Una perspectiva diferente de la obra de Dios nuestras pruebas

Pero aún más, al estudiar la Biblia, puedo ver la imagen de Cristo en la que me está transformando y en lugar de desesperarme por las pinceladas aparentemente sin sentido que tengo ante mí
|
|

Siempre me ha gustado el arte, pasear por las galerías y maravillarme con la forma en que la gente utiliza el color y la luz para expresarse. Me gusta conocer el medio elegido por el artista, su proceso creativo y su técnica. No soy artista, aunque he tomado algunas clases ya que deseo aprender a expresarme creativamente. Durante unas recientes vacaciones en familia, asistí a una clase de pintura. Nos sentamos en una habitación rodeada de cristales por los cuatro costados. Las Montañas Rocosas se extendían ante nosotros, con sus picos dentados cubiertos de nieve fresca y las colinas debajo, de un verde intenso por las recientes lluvias. El cielo era amplio y estaba salpicado de nubes y el estanque situado detrás del edificio estaba repleto de pájaros. Era un lugar ideal para pasar la tarde con un lienzo en blanco. El instructor colocó su propio cuadro en un caballete y nos invitó a pintar algo similar. Era una escena de montaña y se parecía a muchos de los lugares que nuestra familia había recorrido recientemente, llenos de arbustos desérticos y acantilados rocosos. Nos enseñó a pintar formas y a mezclar colores. No todos los miembros de la clase eran artistas, así que me alegró saber que no era la única que no sabía lo que estaba haciendo. A medida que pintaba, me decepcionaba cada vez más. Todo lo que podía ver eran líneas y formas. Mis arbustos parecían huevos grandes con orejas. Mi montaña parecía una mancha deforme, muy lejos de ser majestuosa. Añadía líneas según sus instrucciones, pero no parecían acantilados ni grietas. El instructor se paseaba por la sala, ofreciéndonos ayuda y orientación individual. Varias veces dijo: «De vez en cuando, levántate de la silla y apártate del cuadro para verlo desde otra perspectiva. De cerca, no parecerá nada, pero a unos metros de distancia todo tendrá sentido». Nunca me levanté para verlo de lejos. Seguí mezclando colores y pintando mientras me sentía desanimada pues la imagen que tenía en mi mente no se trasladaba al lienzo. No fue hasta que lo llevé a nuestra cabaña, lo apoyé en el alféizar de la ventana y lo miré desde lejos, cuando lo vi como él decía. Todas las líneas y formas que parecían tan extrañas de cerca parecían tan diferentes a unos pasos de distancia. Mis arbustos parecían realmente arbustos. La montaña de roca roja parecía tener dimensión y profundidad. Después de todo, había acantilados y grietas. Se parecía más a un lugar que había explorado a pie que a la mezcla de colores que parecía de cerca. Mi experiencia con la pintura me recordó cómo veo a menudo mi vida y cómo veo el cuadro que Dios está pintando. Frecuentemente, sólo veo la prueba y la dificultad en la que me encuentro en ese momento. Las pinceladas parecen salvajes y desordenadas. Los colores parecen haber sido salpicados en el lienzo sin ninguna intención. Las formas no se parecen a nada que tenga sentido. Me siento desanimado y no puedo imaginar que lo que estoy experimentando tenga algún propósito. ¿Cómo puede algo tan desordenado y confuso transformarse en algo hermoso?  A veces, cuando la prueba es especialmente intensa y dura, todo lo que puedo ver son pinceladas oscuras en una esquina del lienzo. Y me pregunto, ¿es esto todo lo que veré? Apartarme de mi cuadro fue un recordatorio de que en mi propia vida, todo lo que veo es una pequeña sección del cuadro que Dios está pintando. Necesito dar un paso atrás de vez en cuando para verlo desde un ángulo diferente. Para tener una nueva perspectiva. Para ver mi vida a la luz de la gran obra de redención que Dios está haciendo en mi vida. Para verla a la luz de la eternidad. Si bien es cierto que no veré el cuadro completo hasta que Dios lo termine, puedo vislumbrarlo en las Escrituras. Al igual que la representación de un arquitecto de una casa antes de que se construya, tengo las promesas de Dios de cómo será su producto terminado. Incluso conozco a otras personas en mi vida cuyas imágenes están un poco más desarrolladas que las mías y puedo ver el trabajo similar que Dios ha hecho en sus vidas. Pero aún más, al estudiar la Biblia, puedo ver la imagen de Cristo en la que me está transformando y en lugar de desesperarme por las pinceladas aparentemente sin sentido que tengo ante mí, puedo volverme y, en cambio, observar al maestro artista trabajando, dando forma a mi vida a imagen de la de Cristo. “estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús” (Fil 1:6).

Christina Fox

Christina Fox (@christinarfox) escribe para varios ministerios y publicaciones cristianas como Desiring God, True Woman, y The Gospel Coalition. Es autora de Un Corazón Liberado: Un Viaje a través de los Salmos de Lamento [A Heart Set Free: A Journey Through the Psalms of Lament (2016)].

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.