[Reseña] En Espíritu y Verdad

“En espíritu y verdad” es un libro que nos lleva a pensar profundamente en qué creemos, pero también nos ayuda a cuestionar el cómo vivimos eso que creemos.
|
|

Una de las frases más distintivas de nuestra época podría ser: “soy espiritual, pero no soy religioso” en sus distintas versiones. Aunque suene “espiritual”, perdónenme la redundancia, suele ser una excusa poco sólida para una fe superficial, dispersa, indefinida y a gusto del consumidor. Una fe propia de nuestro tiempo. ¿Cómo viviremos entonces los cristianos nuestra fe? ¿Es la fe en Jesús una oferta más en el mercado religioso? El título es una referencia clara al encuentro del Señor Jesús con la samaritana. Un encuentro que cambiaría la vida de esta mujer y de toda su comunidad. Y un encuentro en el que el Señor establece una de las verdades sobre la que descansa la fe cristiana. Los verdaderos adoradores adoran al Padre en espíritu y verdad. En este libro, el pastor Samuel Masters, tiene como propósito principal “ayudar al creyente evangélico a entender las bases bíblicas de su experiencia espiritual”. Esto se verá reflejado en un análisis profundo de aquello en lo que creemos los seguidores de Jesús, y sobre todo, cómo vivimos eso que decimos creer. La premisa inicial va a marcar todo el contenido de la obra. ¿Qué creemos? ¿Por qué es importante lo que creemos? ¿Cómo vivimos esa fe en la cotidianeidad de un mundo que no vive de la misma manera? Esto es precisamente lo que el autor llama espiritualidad cristiana. El libro está organizado en cuatro secciones principales, a lo largo de las cuales nos vamos sumergiendo en una comprensión de lo que es una espiritualidad cristiana (es decir, cómo vivimos nuestra fe). La primera parte señala una de las verdades que hace que el cristianismo sea único. Dios nos busca. ¿Qué quiere decir esto? El autor llama la atención al hecho de que la fe cristiana es una iniciativa de Dios, no humana. Entender esto es primordial para comprender el evangelio. La cruz es Dios alcanzando a los hombres de una manera en la que jamás habríamos pensado. Ese encuentro con Dios en la cruz transforma la vida del hombre y define desde ahí la espiritualidad bíblica. Como dice el autor: “Lo cierto es que la fe es algo que debemos ejercitar, pero no es algo que podamos crear o generar por nuestra propia cuenta. Nos llega como regalo. Es producto del encuentro transformador con Jesús”. 1 En la segunda sección, el autor aborda la vida espiritual desde su componente esencial: la comunión con Dios. La vida cristiana es vivir “en Cristo”. “La espiritualidad genuina —en espíritu y verdad— es Trinitaria. Nos relacionamos con el Padre, por la mediación del Hijo, asistidos por el Espíritu Santo.2 En la tercera sección, el tema es nuestra lucha contra el pecado. ¿Qué separa al hombre de Dios y le impide experimentar esa vida en “espíritu y verdad”? El pecado precisamente. La solución fue provista por medio del sacrificio de Cristo. Por Él, ahora podemos tener comunión con Dios. Pero para entender plenamente lo que implica la vida cristiana debemos ser muy conscientes de que nuestra lucha contra el pecado no ha culminado aún. Necesitamos conocer nuestros corazones, conocer la naturaleza de esta guerra e involucrarnos en ella. “La santidad no solo implica la separación de algo, sino también poseer y proteger otra cosa de valor. La vida piadosa, la búsqueda de la santidad, representa un compromiso con la vida”.3 La última parte del libro nos habla de la manera en la que Dios nos ayuda a vivir en espíritu y verdad. Una de las cosas que primeramente nos hace comprender el evangelio es nuestra insuficiencia e incapacidad de conocer a Dios y sobre todo, que no hay manera en la que podamos caminar, por nosotros mismos, de una forma que sea digna de Su Santidad. “La lucha es larga y el enemigo es fuerte y astuto, pero el Señor no nos abandona en el campo de batalla. Él mismo nos lidera.”4  Y aquí vemos cómo el amor de Dios nos alcanza. Dios ha provisto los medios para que podamos vivir delante de Él, siendo transformados por el obrar de Su gracia. Él nos ha dado Su Palabra, nos ha dado la oración, y nos ha dado la iglesia. Podemos escucharlo, podemos hablarle y somos parte de Su familia. ¿Cómo luce entonces una espiritualidad bíblica? O en palabras del autor “¿Cómo hacemos hoy para vivir coram Deo? Debemos ordenar nuestro tiempo y nuestro uso del espacio de tal forma que facilite nuestro crecimiento en la santificación, nuestra comunión con Dios y nuestros hermanos en la fe”.5  La lectura de este libro, ayudará a aquel que no es cristiano a conocer qué es la fe cristiana, pero también ayudará a los cristianos a seguir construyendo una cosmovisión y una espiritualidad centrados en Cristo y Su Palabra. Un aporte valioso de la obra de Sam Masters es que, de alguna manera, me recuerda a las epístolas del apóstol Pablo. Hay en su libro una profunda meditación de los componentes teológicos de la fe cristiana. Hay respuesta a las preguntas más importantes acerca de qué creer. Y hay también una profunda reflexión acerca de cómo vivimos a la luz de esas verdades. “En espíritu y verdad” es un libro que nos lleva a pensar profundamente en qué creemos, pero también nos ayuda a cuestionar el cómo vivimos eso que creemos.


Notas

  1. Samuel Masters, En espíritu y verdad: una introducción a la espiritualidad bíblica, Nashville, Tenesee, B&H, 2021, p.42
  2. Op Cit, p87
  3. Op Cit, p 119
  4. Op Cit, p 128
  5. Op cit, p 216
Sebastián Winkler

Sebastián Winkler

Adrián Sebastián Winkler, argentino, sirve en la Iglesia Bautista de Lincoln, Buenos Aires, Argentina. También escribe el devocional «Gracia y Sabiduría» junto a su familia, y es el director de traducciones en «Volvamos al Evangelio». Además, es profesor de Literatura y está cursando un diplomado en Biblia y Teología en el Instituto de Expositores de Argentina (IDEAR). Adrián disfruta mucho la música, leer, pasar tiempo al aire libre, hacer cosas con sus manos y, sobre todo, compartir lo que el Señor le enseña a través de su Palabra. Contribuyó como escritor en El orgullo, Dominio propio y La sabiduría, está casado con Karina y tienen dos hijas: Julia y Emilia.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.