El soldado no distraído: seis marcas de masculinidad cristiana

Seis características que un hombre de Dios debe considerar en su diario vivir.
Foto: Envato Elements

Desde que Cristo me salvó, me ha fascinado la guerra. Aprendo sobre conflictos que puedo ver para sentir la gravedad de esa guerra cósmica que no puedo ver. Aunque pocos lo saben, el conflicto invisible no es menos cruel o valeroso, sangriento o heroico, real o exigente que las guerras entre hombres, sino mucho más. Intento entrar en la psicología del soldado para saber mejor cómo conducirme en la batalla espiritual.

Pablo hace lo mismo cuando dice a Timoteo: “Sufre penalidades conmigo, como buen soldado de Cristo Jesús. El soldado en servicio activo no se enreda en los negocios de la vida diaria, a fin de poder agradar al que lo reclutó como soldado” (2Ti 2:3-4).

Las palabras de Pablo me han convencido de que mi cristianismo es cómodo, laxo y civil. ¿Existe un soldado civil? Me pregunté. Tal vez como una especie de miliciano, alguien que vive su vida civil pero que puede estar listo en un minuto para el conflicto cuando sea necesario. “Enredado en los quehaceres de la vida civil y ocasionalmente experimentando el servicio”; esa parece una descripción demasiado acertada.

Por eso, me resulta útil ver a un hombre del Antiguo Testamento que ilustra el soldado “desenredado” de Pablo: Urías. En ese momento, David había embarazado a Betsabé, la esposa de Urías, y David llamó a Urías a su casa para que volviera a acostarse con Betsabé con la esperanza de encubrir el adulterio.

La determinación de Urías es heroicamente trágica. Sin embargo, necesitamos beber de su espíritu. Observemos, entonces, seis marcas de este soldado asesinado por negarse a jugar a ser un civil.

Aunque pocos lo saben, el conflicto invisible no es menos cruel o valeroso, sangriento o heroico, real o exigente que las guerras entre hombres, sino mucho más. / Foto: Unsplash

El discurso del soldado

La primera característica que distinguía al soldado era su forma de hablar.

Cuando Urías vino a él, David le preguntó por Joab, por el pueblo y por el estado de la guerra (2S 11:7).

Una manera de distinguir al teniente del profano es por los temas de conversación que extraen de los demás. Todos tenemos centros de gravedad de conversación, ¿no es así? La mayoría de nosotros conocemos a nuestro Sr. ESPN, Sr. y Sra. Series de Netflix, Sra. Noticias y Política, Chismes del Vecino y Sra. Quejándose de sus Hijos. No importa cuán lejana te parezca la conversación, rara vez dejan de esforzarse para llevarte a su tema predeterminado. De los corazones, hablan las bocas.

Para el soldado activo, su centro es la guerra. Puede participar en una pequeña charla, pero su corazón no está dispuesto a hablar de cosas pequeñas. ¿Cómo podría ser? Los hombres están muriendo, sus hermanos peleando, el enemigo planeando, las flechas volando… ¿Qué tiene que ver él con los entretenimientos recientes? David sabe que habla con un hombre de guerra y no puede entretenerlo con bromas vacías o temas menores. ¿Cómo está el comandante, cómo está el ejército, cómo prospera la guerra?

Hombres de Dios, ¿cuál es el tema de conversación de sus corazones? Cuando la gente les habla, ¿saben que su centro de gravedad es Cristo crucificado, el alma humana, las Escrituras, la vida eterna y el mundo venidero?

Hombres de Dios, ¿reflejan sus conversaciones que su enfoque es Cristo crucificado, el alma humana, las Escrituras, la vida eterna y el mundo venidero? / Foto: Unsplash

El silencio del soldado

Si Urías se distingue primero por su forma de hablar, se distingue después por sus acciones en silencio.

Después dijo David a Urías: “Desciende a tu casa, y lava tus pies”. Salió Urías de la casa del rey, y tras él fue enviado un obsequio del rey. Pero Urías durmió a la entrada de la casa del rey con todos los siervos de su señor, y no bajó a su casa (2S 11:8-9).

David le pide a Urías que regrese a su casa y se refresque, se ponga cómodo, se quede un rato, coma, descanse y disfrute de los placeres legítimos del hogar. Para ayudarlo a relajarse, envía sirvientes con “un presente”, tal vez algo de comida, un poco de vino y algunas fresas cubiertas de chocolate.

Recuerda: “El soldado en servicio activo no se enreda en los negocios de la vida diaria, a fin de poder agradar al que lo reclutó como soldado” (2Ti 2:4). Sin embargo, aquí está el que lo enlistó (o el que tiene un rango superior al que lo enlistó) diciéndole que se quite la armadura y se relaje. ¿Su conciencia atribulada se pelea con su rey o busca impresionarlo con lo comprometido que está? No. Él sale silenciosamente de las puertas del palacio y, cuando piensa que ya no lo pueden ver, se acuesta entre los sirvientes. Sus acciones hablan claramente de su valor donde sus palabras no dicen nada.

Hombres de Dios, ¿sabe tu mano izquierda lo que hace tu mano derecha con tu espada? ¿Tocan la trompeta antes o después de servir a Cristo? ¿Son ustedes soldados o civiles cuando piensan que nadie más los está mirando?

El soldado en servicio activo no se enreda en los negocios de la vida diaria, a fin de poder agradar al que lo reclutó como soldado” (2Ti 2:4). / Foto: Unsplash

El soldado de la especulación

La tercera marca de nuestro soldado es la charla que lo rodea.

Cuando le dijeron a David: “Urías no bajó a su casa”, David le dijo a Urías: “¿No has venido de hacer un viaje? ¿Por qué no bajaste a tu casa?” (2S 11:10).

Los verdaderos soldados de la cruz deben ser objeto de rumores y especulaciones civiles. A pesar de sus mejores esfuerzos por llevar a cabo los negocios de su amo con poca atención a sí mismos, su obstinación y abnegación finalmente los exponen como hombres guerreros. “Las buenas obras son evidentes, y las que no lo son no se pueden ocultar” (1Ti 5:25). Y cuando lo hacen, las abejas deben zumbar alrededor de ese extraño individuo que hace o no hace tal o cual cosa, alguien tan diferente de ellos.

Incluso David, el gran campeón de Israel (ahora reducido al gran ciudadano de Israel) está desconcertado por este hombre tan parecido a él antes de su caída. Si David hubiera salido con Joab y Urías (como debía haberlo hecho) en lugar de pasear por los tejados, ayudando a Satanás a tentarlo a una caída poderosa, podría haber admirado a Urías. En cambio, se queda preguntándose: “¿Por qué este ciervo evitará la trampa? ¿No ha viajado desde muy lejos?”. David no pudo resistir el viaje al otro lado de la calle para buscar a la esposa de Urías; se tambalea ante la idea de que Urías haya recorrido todo ese camino y no haya ido a verla.

Hombres de Dios, ¿hay otros que murmuran acerca de ustedes o parecen confundidos por su búsqueda de Cristo (incluso en la iglesia)? ¿O están tan enredados que nadie nota ninguna diferencia?

Los verdaderos soldados de la cruz deben ser objeto de rumores y especulaciones civiles. / Foto: Pexels

La abnegación del soldado

En cuarto lugar, encontramos el emblema de Urías: firme abnegación. Urías le explica a David por qué no quiere volver a casa:

El arca, Israel y Judá están bajo tiendas, y mi señor Joab y los siervos de mi señor acampan a campo abierto. ¿He de ir yo a mi casa para comer, beber y acostarme con mi mujer? Por su vida y la vida de su alma, que no haré tal cosa (2S 11:11).

¿Por qué evita volver a casa? ¿Por qué se niega a sí mismo los placeres lícitos? Judá e Israel y Dios mismo habitan en tiendas; su capitán y su grupo de hermanos acampan en campos abiertos. ¿Deben ellos comer lanzas y flechas mientras él come carne? ¿Deben ellos emborracharse con adrenalina mientras él se embriaga con el amor de su esposa? “Vive tú y vive tu alma”, no hará tal cosa. Embriágalo para atraparlo, pero seguirá prefiriendo tu puerta a la suya cuando el deber lo llame (2S 11:12-13).

Hombres de Dios, ¿han dejado de lado intencionalmente alguna actividad civil porque simpatizaban con sus hermanos y ambicionaban ser más útiles?

Los Hombres de Dios suelen dejar de lado alguna actividad civil porque simpatizan con sus hermanos y desean ser más útiles. / Foto: Unsplash

La seguridad del soldado

Quinto, Urías, el soldado de Israel, sabía cómo permanecer fiel bajo las órdenes. En uno de los movimientos más enfermizos de la mente de David, leemos:

A la mañana siguiente, David escribió una carta a Joab, y la envió por mano de Urías. En la carta había escrito: “Pongan a Urías al frente de la batalla más reñida y retírense de él, para que sea herido y muera” (2S 11:14–15).

Cuando el hombre se aferra a su resolución, David pasa al plan B. Por la mañana, escribe la carta de asesinato y la envía por mano de Urías. David confía tanto en el honor de Urías, confía tanto en su sentido del deber, que envía su propia sentencia de muerte con él, sabiendo que no la abrirá. Este es un momento realmente oscuro para aquel que sigue el corazón del Señor.

Los futuros soldados de hoy pueden luchar con la autoridad, con las cadenas de mando. Los baristas reciben órdenes; nosotros aceptamos sugerencias. El espíritu moderno es muy civil, pero el objetivo del soldado es complacer a quien lo enlistó. Lo que dijo C. S. Lewis se ha cumplido:

Cuando la igualdad se trata no como una medicina o un dispositivo de seguridad, sino como un ideal, comenzamos a generar ese tipo de mente atrofiada y envidiosa que odia toda superioridad… El hombre que no puede concebir una obediencia alegre y leal por un lado, ni una aceptación noble y sin vergüenza de esa obediencia por el otro, el hombre que nunca ha querido siquiera arrodillarse o inclinarse, es un bárbaro prosaico. (Essay Collection & Other Short Stories [Colección de ensayos y otros cuentos breves], 667).

Hombres de Dios, ¿reconocen a los hombres por encima de ustedes y se someten con gusto? ¿Podrían confiar en ustedes su propia sentencia de muerte? ¿Han aprendido a seguir, sabiendo que algún día pueden ser llamados a liderar?

Los hombres de Dios aprender a seguir, sabiendo que algún día pueden ser llamados a liderar. / Envato Elements

Las cicatrices del soldado

Sexto, los soldados llevan las marcas del servicio activo en sus cuerpos (o en sus tumbas).

Así que cuando Joab asediaba la ciudad, puso a Urías en el lugar donde sabía que había hombres valientes. Y los hombres de la ciudad salieron y pelearon contra Joab, y algunos de los siervos de David cayeron, y murió también Urías el hitita (2S 11:16-17).

Urías nunca regresó a su puerta principal. David “lo mató con la espada de los amonitas” (2S 12:9). Joab colocó a Urías más cerca de los muros de la ciudad donde los arqueros estaban para matarlo. Estratégicamente poco estratégico. Para apaciguar la ira de David por perder a otros hombres en el plan, explica: “Tu siervo Urías el hitita también ha muerto” (2S 11:18-21), un guiño. David responde: “No tengas pesar por esto, porque la espada devora tanto a uno como al otro” (2S 11:25), doble guiño.

Urías conoce el peligro de su misión. El sufrimiento elegido separa a los soldados de los civiles: “Sufre penalidades conmigo, como buen soldado de Cristo Jesús” (2Ti 2:3). Urías, el buen soldado de un rey traidor y ahora comandante corrupto, carga contra un muro con hombres valientes debajo y una lluvia de flechas arriba. Podría haber estado en casa con su esposa, pero en cambio murió en el campo con una daga en la espalda. Alabado sea Dios, nuestro propio comandante no conoce tal crueldad o falta de fe.

Hombres de Dios, ¿esperamos ofrecer al Señor una vida civil que no nos cueste nada?

La salvación del soldado

Pablo continúa explicándole a Timoteo qué hace que valga la pena un servicio como ese. Primero, renunciar a las actividades civiles en el servicio a Cristo realmente “[agrada] al que lo reclutó” (2Ti 2:4). Segundo, Pablo escribe: “Acuérdate de Jesucristo, resucitado de entre los muertos, descendiente de David”. Pablo ve ante los soldados fieles una “salvación que está en Cristo Jesús, y con ella gloria eterna.” (2Ti 2:8-10). El soldado activo de Cristo siempre es el ganador, nunca el perdedor.

Urías murió luchando bajo el estandarte de Dios por el pueblo de Dios; Pablo sufre bajo el estandarte de Dios por el pueblo de Cristo. Elige sufrir como combatiente (y exhorta a Timoteo a hacer lo mismo) porque la misión de Dios no fracasará. No considera su vida valiosa para sí mismo porque Jesucristo, el linaje de David, en lugar de dar muerte a sus soldados mientras pelean sus guerras, ha decidido la guerra muriendo y resucitando de la tumba para salvarlos. No roba a su novia con la sangre de otro; Él la compra con lo suyo.

Entonces, hombres de Dios, ¿vemos el glorioso final del servicio del soldado? Pablo vivió una vida que necesitaba la resurrección de Jesucristo para ser verdadera. ¿Lo vemos nosotros?


Este artículo se publicó originalmente en Desiring God.

Greg Morse

Greg Morse es escritor del personal de desiringGod.org y se graduó de Bethlehem College & Seminary. Él y su esposa, Abigail, viven en St. Paul.

Artículos por categoría

Artículos relacionados

Artículos por autor

Artículos del mismo autor

Artículos recientes

Te recomendamos estos artículos

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.