Algunas lecciones prácticas de los puritanos

El equilibrio en la predicación incluye una sana mezcla de ingredientes bíblicos, doctrinales, experienciales y prácticos.

Durante las últimas semanas, el Dr. Joel Beeke y yo hemos estado trabajando en equipo para leer una parte de su enorme obra Una Teología Puritana. No hemos leído todo el libro, sino sólo los últimos ocho capítulos que tratan de la teología práctica, el «¿entonces qué?» de la teología sistemática. Esta semana, la última del programa, leemos el capítulo 59, que trata de las lecciones prácticas de la teología puritana en la actualidad. Le hice al Dr. Beeke algunas preguntas relacionadas con los puritanos y algunas de las lecciones que deberíamos esperar que nos enseñen. TC (Tim Challies): Al acercarte a la conclusión de Una Teología Puritana sugieres que la dedicación a los escritos puritanos nos servirá para mantener el equilibrio bíblico en la predicación. ¿Han perdido  muchos de los predicadores de hoy ese equilibrio? ¿Qué es el equilibrio bíblico y por qué debemos mantenerlo? JB (Joel Beeke): No sé cuántos predicadores hayan perdido el equilibrio, pero todo predicador debe mantenerse vigilante sobre sí mismo porque todos tenemos tendencia a desviarnos, tanto en la teología como en la personalidad (1 Ti 4:16). El equilibrio en la predicación incluye una sana mezcla de ingredientes bíblicos, doctrinales, experienciales y prácticos. Hay tantos enfoques diferentes de la predicación como pasteles, pero al igual que los pasteles, nuestra predicación debe ser siempre una mezcla de ciertos ingredientes básicos. El ingrediente bíblico significa que debemos «predicar la Palabra» (2 Ti 4:2), dando una exposición del significado de uno o más textos bíblicos y arraigando todo lo que decimos en la Escritura. Sin esto, nuestra predicación no tiene autoridad divina. El ingrediente doctrinal significa que debemos declarar la «forma de la doctrina» (Ro 6:17), incluyendo «todo el consejo de Dios» (Hch 20:27) en enseñanzas distintas, especialmente aquellas enseñanzas resumidas tan bellamente en las confesiones y catecismos reformados. Esto da claridad a nuestra predicación. El ingrediente experiencial aplica la doctrina bíblica al corazón de los pecadores, siendo el corazón la fuente de toda nuestra actividad (Pr 4:23). Esto comienza con el corazón del predicador para que pueda predicar desde su corazón a los corazones de sus oyentes. De este modo, nuestros sermones son simultáneamente idealistas, realistas y optimistas sobre la vida cristiana. El ingrediente práctico aplica la doctrina bíblica a asuntos específicos de dirección, exhortación, autoexamen, advertencia y consuelo según la condición espiritual de la persona. El objetivo de esta predicación es llamar a la gente a una nueva vida. Si Dios lo permite, espero publicar en los próximos años un libro sobre la predicación experiencial reformada que abordará este mismo tema, con ejemplos extraídos de la historia. TC: Los puritanos destacaban la importancia de catequizar. Yo crecí en una tradición que enfatizaba mucho la memorización y recitación de catecismos. ¿Es este el corazón de la catequesis? Si no es así, ¿cuál es? ¿Qué ganamos si recuperamos este énfasis? JB: El método de la catequesis es memorizar y recitar preguntas y respuestas. Pero ese no es su corazón y su alma. El propósito de la catequesis es inculcar en una persona un marco básico para entender la vida, y darle material para la meditación y la aplicación del corazón en los años venideros. Los puritanos comprendían que «el entendimiento es la guía y el piloto del hombre en su totalidad». Así que en su recomendación de la Confesión y Catecismos de Westminster dijeron: «El antídoto más soberano contra toda clase de errores, debe estar cimentado y asentado en la fe». Sin embargo, hicieron esta aclaración: «Pero el conocimiento que recomendamos especialmente, no es un conocimiento cerebral… sino un conocimiento interior, delicioso, del corazón». El catecismo no sólo tiene como objetivo la memoria y la comprensión de la verdad, sino también el gusto experimental de la dulzura de Cristo (que es lo que querían decir con «delicioso»). TC: La prueba y la persecución estaban constantemente presentes durante la época de los puritanos, y también lo estaban las realidades de la enfermedad, los males, la corta duración de la vida y la mortalidad infantil. Nosotros vivimos con mucha más seguridad y protección, pero ¿hay todavía cosas que podemos y debemos aprender de los puritanos sobre la perseverancia en las dificultades? JB: A pesar de nuestra moderna tecnología (y a veces, por medio de ella), los bebés siguen muriendo, el sentimiento de culpa perturba el alma, las guerras traumatizan y despojan, y los accidentes incapacitan y matan. Los puritanos nos ayudan a responder a esas penas mirando a Dios en Cristo y experimentando su consuelo. Nos enseñan a ver el dolor a través de las humildes lentes de la soberanía de Dios. David oró en el Salmo 39:9: «Mudo me he quedado, no abro la boca, porque tú eres el que ha obrado». Thomas Brooks enseñó sobre esta base que el gran deber de los cristianos es permanecer en silencio bajo la aflicción más triste, no con un silencio estoico e insensible, ni con un silencio hosco y enojado, ni con un silencio desesperado y sin esperanza, sino con la tranquilidad interior que nace de mirar más allá de las causas terrenales para ver la mano santa de Dios gobernando todo. Los puritanos pueden enseñarnos especialmente cómo encontrar la paz a través de la fe. William Bridge escribió: «La fe tranquiliza el corazón en tiempos de desánimo». Isaías 26:3 nos da la promesa de Dios: «Al de firme propósito guardarás en perfecta paz, porque en ti confía». ¿Cómo obra Dios la paz a través de la fe? Bridge dijo que la fe trae luz al entendimiento, refrena los temores exagerados, asegura nuestras conciencias ante Dios y nos acerca a Dios con valentía (Sal 37:1-7; He 10:22; Ef 3:12). Aunque nuestra fe sea débil, no nos tenemos que desesperar, porque aunque una fe débil nos traiga muchos problemas, aún podemos clamar: «Ten piedad de mí, Señor, pues languidezco» (Sal 6:2). Nuestra debilidad no nos excluye de Su misericordia, sino que atrae Su misericordia. Los puritanos entendían que a veces el Señor lleva a Sus hijos a una oscuridad del alma aterradora y tormentosa. Timothy Rogers, que sufrió una profunda depresión, dijo que Dios ordena tales cosas para hacer a sus siervos semejantes a Cristo (Is. 53:3), para apartarnos de los placeres mundanos por los que el hombre cayó en primer lugar, para conducirnos a través de un tiempo de tristeza a la alegría y para mostrar Su soberanía tanto sobre la aflicción como sobre el consuelo. TC: Los puritanos declararon la guerra contra el orgullo. ¿Qué querían enseñarnos sobre el orgullo y cómo deberíamos mortificarlo? JB: Los puritanos nos exhortan a amar la humildad porque Dios es el Señor. ¿Queremos acercarnos al Rey y recibir Su favor? Henry Smith proclamó que el Rey ha declarado que el orgullo y todos sus amigos son Su enemigo, pero aquellos que se revisten de humildad pueden acercarse a Él con valentía. Porque el hombre orgulloso «se opone a Dios… se hace igual a Dios, porque todo lo hace sin Dios, y no pide Su ayuda; se exalta por encima de Dios, porque quiere hacer su propia voluntad, aunque sea contraria a la de Dios». ¡Qué feo es el orgullo! Nos instan a atesorar la humildad si amamos a Cristo. Andrew Gray escribió que Cristo nunca se ofreció a sí mismo como modelo para nosotros tanto como en esto, en que Él fue humilde (Mt 11:29; Jn 13:12-14). La humildad es la belleza de Jesucristo, el siervo del Señor. Ellos advierten de lo sutil que puede ser el orgullo. Nos volvemos muy egoístas por las cosas más pequeñas. Smith dijo: «El hombre orgulloso está orgulloso de una pluma». El orgullo espiritual es especialmente difícil. El orgullo puede construirse un trono en el escalón más bajo de la humildad. Gray dijo: «Es difícil ser humilde en nuestra humildad». El orgullo puede abusar de nuestras experiencias espirituales en la cima de la montaña de la gloria de Dios y convertirlas en ocasiones de autoexaltación (2 Co 12:7). Por lo tanto, ¡debemos velar  y orar! Los puritanos nos dicen que debemos recibir humildemente las aflicciones de la mano de Dios, incluso cuando esas aflicciones revelan el pecado que hay en nosotros. Gray dijo: «Un cristiano nunca conoce tan bien la fuerza de sus deseos como cuando se encuentra bajo las aflicciones». Pero los creyentes deben recordar que Dios nos envía por el desierto de los sufrimientos para humillarnos y revelar lo que hay en nuestros corazones (Dt 8:2). Nos llaman a recordar lo poco que entendemos a Dios. John Owen escribió: «Piensa mucho en la excelencia de la majestad de Dios… ¡Qué poco es lo que conoces de Él!». Cuando Job vio un destello de la gloria de Dios, exclamó: «Por eso me retracto, y me arrepiento en polvo y ceniza» (Job 42:6). Owen dijo que los hombres más espirituales de la tierra «conocen solo un poco de Él y de Su gloria». ¡Qué ridículo es que nos envanezcamos por nuestros conocimientos de teología, cuando nuestra teología nos enseña la gloria infinita y la incomprensibilidad de Dios! TC: Hemos llegado al último capítulo, habiendo leído los ocho últimos. ¿Cómo nos beneficiará si ahora volvemos al principio y leemos los capítulos 1-51? JB: Hay muchos temas útiles que aún no hemos tocado. ¿Deseas aprender sobre los atributos de Dios y la Trinidad? ¿Te gustaría entender mejor Su control de todas las cosas para el bien? ¿Quieres ver más de la belleza y la gloria de Jesucristo? Estas son sólo algunas de las preciosas gemas que se encuentran en los otros capítulos. Este libro  permite sentarte a los pies de algunos de los más grandes maestros de la Biblia que el mundo ha conocido. Me he sentado a los pies de los puritanos durante décadas, y sigo siendo su alumno de toda la vida. En la medida en que fueron fieles a las Escrituras, Cristo habla en ellos. Para aquellos interesados en comprender el núcleo de la teología puritana, recomiendo especialmente los brillantes capítulos de Mark Jones sobre los puritanos y los pactos. Los pactos son el corazón de la doctrina reformada y, sin embargo, son poco comprendidos incluso entre los calvinistas profesantes. Este artículo se publicó originalmente en Challies.

Jacobis Aldana

Pastor y plantador de iglesias en Santa Marta, Colombia, es Licenciado en Artes y Estudios Teológicos del Miami International Seminary (MINTS). Sirve como Director Editorial de Soldados de Jesucristo y como director de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega. Jacobis además es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano. Está casado con Keila y es padre De Santiago y Jacobo.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.