Cristo fue el Gran Incomparable

Cristo no tiene comparación con nadie, especialmente, en el hecho de que Él fue nuestro sustituto al recibir nuestro castigo.
Foto: Envato Elements

Tenemos una tendencia natural a intentar comprender lo que no sabemos extrapolando lo que sí sabemos. Esto funciona bien en gran parte de la vida, pero no tanto cuando se trata de teología dado que Dios es anterior a las comparaciones y además, las supera a todas. Cuando se trata de Cristo, es más diferente que parecido a lo que conocemos. Esta cita del viejo predicador Thomas De Witt Talmage celebra cómo Cristo era “el Gran Incomparable”. 

Todos los hombres de bien han intentado durante siglos decir a quién se parecía este Sustituto, pero todas las comparaciones, inspiradas y no inspiradas, evangelísticas, proféticas, apostólicas y humanas se quedan cortas porque Cristo era el Gran Incomparable.

  • Adán: un tipo de Cristo porque vino directamente de Dios.

  • Noé: un tipo de Cristo porque libró a su propia familia del diluvio.

  • Melquisedec: un tipo de Cristo porque no tuvo predecesor ni sucesor.

  • José: un tipo de Cristo porque fue expulsado por sus hermanos.

  • Moisés: un tipo de Cristo porque fue un libertador de la esclavitud.

  • Josué: un tipo de Cristo porque fue un conquistador.

  • Sansón: un tipo de Cristo por su fuerza para matar a los leones y llevarse las puertas de hierro de la imposibilidad.

  • Salomón: un tipo de Cristo en la opulencia de su dominio.

  • Jonás: un tipo de Cristo por el mar tempestuoso en el que se arrojó para rescatar a otros.

Sin embargo, juntemos a Adán, Noé, Melquisedec, José, Moisés, Josué, Sansón, Salomón y Jonás y no harían un fragmento de Cristo, un cuarto de Cristo, la mitad de Cristo o la millonésima parte de Cristo.

Si reunimos a figuras tan emblemáticas como Adán, Noé, Melquisedec, José, Moisés, Josué, Sansón, Salomón y Jonás, no podrían siquiera igualar un fragmento, un cuarto, la mitad o la millonésima parte de Cristo. Él es incomparable. / Foto: Envato Elements

Cristo abandonó un trono y se sentó en el estrado de Sus pies. Pasó de la cima de la gloria al fondo de la humillación y cambió una circunferencia seráfica por una circunferencia diabólica. Antes esperado por ángeles y ahora abucheado por bandidos.

Descendió desde lejos y desde lo alto, más veloz que los meteoros, más lustroso que los tronos estrellados, más allá de los grandes mundos a mundos más pequeños abajo de los firmamentos y de nube en nube, y a través de las copas de los árboles y en el establo del camello para meter Su hombro bajo nuestras cargas y recibir las lanzas del dolor y envolverse en todas las agonías que merecemos por nuestras malas acciones. Se paró en las cubiertas de un barco que se hundía en medio del oleaje del mar y pasó las noches en las montañas en medio de bestias salvajes. Se paró en el punto donde todas las hostilidades terrenales e infernales cargaron contra Él con sus afilados sables: ¡nuestro Sustituto!


Este artículo se publicó originalmente en Challies.

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo BLOG ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por más de 7000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.