Críticas comunes a pastores y cómo responderlas 

Resulta inevitable que los pastores y otros líderes de la iglesia tengan que enfrentarse a las críticas. Algunas de ellas serán bien intencionadas, mientras que otras serán propensas a la destrucción; algunas tendrán la intención de hacer lo correcto (aun cuando sea con torpeza), mientras que otras tendrán la intención de causar estragos. Sin embargo, la tentación orgullosa y perturbadora será tratarlas del mismo modo. En su libro  The Heart of the Preacher” [El corazón del predicador], Rick Reed menciona algunas críticas comunes y ofrece maneras apropiadas y constructivas de responder a cada una   Los críticos anónimos disparan desde las sombras. Colocan notas anónimas en el plato de la ofrenda o envían cartas sin firmar y sin dirección del remitente. Qué hacer con ellos, Reed dice

 “Si alguien no está dispuesto a hacerse cargo de su propia crítica, yo no me siento obligado a darle mucho peso. De hecho, es mejor no leer una carta mordaz y anónima sin firma. Otra opción implica darle la carta a un aliado para que éste la lea. Esto le permite a la persona en quien confías filtrar la crítica y extraer cualquier comentario válido». 

Los analistas no se ven a sí mismos como críticos, sino como quienes están preocupados por la precisión. Ellos se deleitan en señalar áreas en que un predicador se equivocó. Se apresuran a ir con el predicador después del sermón para avisarle que dijo el mes equivocado cuando habló de que el hombre llegó a la luna en su ilustración inicial. Los analistas son quisquillosos acerca de los detalles particulares y son torpes para elegir el momento. Qué hacer con ellos:

«He descubierto que los analistas, normalmente, son inofensivos y desean ayudar genuinamente. Lo que dicen, con frecuencia, tiene validez; sin embargo, sus comentarios pueden ser irrelevantes y hechos en un mal momento. Si sus comentarios se hacen de vez en cuando, la sabiduría pastoral nos llama a oír con gracia lo que tienen que decir, agradecerles y seguir adelante. Sin embargo, si comienzan a hacer comentarios regularmente, establece límites firmes, pero con gracia»

 Los antagonistas tienen la intención de ser críticos. Por razones que podemos conocer o no, ellos se vuelven duros y cínicos con nosotros. Ya no nos dan el beneficio de la duda. Interpretan nuestras palabras de la peor manera posible. Si escuchan nuestros sermones atentamente, lo hacen solamente para buscar municiones con qué dispararnos.  Estos muchachos pueden romper nuestros corazones o hacernos hervir la sangre al mismo tiempoQué hacer con ellos:

Al tratar con los antagonistas, no intentes hacerlo solo. Comunícales la situación a los demás líderes y pídeles ayuda. Una de las razones por las que Dios diseñó que la iglesia fuera dirigida por un grupo de ancianos era para guardarla de los “lobos rapaces” (Hechos 20:28-29). Los ancianos y los aliados sabios pueden ayudar a determinar la mejor manera de responder a los antagonistas al buscar una solución y ofrecer la protección. 

 Los aliados permanecen a nuestro lado aun cuando tratan nuestro caso. Sus palabras pueden herir, pero jamás tienen la intención de hacer daño. Proverbios 27:6 habla de los aliados cuando dice:Fieles son las heridas del amigo, pero engañosos los besos del enemigo. Si eres casado, tu esposa debe ser tu mejor aliada. Qué hacer con ellos:

Cuando un aliado te corrige, escucha atentamente y responde con gratitud. Los pastores sabios identifican a sus aliados en la congregación y los invitan a hacerles comentarios constructivos acerca de su predicación y otros aspectos de su ministerio pastoral. 

 Siempre debemos recordar la sabiduría sencilla pero profunda de Proverbios: “La suave respuesta aparta el furor, mas la palabra hiriente hace subir la ira. (Proverbios 15:1).

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo BLOG ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por más de 7000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.