Hombre sabio: liderando con sabiduría en dependencia de Dios

Liderar es algo a lo que todo es hombre es llamado en algún momento de su vida, la mejor forma de hacerlo es con la sabiduría de Dios.
Foto: Envato Elements

Hay muchos líderes alrededor nuestro. Tal vez no te veas a ti mismo como uno, pero de alguna manera u otra, todo hombre es líder en algún momento o aspecto de su vida y debe ejercer su liderazgo de una manera que sea agradable a Dios. Al final de cuentas es el Señor quien da la sabiduría (Ec 2:26), así que no pierdas el tiempo y haz lo que Él te ha llamado a hacer en esta vida temiéndole (Pro 1:7) y acudiendo a la fuente de vida eterna (Stg 1:5).

Todo hombre cristiano debe seguir buscando aprender, dejándose guiar por el Señor y Su Palabra. Aunque hablando acerca de los ancianos en la iglesia local, el pastor Timothy Z. Whitmer da en el blanco al hablar del origen de la sabiduría y dirección que todo líder necesita: “Esta sabiduría y dirección se encuentran en la Palabra de Dios a través de la luz del Espíritu Santo”. Además, es importante darnos cuenta de que “nunca nos graduamos del instituto de liderazgo de Cristo, pero avanzamos a medida que nos volvemos estudiantes más sabios a través de nuestras luchas, fallas y éxitos”. Por lo tanto, no desestimes lo que el Señor hace en tu vida, ya sean pruebas o bendiciones, porque Él te está moldeando para ser útil para Su obra, para ser un mejor líder, siervo e hijo. Debemos procurar seguir creciendo en sabiduría para ser los líderes que Él quiere que seamos ya sean en casa, en el trabajo o en la iglesia local.

Sabiduría y conocimiento no son lo mismo

La sabiduría que un líder pueda tener o que debe buscar continuamente, tal como observa correctamente el Dr. Miguel Núñez, “va más allá del mero conocimiento [intelectual]. Es una combinación de la habilidad de discernir, de ser discreto, de ser prudente y de obrar de manera correcta”. ¡Es mucho más compleja e involucra mucho más! De nuevo: “La sabiduría no es conocimiento, aunque incluye el conocimiento. La sabiduría es, más bien, conocimiento aplicado o conocimiento usado para interpretar y reaccionar ante la vida”. Entonces, como sus hijos, Dios no quiere que simplemente tengamos conocimiento, sino que sepamos aplicar ese conocimiento de manera adecuada en el momento adecuado. Si por conocimiento fuera, los demonios serían de los seres más sabios, pero no lo son, ya que no ponen en práctica lo que conocen que es verdad, sino que, solamente “creen, y tiemblan” (Stg 2:19).

La sabiduría no es conocimiento, aunque incluye el conocimiento. La sabiduría es, más bien, conocimiento aplicado o conocimiento usado para interpretar y reaccionar ante la vida. / Foto: Unsplash

¿Cómo lidera un hombre sabio en la práctica?

Un hombre sabio lidera sabiendo que su autoridad es delegada, que no tiene autoridad en sí mismo, y por eso, depende de Dios en todo momento. Eso vemos en la vida del rey de Judá, Josafat, a diferencia del rey de Israel, cuando éste último le pide ir a la guerra contra el rey de Aram para así recuperar a Ramot de Galaad: “Josafat dijo además al rey de Israel: ‘Te ruego que consultes primero la palabra del Señor’” (1R 22:5). Josafat, siendo rey él mismo, sabía perfectamente cuál era el primer paso antes de cualquier decisión: consultar al Señor. Por eso aconseja sabiamente a su colega. Creo que todos nos hemos visto tentados en algún momento u otro a actuar impulsivamente, a hacer estrategias y planes y luego pedir al Señor que nos bendiga en la faena. Sin embargo, Josafat era sabio. Conocía sus propias debilidades y sabía que orar es reconocer quién es uno delante de Dios. 

Un hombre sabio lidera reconociendo que no es sabio en sí mismo. Por ende, necesita de la sabiduría de Dios para hacer lo que Dios le ha llamado a hacer. Salomón lo tenía muy claro: necesitaba ayuda. Esto es característico de un hombre sabio que ama al Señor y que reconoce que solo el Señor puede capacitarle adecuadamente. 1 Reyes 3:1 comienza diciendo que “Salomón amaba al Señor” (1R 3:1) y que, mientras ofrecía sacrificios en Gabaón, “el Señor se [le] apareció […] de noche en sueños, y Dios le dijo: ‘Pide lo que quieras que Yo te dé’” (1R 3:5). Era la oportunidad de su vida. Podía pedir lo que quisiera. ¡Quién no quisiera tener una oportunidad como esta! Esta no era una fantasía como cuando un genio sale de una lámpara después de haber sido frotada, era Dios mismo apareciéndose a Salomón. 

Por eso Salomón hizo la petición más sabia que podía hacer. Pidió sabiduría al Señor: Da, pues, a Tu siervo un corazón con entendimiento para juzgar a Tu pueblo y para discernir entre el bien y el mal. Pues ¿quién será capaz de juzgar a este pueblo Tuyo tan grande?” (1R 3:9). La faena como líder era muy grande y este rey pide ayuda a su Señor. El líder sabio reconoce que necesita sabiduría. Uno pensaría que es al revés, ¿no? ¡No! El sabio pide ayuda. Pide sabiduría. Por eso Salomón pide. Por eso depende.

Un hombre sabio lidera sabiendo que su autoridad es delegada, que no tiene autoridad en sí mismo, y por eso, depende de Dios en todo momento. / Foto: Envato Elements

Conclusión

En nuestros días hay más información que nunca, pero menos sabiduría. Básicamente cualquier dato, consejo o procedimiento está disponible al segundo que lo requiramos. A pesar de la avalancha de recursos e información, es tan fácil ser necio que no hay que hacer mucho esfuerzo. Somos igual de necios que antes o mucho más inclusive. De hecho, requiere esfuerzo y sabiduría actuar con cordura, reconociendo que necesitamos más y más sabiduría y en dependencia del Señor y Su Palabra, controlados por el Espíritu Santo. 

Si eres hijo de Dios, debes buscar ser sabio con la sabiduría de Dios, temiendo a Dios primeramente (Pro 1:7) y pidiéndola constantemente (Stg 1:5). Caracterízate por decir “a la sabiduría: ‘Tú eres mi hermana’”, y por llamar “a la inteligencia tu mejor amiga” (Pro 7:4). Sé el líder que Dios quiere que seas, humilde, dependiente de Él y Su Palabra.

Josué Pineda

Josué Pineda

Josué Pineda Dale (M.Div., Th.M. Candidate) es coordinador administrativo de educación en español e instructor de sección en The Master´s Seminary, así como administrador de la Sociedad Teológica Cristiana. También es editor del blog de TMS en español, del ministerio «A tiempo y fuera de tiempo» y de la Sociedad Teológica Cristiana. Es el editor y uno de los contribuidores de Confiaré en ti y ha contribuido además en los siguientes libros: Declaring His Glory among the Nations y Siervo fiel. Además, Josué sirve en la enseñanza y como coordinador del «Hombres de la Palabra» en el ministerio hispano de Grace Community Church en Los Angeles, California. Actualmente está cursando una maestría en teología sistemática con énfasis en escatología (Th.M.-Ph.D. track) en The Master’s Seminary, tiene un B.A. en economía y negocios con énfasis en finanzas de la Escuela Superior de Economía y Negocios, y un M.Div. de The Master´s Seminary. Josué está casado con Mabe y juntos tienen dos hijos: Daniel y Valentina. Escribe regularmente en su blog «De regreso a la cruz» y colabora también como autor en «Estudios bíblicos para la vida» de LifeWay.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.