Mientras más bebemos, más sed tenemos

Todas esas lágrimas que hemos derramado por los pecados que hicieron necesaria nuestra salvación, Dios las enjugará.
|
|

¿De qué tiene hambre tu corazón? ¿De qué tiene sed tu espíritu? ¿Qué es eso que si lo tuvieras, ese sueño que si lo lograras, esa recompensa que si la obtuvieras, sabes que ahora estarías satisfecho, que tu corazón inquieto estaría por fin en paz? Hay muchas cosas de las que tenemos hambre, pero sólo una tan buena que Jesús promete satisfacerla: «Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia», dice, «porque serán saciados». He aquí un hambre tan buena que debería tener preeminencia sobre todas las demás; he aquí un hambre tan justa que debería subyugar todas las demás; he aquí el único hambre que está tan cerca del corazón de Dios que Él promete que será satisfecho. Pero, ¿qué es esta «justicia» que debemos anhelar? La palabra raíz se utiliza unas 600 veces en la Biblia, por lo que es obviamente muy importante. Como muchas otras palabras, puede traducirse de diferentes maneras: a veces como «justo» o «rectitud», y otras veces como «justicia» o «justificado». La palabra se asocia con la salvación, de modo que a los ojos de Dios somos justos o injustos, salvados o no salvados. Se asocia con la santificación para que el comportamiento pueda ser justo o injusto, ya sea consistente o inconsistente con la voluntad de Dios. Se asocia con la justicia para que la sociedad misma pueda ser justa o injusta, ya sea promoviendo la paz y la igualdad o la parcialidad y el favoritismo. Y se asocia con el futuro, la plenitud del reino de los cielos, cuando la justicia conquistará permanentemente la injusticia. Así que, cuando Jesús dice «bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia», la pregunta es, ¿a qué tipo de justicia se refiere? Creo que lo mejor es ver que incluye todas estas dimensiones porque están estrechamente relacionadas entre sí. Aunque la santidad personal puede haber sido lo más importante en Su mente, seguramente no desearía que desligáramos esa dimensión de las otras. Después de todo, es imposible anhelar la salvación, pero no la santificación; es antinatural anhelar la santidad, pero no el cielo. Así que hay un hambre dentro del alma cristiana que es muy profunda y muy amplia: Un hambre de justicia expresada en la salvación, en la santidad, en la justicia y en el cielo. ¿Y cuál es la promesa de Dios para aquellos que tienen tal hambre? «Serán satisfechos». El hambriento será saciado. El sediento será saciado. Pero la cuestión es: De estos cuatro hambres, solo el hambre de salvación se satisface completamente aquí y ahora. En el momento en que somos salvados, somos plenamente justificados. Nunca podremos ser más justos a los ojos de Dios de lo que somos ahora, y nunca menos justos. Y eso es porque cuando Dios nos mira, ve la perfecta justicia de Su perfectamente justo Hijo. Pero podemos ser más santos de lo que somos ahora; podemos ver más justicia de lo que vemos ahora; podemos tener un anhelo de cielo más profundo del que tenemos ahora. Y por eso necesitamos ver algo interesante sobre estos apetitos. A medida que Dios comienza a satisfacerlos, también los aumenta. Cuanto más nos saciamos, más hambre tenemos. Cuanto más bebemos, más sed tenemos. Nuestro anhelo de justicia no disminuye en el transcurso de nuestra vida cristiana, sino que crece aún más. Nuestro crecimiento en la santidad nos hace desear aún más santidad. Nos alegra ver los avances en la justicia, pero aumenta nuestro anhelo de justicia perfecta. Tenemos un profundo anhelo por el cielo, pero cuanto más nos acercamos más lo anhelamos. Anhelaremos y ansiaremos y, tendremos hambre y sed hasta el día en que Dios finalmente cumpla la gran promesa que hace en el libro del Apocalipsis. En ese día… Ya no tendrán hambre ni sed, ni el sol los abatirá, ni calor alguno, pues el Cordero en medio del trono los pastoreará y los guiará a manantiales de aguas de vida, y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos. Todas esas lágrimas que hemos derramado por los pecados que hicieron necesaria nuestra salvación, Dios las enjugará. Todo el hambre que tenemos de ser santos como Dios mismo es santo: Dios la saciará. Toda la sed que tenemos de ver que la justicia se extiende de mar a mar, de polo a polo: Dios la saciará. Todo el anhelo que tenemos de vivir en un mundo donde solo haya justicia para siempre: Dios lo saciará. Dios concederá este precioso deseo. Comeremos, beberemos, nos daremos un festín, y nuestros corazones estarán en perfecta paz. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.