Si todos transmitimos nuestros servicios en línea, ¿volverá alguien alguna vez a la iglesia?

Paso bastante tiempo viajando. Por lo menos, en circunstancias normales lo hago. A veces se trata de viajes de un poco más de una noche a conferencias a través de la frontera de los EE.UU. y a veces se trata de viajes extensos a los rincones más lejanos de la tierra. Dondequiera que vaya, y por el tiempo que esté lejos, me aseguro de mantener contacto con mi familia, y especialmente con Aileen. A través de las maravillas de las tecnologías modernas, normalmente tengo la ventaja no sólo de escuchar su voz, sino incluso de ver su cara. He estado en muchos lugares del mundo donde no hay acceso al agua limpia, sin embargo, hay acceso total a un Internet 4G que es una señal lo suficientemente fuerte para permitirnos hacer videoconferencia. Con todo, Aileen nunca se preocupa de que yo no regrese a casa. Nunca le preocupa que yo concluya que la videoconferencia es un medio lo suficientemente bueno y decida sólo mantenerme en contacto con ella virtualmente. Sabe que, aunque la videoconferencia puede ser una bendición, no es un sustituto del tiempo juntos cara a cara. Ella sabe que, aunque sea útil para lo que es, no es un sustituto adecuado para lo real. Sabe que pronto haré todo lo que esté a mi alcance para volver a casa, para regresar a dónde ella está, para volver a estar físicamente presente con ella. ¿Por qué? Porque la presencia física es importante. Hay ciertas cosas que sólo podemos hacer como esposo y esposa, ciertas cosas que como cónyuges sólo podemos ser, cuando compartimos el mismo espacio. Hay ciertas cosas que no podemos hacer, ciertas cosas que no podemos ser, cuando estamos conectados sólo a través del ciberespacio etéreo. De hecho, las mayores bendiciones del matrimonio son precisamente esos elementos que obviamente faltan a través de las cámaras y las pantallas. Así que mientras la videoconferencia proporciona una forma de estar juntos, una forma de presencia, siempre será solo eso, “una forma”. Podríamos ir aún más lejos al decir que la pseudo-presencia de la videoconferencia en realidad sirve para aumentar el anhelo de estar realmente juntos. Cuando nos vemos, queremos estar juntos. A su manera, la tecnología sirve para resaltar la distancia entre nosotros. Sus deficiencias acentúan las alegrías y beneficios de la verdadera presencia. Sólo es un pobre sustituto. Por lo tanto, incluso mientras nos miramos en estas pantallas, nuestras conversaciones están llenas de expresiones de anhelo y del profundo deseo de estar juntos. Estamos en un extraño período en el que, por cuestión de semanas, o incluso meses, muchos de nosotros no podemos reunirnos como iglesias locales. Debido a la prevalencia y el riesgo de una enfermedad mortal, y debido a nuestro deseo de someternos a las directivas de nuestros gobiernos, no podemos reunirnos en el mismo lugar. Muchas iglesias han comenzado a transmitir servicios a través del Internet. Hay algunos cristianos que están preocupados de que esta repentina oleada de servicios en línea prevea una próxima reducción en la asistencia real a la iglesia. Algunos están preocupados de que cuando nuestras iglesias abran de nuevo sus puertas, mucha gente se contente con quedarse en casa, habiendo experimentado un equivalente virtual. Yo no estoy preocupado. No me preocupa que los cristianos genuinos rechacen la iglesia actual por la ciber-iglesia de la misma forma que no me preocupa que los cónyuges rechacen el tiempo cara a cara en favor de una videoconferencia. Así como el matrimonio requiere acercamiento físico, también lo requiere la membresía de la iglesia. Así como un esposo y una esposa necesitan estar juntos para llevar a cabo el propósito y el significado del matrimonio, los cristianos necesitan estar juntos para llevar a cabo el propósito y el significado de la membresía de la iglesia. Así como un esposo y una esposa anhelan compartir el mismo espacio, los miembros de la iglesia anhelan compartir un mismo espacio. Una cámara y una pantalla sirven cuando es necesario, pero en el mejor de los casos son una sombra de la realidad. Pueden provocar gratitud en esos momentos, son la única opción, pero también provocarán un anhelo. Estoy convencido de que se puede argumentar que en estas circunstancias específicas es aceptable, y tal vez incluso prudente, que las iglesias transmitan una especie de servicio de adoración a sus miembros. El hecho de que algo sea irregular no significa que esté errado. Pero al mismo tiempo, estoy seguro de que comprobaremos que la iglesia en línea no puede y no satisface el deseo del auténtico cristiano de una verdadera adoración y una genuina comunión. No puede y no podrá satisfacer nuestro profundo anhelo de estar juntos como una congregación, más de lo que una videoconferencia podrá satisfacer el profundo anhelo de un esposo y su esposa por la presencia real, la proximidad, y el contacto. Por el contrario, utilizar estas herramientas es estar obligado a ver sus deficiencias más evidentes. Utilizarlas es experimentar lo insuficientes que son. Puede que sean buenas, pero no pueden y no serán lo suficientemente buenas.  

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.