¿Cuál es el don de la soltería?

¿Cuál es este don de la soltería que demanda tanta atención de los pastores y escritores cristianos? Y cuando algunos creyentes tienen un deseo tan fuerte de casarse, ¿es correcto y considerado referirse a la soltería como un don? Estas son preguntas válidas que nacen de un deseo de entender un texto complicado. En 1 Corintios 7:6-7 Pablo dice: «Ahora bien, esto lo digo como una concesión y no como una orden. En realidad, preferiría que todos fueran como yo. No obstante, cada uno tiene de Dios su propio don: este posee uno; aquel, otro. A los solteros y a las viudas les digo que sería mejor que se quedaran como yo. Pero, si no pueden dominarse, que se casen, porque es preferible casarse que quemarse de pasión». En el preciso contexto del matrimonio y la soltería, Pablo insiste en que cada cristiano tiene «su propio don: este posee uno; aquel, otro». Dios les da a algunos el buen don del matrimonio, y les da a otros el buen don de la soltería. Pero ¿cómo puedes saber si has recibido el don de la soltería? Puedes saberlo mediante una simple prueba: ¿estás casado o estás soltero? Vaughan Roberts escribe acerca de la soltería y dice: «En la medida que lo tengas, es un don de Dios, tal como el matrimonio será un don de Dios si alguna vez lo recibes. Deberíamos recibir nuestra situación en la vida, ya sea soltería o matrimonio, como un don de la gracia de Dios para nosotros». John Stott concuerda: «Yo mismo he encontrado ayuda en 1 Corintios 7:7. Porque aquí el apóstol escribe: “Cada uno [hombre o mujer] tiene de Dios su propio don: este posee uno; aquel, otro”. “Don” es la traducción de charisma, que es un don de la gracia (charis) de Dios. Así que, ya sea que estemos solteros o casados, necesitamos recibir nuestra situación de parte de Dios como su propio don de gracia para nosotros». La soltería es un don. El matrimonio es un don. Cada uno es un don de un padre sabio y benigno. ¿Cómo puedes saber si tienes el don de soltería? No quiero ser cliché, pero puedes hacer lo siguiente: mira tu dedo anular. ¿No hay anillo? Tienes el don de la soltería. ¿Hay anillo? Tienes el don del matrimonio. Christopher Ash lo resume así: «Sé qué “don” tengo con una simple prueba: si estoy casado, tengo el don del matrimonio; si no estoy casado, tengo el don de estar soltero». Eso nos deja una importante implicación y aplicación: «Mis circunstancias son el don de gracia de Dios para mí, y debo aprender a aceptarlas de su mano como tal». Dios no deja a nadie de su pueblo sin un don. Si actualmente estás soltero, no tienes motivo para pensar que Dios te pasó por alto cuando repartió sus dones. No, tu circunstancia actual es el don de Dios para ti, tal como el matrimonio será tu don si y cuando él te traiga un cónyuge. No es necesario que te sientas culpable o rebelde si deseas casarte, con tal de que no estés resentido con Dios por el don que te ha dado actualmente. Si bien debes considerar deliberadamente el permanecer soltero (ver 1 Corintios 7:7, 25-40), aún eres libre delante de Dios de desear el matrimonio, orar por ello, y buscarlo. Es crucial entender que el don de Dios te provee una especial capacidad y responsabilidad para servirle y honrarlo. Tim Keller señala que cuando Pablo habla de «dones» se refiere a «una capacidad que Dios da para edificar a otros». «El llamado a la soltería del que habla Pablo no es una condición libre de luchas, ni es, por otra parte, una experiencia de desdicha. Es una fructificación en la vida y el ministerio a través del estado de soltería. Cuando tienes este don, en efecto puede haber luchas, pero lo principal es que Dios te está ayudando a crecer espiritualmente y a ser fructífero en la vida de los demás a pesar de esas luchas». Dios da buenos dones. Dios, el Padre amoroso, ama conceder buenos dones a sus hijos, unos de una clase, otros de otra. A unos les da por gracia el don del matrimonio y todas las capacidades y responsabilidades que lo acompañan. A otros les da por gracia el don de la soltería y todas sus capacidades y responsabilidades. Algunos solo experimentan el don de la soltería. Algunos experimentan un extenso don de soltería seguido de un breve don de matrimonio. Algunos experimentan un extenso don de matrimonio seguido de un breve don de soltería. Todos tienen la oportunidad de usar su don para fructificar en la vida y el ministerio, la oportunidad de servir al dador de tales buenos dones.  

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo BLOG ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por más de 7000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.