Entretenimiento y compromiso 

En este artículo exploramos la respuesta de Tim Challies a una pregunta relacionada con lo que el cristiano ve en los medios de entretenimiento, y al hacerlo, nos lleva a pensar profundamente en la santidad que nos demanda el Señor.
Foto: Mollie Sivaram

En un reciente evento de Ask Me Anything [Preguntame lo que quieras] en la India, me preguntaron si creía que los cristianos a menudo desconectaban sus opciones de entretenimiento de su fe, especialmente en el ámbito de ver películas de Hollywood y Bollywood. He aquí mi respuesta. 

¿Crees que los cristianos a menudo desconectan sus opciones de entretenimiento de su fe?  

Es realmente una buena pregunta y creo que una de las grandes áreas de compromiso en la vida cristiana. Una de las formas en que el compromiso entra en nuestra vida es a través de nuestro entretenimiento. Estamos muy dispuestos a entretenernos con cosas por las que Cristo murió. Estamos muy dispuestos a reírnos de chistes donde el remate es algo que requirió la sangre de Cristo para expiarlo. Entonces, podemos ser muy, muy frívolos en nuestras decisiones de diversión. Podemos entretenernos con cosas que en realidad deshonran a Dios. 

Así que, como pastores, creo que tenemos que pensar cuidadosa y claramente acerca de nuestro entretenimiento. Debemos ser claros en lo que decimos a otras personas acerca de nuestro entretenimiento. No es que debamos esconder lo que hacemos, pero si sentimos libertad en cierta área y creo que sería difícil argumentar que la Biblia dice que no podemos ver ninguna película, nada de Hollywood, nada de Bollywood debe estar fuera. Pero creo que la Biblia nos llama a un alto nivel. Hay zonas a las que no debemos estar dispuestos a ir, hay cosas que no debemos permitirnos ver. Hay cosas ahí afuera que son demasiado aborrecibles para que pensemos en ellas, para que las traigamos a nuestras vidas, cierto. La Biblia nos dice que no permitamos ni siquiera una insinuación. Hay cosas allí, dice, que son demasiado viles para que los cristianos siquiera piensen en ellas, incluso para hablar de ellas. Y, sin embargo, vamos a verlas en las películas. 

Como creyentes tenemos que pensar cuidadosa y claramente acerca de nuestro entretenimiento. / Foto: Jonas Leupe

Por lo tanto, creo que uno de los grandes trucos de Satanás es conseguir que los cristianos permitan demasiado entretenimiento. Pensar que tenemos derecho al entretenimiento. Que es una parte necesaria del ser humano tener tres o cuatro horas de entretenimiento al día. Y luego permitir mensajes feos en nuestros corazones, en nuestras vidas, en nuestras familias a través de ese entretenimiento. 

Creo que las películas pueden ser una buena parte de la vida. Creo que pueden ser agradables y pueden ayudarnos a relajarnos y a disfrutar del mundo que Dios ha creado. Pero tenemos que ser muy, muy cuidadosos de que no nos estamos comprometiendo en nuestro entretenimiento, que no estamos permitiendo a Satanás un sutil pequeño pie en nuestras vidas, en nuestros corazones, en nuestras mentes y poco a poco nos cambia solo a través de nuestro entretenimiento.


Este artículo se publicó originalmente en Challies.

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo BLOG ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por más de 7000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.