Amistad bajo la lupa: ¿por qué eres amigo de tus amigos? 

En esta breve reflexión, Tim Challies desvela la distinción entre la amistad genuina y las relaciones motivadas por el interés personal.
Getty Images

¿Eres amigo de tus amigos por el bien de ellos? O, ¿eres amigo de tus amigos por tu propio bien? Sospecho que realmente no lo sabes aunque obtienes un beneficio claro de la relación. Mientras la relación sea una ganancia, no una pérdida, mientras mejore tu reputación en lugar de disminuirla, probablemente no lo sepas realmente. 

Hace poco, un amigo y yo hablábamos de algunos conocidos que habían pasado por momentos difíciles. Habían pecado o habían sido objeto de pecado, sus vidas y legados cuestionados, sus aptitudes y reputaciones atacadas. Notamos una diferencia entre los dos. Uno fue abandonado por sus amigos, mientras que el otro fue apoyado por ellos. Uno vio cómo sus amigos le abandonaron mientras que el otro vio cómo sus amigos permanecían a su lado. Siendo todos los demás factores iguales, ambos hombres aprendieron algo sobre sus amistades. Uno aprendió que sus amigos se distanciaron cuando esa amistad se convirtió en un riesgo. El otro aprendió que sus amigos estarán a su lado incluso cuando haya un costo personal. Uno aprendió que tenía verdaderos amigos, mientras que el otro aprendió que en realidad no tenía ninguno. 

Me temo que, juzgadas según este criterio, muchas de nuestras amistades son egocéntricas. A fin de cuentas, somos amigos de nuestros amigos por nuestro propio bien. Cuando nuestras asociaciones nos traen algún beneficio, llamamos gustosamente a esas personas como nuestros amigos. Pero cuando esa asociación amenaza con traernos vergüenza, rápidamente los negamos. ¿Por qué? Porque nuestro amor por nuestros amigos es menor que nuestro amor por nosotros mismos. Las “amistades” duran solo mientras sean de beneficio para nosotros. 

Debemos reconocer que cuando nuestras asociaciones nos traen algún beneficio, llamamos gustosamente a esas personas como nuestros amigos. Dicha realidad debe ser profundamente analizada a la luz del evangelio y las mismas Escrituras. / Foto: Getty Images

Estoy agradecido por haber entablado una serie de amistades que estoy convencido de que soportarían tales desafíos. Pero aún más, me alegro de haber entablado la mayor de todas las amistades con el mayor de todos los Amigos. En un millón de ocasiones y de un millón de maneras ya le he dado a este Amigo todas las razones para abandonarme, todas las razones para alejarse, todas las razones para huir de la vergüenza de la asociación. Pero Él permanece. Él persevera. Él se niega a huir. Arriesga su reputación cada día. Y, sin embargo, sigue siendo el más cercano y querido de los amigos. Como dice el antiguo proverbio: “El hombre de muchos amigos se arruina, pero hay amigo más unido que un hermano” (Pro 18:24). 

Este artículo se publicó originalmente en Challies

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo BLOG ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por más de 7000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.