Torres

Douglas Torres

Graduado del seminario bíblico Río grande (Edinburg, Texas), en la actualidad cursa una maestría en teología en el seminario Teológico bautista de Venezuela. Es facilitador del Seminario Teológico Ministerial (SETEMI), prosefor del Centro de Capacitación bíblica para pastores y maestro de la iglesia bautista Nuevo Amanecer en Bocono Edo Trujillo. Está casado con Erika de Torres y juntos tienen dos hijos, Douglas Davet y Naryet Orel Torres.

Artículos por categoría

Artículos relacionados

Artículos por autor

Artículos del mismo autor

Artículos recientes

Te recomendamos estos artículos

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.