Cómo el Antiguo Testamento profundiza nuestra fe

Un himno que es amado por muchos, nos ha dado palabras a las que aferrarnos en las épocas más difíciles de la vida: Perdón por el pecado y una paz perdurable, Tu querida presencia para animar y guiar, Fuerza para hoy y esperanza brillante para mañana, Bendiciones todas mías, ¡con diez mil al lado! Estas palabras se cantan perennemente y con tanta resonancia porque en tierras áridas y cansadas como las nuestras, la esperanza a menudo puede ser difícil de encontrar. ¿Has sentido constantemente una esperanza brillante para el mañana durante el último año? La pandemia pareció quitarles la esperanza a muchos, no porque no hubiera una expectativa de que llegaría una vacuna y el virus pasaría, sino por la forma en que los cristianos actuaban entre sí, incluso dentro del mismo organismo local. Las tensiones cada vez más intensas parecen haber hecho añicos nuestras esperanzas de comunidades evangélicas multiétnicas contra las rocas de los debates sobre raza y justicia. La idolatría política con olor a burro y elefante [1] parece haber dominado la fragancia de la esperanza que debería caracterizar al pueblo de Cristo. Los pantanos venenosos de la jungla de las redes sociales parecen haber sofocado el aire refrescante de esperanza que una vez compartimos. Podríamos seguir y seguir: matrimonios imposibles, hijos descarriados, enfermedades persistentes, dolor crónico, pérdidas inesperadas, decepciones y fracasos, dolor y sufrimiento y muchas más sombras en nuestras historias. ¿Se puede encontrar esperanza aquí? Como Job dijo sobre la sabiduría, podríamos decir sobre la esperanza: “Dios entiende el camino de ella, y conoce su lugar” (Job 28:23), porque Él es su lugar. Él es el Dios de la esperanza (Romanos 15:13) y, como nos dice Pablo, Su palabra es la fuente de nuestro ánimo. Y la palabra particular que Pablo tenía en mente, al menos aquí, era el Antiguo Testamento.

Fuente sorprendente de esperanza

El libro de Romanos brinda esperanza. Se nos dice que nos regocijemos en la esperanza (Romanos 12:12). Más específicamente, hemos de regocijarnos y jactarnos en la esperanza de la gloria de Dios (Romanos 5:2). Se nos dice también que soportar bien el sufrimiento edifica un carácter piadoso y ese carácter produce esperanza (Romanos 5:3-5). Somos salvos con la esperanza de ser adoptados como hijos y recibir cuerpos redimidos como nuestro Señor resucitado y ascendido (Romanos 8:24). Incluso la creación misma fue sometida a vanidad en la esperanza (Romanos 8:20). Dios, a través del apóstol Pablo, trata al lector con una oleada de esperanza a medida que la carta se acerca al final en Romanos 15. En el contexto de relaciones difíciles, donde la esperanza puede ser especialmente difícil de encontrar, instruye a aquellos que son fuertes en la fe a humillarse y amar a los débiles, imitando a Cristo, quien buscaba el bien del prójimo y no buscaba agradarse a sí mismo. El apóstol fundamenta este amor volviendo al Antiguo Testamento, diciendo: “Porque todo lo que fue escrito en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió, a fin de que por medio de la paciencia y del consuelo de las Escrituras tengamos esperanza” (Romanos 15: 4). Dice esto del Antiguo Testamento. Cuando las pruebas han surgido y la esperanza ha menguado, ¿con qué frecuencia ha recurrido a Génesis o Levítico, Salmos o Proverbios, Isaías o Ezequiel? Observe cómo Pablo, en Romanos 15, recurre a varias partes del Antiguo Testamento para fomentar la esperanza. No hay lugar en el Antiguo Testamento donde no se pueda encontrar esperanza. Pablo cita Deuteronomio 32 (Romanos 15:10), 2 Samuel 22 (Romanos 15: 9), Salmos 18 y 117 (Romanos 15:9, 11) e Isaías 11 (Romanos 15:12). Todo el Antiguo Testamento, desde la creación hasta la maldición y la promesa, pasando por la fundación y caída de Israel, hasta la reconstrucción del templo, todo nos muestra e instruye que Dios hará lo que dice que hará. Todo nos canta: “Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho Él, y no lo hará? ¿Ha hablado, y no lo cumplirá?” (Números 23:19). Historia tras historia, profecía tras profecía, promesa tras promesa, liberación tras liberación, salmo tras salmo, oración tras oración dan testimonio del Dios cuya fidelidad nunca fallará. Es lógico que Pablo termine la primera mitad de Romanos 15 con estas palabras llenas de esperanza: “Y el Dios de la esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo” (Romanos 15:13).

Esperanza del ayer para el mañana

El otoño pasado, acompañé a estudiantes de primer año de la universidad en un estudio del Antiguo Testamento en Bethlehem College & Seminary. Si bien todos habían leído porciones del Antiguo Testamento antes, hubo algunos que nunca lo habían leído directamente desde Génesis hasta Malaquías. Al final de la asignatura, se pidió a los estudiantes que resumieran el mensaje de cada uno de los 39 libros. A mitad del semestre, algunos de los estudiantes, casi exasperados, observaron que sus resúmenes comenzaban a sonar igual. “¿Cómo es eso?” pregunté. “Bueno”, respondieron, “el Señor sigue mostrándose fiel en medio de la infidelidad de Israel, libro tras libro”. Un momento maravilloso para cualquier profesor. Estaban descubriendo lo que Pablo había probado: que lo que estaba escrito en tiempos pasados ​​estaba escrito para que recordemos la fidelidad implacable de Dios. En otras palabras, para que tengamos esperanza. La fidelidad de Dios para hacer lo que dijo que haría, y ser quien dijo que sería, es la gran fuente de esperanza profunda y duradera. “Pues os digo que Cristo se hizo servidor de la circuncisión”, dice Romanos 15:8-9, “para demostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas dadas a los padres, y para que los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia”. El estímulo del Antiguo Testamento nos remite a los fieles ayeres del Señor para iluminar nuestra esperanza en lo que sea que nos depare el mañana. Descuidar el Antiguo Testamento es abandonar un pozo de agua refrescante y vivificante mientras caminamos por tierras secas y áridas. Libro tras libro canta: “¡Grande es tu fidelidad!” No hay necesidad de buscar la esperanza donde no se la encontrará, especialmente en los días que más la necesitamos. La esperanza está en una persona. El Antiguo Testamento nos lo dice.


Este artículo se publicó originalmente en inglés en https://www.desiringgod.org/articles/bright-hope-from-yesterday [1] Referencia a los partidos demócrata y republicano de EE. UU. Respectivamente.

Lewis Guest

Lewis Guest IV (@satisphid) es pastor asociado en Jubilee Community Church. Es graduado e instructor de Biblia y teología en Bethlehem College & Seminary. Él y su esposa, Elizabeth, tienen dos hijos.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.