La mano de Dios en la infertilidad 

Mi útero no da fruto. Diez pruebas de embarazo en un año lo confirman. Mi bebé deseado, el que he arrullado en sueños, no llega. ¡Dios mío! ¿No se supone que creaste a la mujer para dar vida? ¿Por qué me diste una matriz estéril? Hay otras alternativas, me dicen. Pero yo no sé qué hacer. ¿Debo resignarme? ¿Debo seguir intentándolo?   La infertilidad es consecuencia de vivir en un mundo quebrantado por el pecado. Numerosos matrimonios conocen el dolor de no poder concebir. Es una lucha extenuante y solitaria. Mi esposo y yo la hemos sufrido. Nosotros sabemos lo que es quedarse sin esperanza. Y cuando eso pasa, ¿adónde podemos recurrir?   “Tenemos como ancla del alma, una esperanza segura y firme, y que penetra hasta detrás del velo, donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho, según el orden de Melquisedec, Sumo Sacerdote para siempre” (Heb. 6:19-20).  Ojalá mi esposo y yo nos hubiéramos aferrado a Cristo en nuestro dolor, pero en la época en la que iniciamos la batalla para concebir no le conocíamos. Ambos nacimos bajo el catolicismo. Nuestros padres nos enseñaron a obedecer los ritos que exige la religión: tomamos la primera comunión, recibimos la confirmación y nos casamos, sin conocer al Dios verdadero ni Su Palabra.   Desde muy jovencita asistía al culto los domingos, pero sentía que nada llenaba el vacío enorme que había en mi corazón. Yo sabía que Dios no era esa figura encorvada que decoraba el templo. No era ese hombre muerto que colgaba de un madero. Entonces con el tiempo dejé de asistir a la iglesia.  Sin embargo, nunca dejé de tener hambre y sed de Jesús. Hablaba con Él sin estar segura de que me escuchaba; ahora que le conozco me doy cuenta, con total claridad, que Su gracia irresistible me llamaba (Is. 43:6-7). Dios es Soberano. “Ningún propósito suyo puede ser estorbado” (Job 42:2).   Tenía seis meses de gestación cuando en una consulta de rutina prenatal, el obstetra decidió interrumpir mi embarazo; dijo que había perdido el líquido amniótico. No tuve tiempo de pensar ni de llamar a mi esposo, para cuando él llegó al hospital ya nuestra hija había sido arrancada prematuramente de su nido; pronto la pusieron en cuidados intensivos, al igual que a nuestro corazón, y al décimo día falleció. Para colmo de males, el doctor cercenó mis trompas de Falopio y quedé imposibilitada para concebir.   A mis treinta años la vida se me paralizó de golpe. Me embriagué con el dolor. Levanté los puños contra Dios. No entendía por qué un Dios bueno estaba permitiendo aquel intenso sufrimiento. Hurgando en el umbral de la desesperación, me sometí por tres años a la técnica de fertilización asistida conocida como in vitro (FIV); fue un proceso muy doloroso y sumamente desgastante a nivel físico, mental y espiritual.   Nunca logré embarazarme. Con el tiempo entendí que era la voluntad de Dios para mí. No tengo el espacio suficiente para describir cuánto dolor me causó hacer las cosas a mi manera, sin tomar en cuenta a Dios. “Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento” (Os. 4:6)  El desconocimiento de Dios y Su Palabra traen consecuencias desastrosas a nuestra vida presente y futura. En mi deseo legítimo de concebir, me aferré a un tratamiento y no a Cristo. Atenté contra mi cuerpo. Lo sometí a un estrés insoportable, lo sobrecargué de hormonas con el fin de producir numerosos óvulos para que fuesen fecundados en un laboratorio. Fui tan terca. Me rehusaba a considerar la posibilidad de darme por vencida. Mi mente entenebrecida creía que yo sabía mejor que Dios lo que me convenía.   “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos —declara el Señor” (Is. 55:8).  

Dios tiene propósitos buenos con la infertilidad 

Todo dolor tiene sentido si lo vemos desde el gran angular del cielo. Dios tiene un propósito específico con cada matrimonio estéril, y ese propósito es bueno. ¿Te has puesto a pensar que tal vez Dios no les ha dado un hijo de manera natural, a tu esposo y a ti, porque los está guiando por el camino de la adopción? Hay tantos niños huérfanos en el mundo que necesitan padres cristianos que los amen y protejan. Ustedes pueden ser la gran bendición de un niño y ese niño la gran bendición de ustedes.    Todo dolor tiene sentido si lo vemos desde el gran angular del cielo.  Una de las cosas que más lamentamos mi esposo y yo cuando iniciamos la búsqueda frenética de un bebé, es que tomamos decisiones sin buscar el consejo de Dios. Nosotros no teníamos ni la menor idea de adónde recurrir. Si ustedes tienen el beneficio de pertenecer a una iglesia local, donde se predica fielmente el evangelio, pidan consejo a su pastor. Él los rodeará de oración y los ayudará a tomar decisiones que glorifiquen a Dios.  “Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento” (Pr. 3:5). 

Cómo hallar paz en la lucha contra la infertilidad  

Alaba. No estás sola en medio de tu dolor. Dios está contigo. ¡Alábalo! La alabanza te ayuda a quitar los ojos del problema y a fijarlos en Cristo. En Sus atributos y promesas. El salmista se decía a sí mismo: “Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios” (Sal. 103:2).  Ora. Clama para que Dios cumpla Su voluntad en tu vida. Jesús oró en el Getsemaní para someter su humanidad a la voluntad del Padre. En Su perfecta soberanía, Dios puede concederte un hijo como lo hizo con Ana (1 Sam. 1:20) o negarte esa dádiva como lo hizo con Jesús (Heb. 5:7-9)  Cristo entiende tu dolor. Él sabe lo que es rogar y suplicar con todo lamento y lágrimas y recibir un no como respuesta. La Biblia dice: “Pero quiso el Señor quebrantarle, sometiéndole a padecimiento” (Is. 53:10). Dios “quiso” que Su propio Hijo padeciera el tormento de la cruz porque tenía un propósito bueno y eterno para la alabanza de Su gloria y para nuestro máximo beneficio.   Dios derramó Su amor sobre la humanidad por medio del sacrificio vicario de Cristo. Eso demuestra que Él tiene un propósito bueno con la esterilidad de sus amados.   Acércate a tu esposo. La esterilidad en la pareja ha llevado a muchos matrimonios al divorcio. Ambos cónyuges se culpan o alguno no acepta la realidad de que el otro es estéril; frustrados por la situación buscan una salida desesperada. Otros intentan la procreación por medio de la fertilización in vitro, pero antes de recurrir a la FIV los creyentes deben detenerse, orar, buscar información y evaluar cuidadosamente todas las implicaciones de esta técnica a nivel corporal, espiritual y financiero.  Los esposos que sufren infertilidad deben tratase con mucha ternura y paciencia. Isaac, quien heredó la promesa de que de él saldría un pueblo numeroso para bendecir al mundo, fue probado cuando su esposa Rebeca no podía concebir. Lo más precioso que hizo Isaac por su esposa, fue orar por ella: “y lo escuchó el Señor, y Rebeca su mujer concibió” (Gén.25:21).  A nosotros no se nos ha dado promesa de concepción, pero sí tenemos la promesa de que veremos Su gloria si en medio de la prueba fijamos los ojos en Cristo. “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito” (Rom. 8:28). 

Liliana González de Benitez

Liliana González de Benítez es hija de Dios y sierva de Jesucristo. Tiene una licenciatura en Comunicación Social. Columnista y escritora cristiana. Su mayor gozo es instruir a otras mujeres a obedecer la Palabra de Dios y capacitarlas para toda buena obra. Actualmente, dirige la enseñanza bíblica de las damas de su iglesia. Nacida en Venezuela. Vive en los Estados Unidos con su esposo y su hija. Puedes encontrarla en sus redes sociales: Facebook, Instagram, Twitter @lili15daymar

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.