¿Qué significa «Cristo vive en mí»? – Gálatas 2:20

Así es como vivimos la vida de Cristo. Vivimos en victoria sobre el pecado que Su muerte venció.
|
|

Hoy tenemos una pregunta sobre el exitoso libro de John Piper “No desperdicies tu vida”. Y nos llega de un oyente llamado David. “¡Hola, pastor John! Con los años, he reflexionado sobre Gálatas 2:20. Parece enseñar que la persona que estaba en Adán está muerta, y el Cristo resucitado ahora vive en mi vasija de barro. ¿Sería también su comprensión, y de ser así, podría ser apropiado modificar el título de su libro “No desperdicies tu vida”? ¿En qué sentido la vida que vivimos ahora es realmente un llamado para que su vida plena se manifieste a través de nosotros y rompa nuestras limitaciones, dudas y temores?” ¿Qué le dirías a David?

No desperdicies la vida de Cristo

Yo diría: «Sí, sí, sí». Cuando digo a los cristianos: «No desperdicien su vida», esto significa: «No desperdicien la vida de Cristo». Eso es lo que quiero decir. No había hecho esa conexión, así que gracias. No conecte Gálatas 2:20 como lo hiciste tú, pero eso es exactamente correcto. Permítanme leerlo para que la gente esté al día con lo que estamos hablando. Pablo dijo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gá. 2:20). Observe la paradoja allí: dice: «Ya no vivo» y luego dice: «lo que ahora vivo». Hay un sentido en el que no está viviendo y Cristo está viviendo en su lugar, y otro sentido en el que, «Oh, estoy viviendo». ¿Pero qué quiere decir entonces? Él dice: «La vida que ahora vivo en la carne la vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí mismo por mí» (Gá. 2:20). Hay una verdad fundamental sobre un cristiano. Cuando por fe estamos unidos a Cristo, primero estamos unidos a su muerte. Romanos 6: 5 dice: “Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección “. Luego, dado que nuestra vieja rebeldía e incredulidad murieron con Cristo, en unión con Él en Su muerte, el Espíritu nos da vida para caminar en una nueva vida (Rom 6:4). David enfatiza que pensamos en esta novedad de vida como Cristo viviendo a través de nosotros para que toda nuestra vida se convierta en una exhibición de Cristo. Eso es bueno. Veamos algunos otros textos y comprendamos cómo funciona.

Muerto al pecado, vivo para Dios

Me quedaré en Gálatas por un momento. Estábamos en 2:20, pero vayamos a Gálatas 5:24: “Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.” Los que pertenecen a Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Lo que muere en unión con Cristo son las viejas pasiones, los viejos deseos destructivos, pecaminosos y deshonradores de Cristo. Así es como mostramos a Cristo ahora. Tenemos nuevos deseos. Sus deseos comienzan a gobernarnos. Por otra parte: “Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo.” (Gá. 6:14). Ser crucificado con Cristo significa que ya no somos esclavos del mundo. Somos libres. No solo estamos haciendo eco o conformando o reflejando los estándares del mundo, lo que significa que nuestro pecado está roto. Romanos 6: 7: “Porque el que ha muerto ha sido justificado del pecado”. Pablo continúa: “Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.” (Ro. 6:11). Así es como vivimos la vida de Cristo. Vivimos en victoria sobre el pecado que Su muerte venció. Aquí está la manera positiva de decirlo en Romanos 6:13: “ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros [esto es, vuestros brazos, piernas y lengua] a Dios como instrumentos de justicia.” Creo que «instrumentos de justicia» es otra forma de decir «manifestaciones visibles de la forma en que Cristo vive con rectitud en el mundo».

 El aroma de Cristo

Otra forma en que Pablo dice es que si sufrimos por Cristo, “[Estamos] llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.” (2 Co. 4:10). Ahí está, muy claro: la vida de Cristo brillando, manifestada en nuestros cuerpos sufrientes. Otra forma más es usar las imágenes del aroma de Cristo. Pablo dice: “Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.” (2 Co. 2:14). Somos el aroma de Cristo. Creo que esa es otra forma de decir que nuestra vida es Cristo. Cuando las personas huelen de forma espiritual nuestro espíritu, nuestras actitudes, nuestras acciones; lo que huelen es el aroma de Cristo a Dios entre los que están siendo salvos y los que están pereciendo (2 Co. 2:15). No desperdicies el aroma de Cristo que eres.

El nuevo yo

Otra forma en la que habla es en 2 Corintios 3:18. Así es como realmente nos parecemos a Cristo: “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.” (2 Co. 3:18). En otras palabras, cuanto más vemos a Cristo con claridad en la palabra, más nos transformamos en su imagen, y más nuestra vida se convierte en Su vida para que otros la vean. No desperdiciamos nuestras vidas viéndonos más y más como el mundo. Tratamos de no malgastar nuestras vidas pareciéndonos cada vez más a Cristo, viéndolo con mayor claridad, conociéndolo de manera más profunda y acercándonos cada vez más a Su imagen en el mundo. Aquí hay una última forma en la que Pablo habla de como vivimos la vida de Cristo y no desperdiciamos la vida de Cristo en nosotros: “Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.” (Gá. 3:27). Por otra parte: “sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.” (Ro. 13:14). O: “revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno.” (Col. 3:10). Pablo piensa en Cristo como nuestro nuevo uniforme, insignia, y emblema. Ponte a Cristo. Lo que nos ponemos o usamos, no solo nos cubre, sino que se convierte en nuestra nueva identidad, nuestra apariencia en el mundo. Esta aparición de Cristo no debemos desperdiciarla.

El camino del Espíritu

Tal vez una última pregunta: ¿Cómo vivimos esta nueva identidad de «no yo, sino Cristo en mí»? Solo dos consejos rápidos. Gálatas 2:20 dice que lo vivimos por fe: «La vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe en el Hijo de Dios». La vida que ahora vivo la vivo por fe. La apropiación consciente de la nueva vida es confiando en Cristo. Pero luego Romanos dice: “Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios. Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte. Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.”  (Ro. 7: 4–6). En otras palabras, una vez pensamos que el cumplimiento de la ley por la fuerza de voluntad era la clave de la vida, pero morimos a eso. Morimos a la ley en ese sentido. Ahora la clave es el Espíritu Santo, el camino del Espíritu: la forma en que está activo en nosotros es por fe. Esta es la nueva forma del Espíritu. La suma del asunto es que, cuando somos salvos, estamos unidos por el Espíritu a Cristo. Nuestro viejo yo, nuestro yo incrédulo, rebelde y amoroso del pecado, muere con Él. Nuestro nuevo yo es creado por el Espíritu a través de la fe, y la imagen de ese nuevo yo es Cristo, Cristo mismo. De un grado de gloria al siguiente. Sí, David, sí, no desperdicies tu vida; no desperdicies la vida de Cristo en tí. Es una buena teología, y puedes cambiar el título de mi libro si quieres.

John Piper

John Piper

John Piper (@JohnPiper) es fundador y maestro de desiringGod.org y ministro del Colegio y Seminario Belén. Durante 33 años, trabajó como pastor de la Iglesia Bautista Belén en Minneapolis, Minnesota. Es autor de más de 50 libros.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.