El papel de la iglesia en la búsqueda de justicia en la sociedad

|
|

Con las recientes discusiones sobre justicia social en los medios de comunicación y blogs, considero que la disputa no es sobre si los cristianos deben buscar justicia en la sociedad, sino qué tipo de justicia deben buscar. Mientras que puede haber un impulso Fundamentalista histórico que dice que los Cristianos simplemente deben predicar el evangelio y orar por la conversión de las almas, ignorando las injusticias que tienen lugar en la sociedad, no conozco a nadie en esta discusión actual que esté abogando por ese punto de vista. La pregunta es: «¿Qué constituye la justicia bíblica en la sociedad?» Aquí están algunas de las categorías de la Biblia de la justicia en la sociedad.

La ley moral de Dios

El apóstol Pablo dice: «Porque cuando los gentiles, que no tienen la ley, cumplen por instinto los dictados de la ley, ellos, no teniendo la ley, son una ley para sí mismos, ya que muestran la obra de la ley escrita en sus corazones, su conciencia dando testimonio, y sus pensamientos acusándolos unas veces y otras defendiéndolos» (Rom 2, 14-15). Nótese que todos los seres humanos «por naturaleza» tienen la «obra de la ley» escrita en sus corazones. ¿De qué ley está hablando Pablo? Está pensando en la ley moral, como se resume en los Diez Mandamientos porque menciona el «robo» y el «adulterio» en Romanos 2:21-22. Dios castigó a las sociedades paganas por violar su ley moral, mostrando que todas las sociedades son responsables de la anarquía. Incluso los paganos saben «por naturaleza» (Rom 2:14) que no hay que robar, asesinar, mentir, etc. Los profetas del Antiguo Testamento condenaron a las naciones no israelitas por sus violaciones de Su ley moral (Isaías 13-23; Jeremías 46-51; Ezequiel 25-32; Amós 1-2; Abdías; Jonás, Nahum). Claramente, Dios está preocupado por las injusticias en la sociedad humana. El punto es que la norma de la ley moral de Dios, que refleja la imagen de Dios, plantada dentro de la naturaleza humana, expuesta más a fondo en Su Palabra, y más plenamente revelada en Jesucristo, debe ser la norma cristiana final para la justicia en la sociedad. Es injusto, e incluso tiránico, que los cristianos adopten cualquier definición no cristiana de justicia y la impongan a otros. Hacerlo sería una violación de la libertad cristiana, que dice que somos libres de las doctrinas y mandamientos de los hombres. La Biblia dice: «Donde no hay ley, no hay transgresión» (Rom 4:15; cf. 3:20; 5:13; 1 Jn 3:4). Insistir en que la gente es culpable de pecado (o injusticia) sin citar la ley que ha sido violada, y evidencia clara de su violación, es imponer una norma extranjera a otros, violar la libertad cristiana, y amenazar la unidad de la Iglesia.

La necesidad de evidencia suficiente de injusticia

La justicia bíblica requiere más que acusaciones de una persona. Requiere más que un sentimiento o sensación de que se ha cometido una injusticia. El alegato de injusticia de una persona es en efecto una prueba, pero es una prueba insuficiente por sí misma. La justicia requiere que todas las acusaciones sean corroboradas, examinadas contra los hechos conocidos, y evaluadas en cuanto a su consistencia, porque los seres humanos son pecadores y mienten (Ro 1:29). Las Escrituras enseñan que debe haber dos o tres testigos consistentes de cualquier instancia de pecado, nunca un solo testigo (Dt 19:15; Mt 18:15-16; Jn 8:17-18). Por supuesto, cuando la Biblia habla de múltiples testigos, ciertamente significa aceptar cualquier otra prueba clara o evidencia de pecado. Fotos, grabaciones, correos electrónicos, pruebas forenses, etc., son todos testigos fuertes por derecho propio. Cualquier tipo de evidencia debe ser aceptada como testimonio para probar una injusticia. Pero la Escritura también advierte contra la aceptación de un solo testimonio humano (Números 35:30), testimonios inconsistentes (Mc 14:55-59), falsos testigos (Gn 29:12-14; Sal 35:11; Mt 26:59), así como rumores, especulaciones y opiniones (Job 32:3). En resumen, la verdadera justicia bíblica en la sociedad requiere suficiente evidencia de supuestas violaciones de la ley de Dios. Esta norma exige que todos los alegatos sean escuchadas e investigados, pero también exige la presunción de inocencia hasta que haya suficientes pruebas que demuestren lo contrario.

El papel de la autoridad humana

Finalmente, la Biblia enseña que hay lugares apropiados para evaluar la evidencia de la injusticia y para imponer penas justas. La Palabra de Dios establece la autoridad humana, en parte para la determinación de injusticia. Romanos 13:1 dice: «Sométase hombre a las autoridades que gobiernan». Tito 3:1 dice: «Recuérdales que estén sujetos a los gobernantes, a las autoridades». 1 Pedro 2:13 dice: «Someteos, por causa del Señor, a toda institución humana«. Las Escrituras enseñan: los maridos tienen autoridad en sus hogares (Ef 5:22); los padres tienen autoridad para criar a sus hijos (Ef 6:1); los pastores tienen autoridad en las iglesias (Heb 13:17); y los magistrados civiles tienen autoridad en la sociedad (Rom 13:4-5). Dios estableció autoridades humanas para abogar por aquellos que son oprimidos por las acciones pecaminosas de otros. Pablo nos dice que el propósito del gobierno civil es ser «un vengador que castiga al que practica lo malo» (Romanos 13:4). La verdadera justicia implica un cuidadoso debido proceso. El papel de las autoridades es examinar e interrogar a los testigos, evaluar la evidencia disponible y compararla con el estándar de la ley justa (que debe ser consistente con la ley moral de Dios). A continuación, las autoridades deben juzgar si se ha cometido una injusticia y asignar las sanciones apropiadas. Las autoridades que no administran justicia a los oprimidos están actuando pecaminosamente en contra de su propósito divino. Para ser claros, la Biblia nunca da a las autoridades el derecho de violar la ley moral de Dios o coaccionar a otros a través de medios pecaminosos. Dios nunca da poder absoluto a las autoridades humanas. Las autoridades humanas son siempre responsables ante la ley moral trascendente de Dios, que está por encima de ellas. Si las autoridades violan la ley justa, entonces deben ser responsabilizadas por otras autoridades humanas. Específicamente, la sociedad debe estructurarse de tal manera que ninguna autoridad humana sea absoluta, sino que los oprimidos siempre recurran a otra autoridad humana que tenga el poder de hacerlos responsables. Horribles injusticias sistémicas ocurren cuando las autoridades no pueden ser responsabilizadas por sus violaciones de la ley moral de Dios. Pero Dios es un juez justo que traerá justicia completa y final cuando Cristo regrese. El Salmo 72:1-4 habla de un rey justo, la autoridad humana superior, cuya justicia se expresa aplastando al opresor (los poderes humanos que usan la coerción pecaminosa para servirse a sí mismos). Este Rey justo es finalmente el Señor Jesucristo Mismo, y todas las autoridades justas siguen Su ejemplo: «Oh Dios, da tus juicios al rey, y tu justicia al hijo del rey. Juzgue él a tu pueblo con justicia, y a tus afligidos con equidad. Traigan paz los montes al pueblo, y justicia los collados. Haga él justicia a los afligidos del pueblo, salve a los hijos de los pobres, y aplaste al opresor.» Por otro lado, la Biblia advierte contra los levantamientos populares y la justicia popular. La Escritura advierte: «No propagarás falso rumor; no te concertarás con el impío para ser testigo falso. No seguirás a la multitud para hacer el mal, ni testificarás en un pleito inclinándote a la multitud para pervertir la justicia ; tampoco serás parcial al pobre en su pleito.» (Éxodo 23:1-3). Note que estos versículos dicen que es incorrecto ponerse del lado de una turba y mostrar parcialidad a los pobres, así como sería incorrecto mostrar parcialidad a los ricos (Stg 2). En el Antiguo Pacto, Dios proveyó «ciudades de refugio» (Núm. 35) como puerto seguro de los vigilantes, hasta que los sospechosos pudieran ser juzgados por sus acciones. Los cristianos no están de acuerdo en si alguna vez hay lugar para la revolución y el levantamiento contra las autoridades humanas, cuando la injusticia es omnipresente y no puede ser corregida a través de las autoridades establecidas. La opinión de Juan Calvino era que la justicia popular nunca es permisible, pero que en casos de injusticia grave y sistémica, la gente puede seguir a los magistrados menores para obtener justicia sobre los magistrados mayores.

 La cuestión del alcance y las limitaciones del poder para cada autoridad humana

Los cristianos están legítimamente en desacuerdo sobre qué instituciones deben hacer cumplir y juzgar qué violaciones de los mandamientos morales de Dios. Se trata de un desacuerdo sobre los llamamientos institucionales y la división de responsabilidades entre las distintas autoridades humanas. Sostengo que un área fructífera de debate entre los cristianos que difieren sobre la «justicia en la sociedad» puede tener que ver con los llamamientos y responsabilidades de las diversas estructuras de autoridad humana. Por ejemplo, todos los cristianos están de acuerdo en que los niños deben honrar a sus padres (5to mandamiento), y cuando los niños no honran a sus padres, deben ser corregidos e instruidos. Pero nunca he conocido a un cristiano que crea que es responsabilidad del gobierno corregir instruir a sus hijos. El hogar es la esfera de autoridad para el desarrollo de los hijos (Ef 6:1-4). Sin embargo, hay otras áreas en las que los cristianos no están de acuerdo sobre las responsabilidades de la autoridad humana. Por ejemplo, los cristianos no están de acuerdo sobre si el gobierno debe castigar la blasfemia (1er mandamiento). Como bautista, no creo que Dios dé a los gobiernos civiles (no israelitas) ese poder (Jn 18:36). Los reconstructores teonómicos, que tienen una hermenéutica diferente, tienden a decir que sí (Lv 24:10-16). Todos los cristianos están de acuerdo en que el gobierno debe castigar a los ladrones (octavo mandamiento). Sin embargo, no están de acuerdo sobre si la Biblia da al gobierno la autoridad para gravar a los ricos y dar a los pobres (el lado positivo del octavo mandamiento, Ef 5:28). Algunos cristianos creen que el gobierno tiene ese poder. Otros cristianos dirían que la Biblia enseña que los cristianos y las iglesias deben dar a los pobres voluntariamente, pero nunca bajo coacción de ningún tipo (2 Corintios 8:1-15). Además, los cristianos no están de acuerdo sobre el papel de la iglesia institucional en la búsqueda de justicia en la sociedad a través de medios políticos. Es decir, discrepan sobre la relación entre la esfera eclesiástica y la esfera civil. Históricamente, los bautistas han sostenido que mientras que los cristianos individuales deben buscar lograr la justicia en la sociedad a través de sus llamamientos particulares, al tener la oportunidad, los pastores de una iglesia local deben pasar la mayor parte de su tiempo administrando los medios de gracia y haciendo el ministerio pastoral (Hechos 2:42; 6:2; 20:18-28), lo cual incluye la predicación contra los males sociales. Pero las iglesias locales, y sus pastores, no deben cabildear en congresos, organizar mítines, etc., y liderar la movilización política para lograr justicia en la esfera civil. Por otro lado, algunos presbiterianos, luteranos y anglicanos pueden creer que la iglesia institucional, junto con sus pastores, debe involucrar directamente a la esfera civil en asuntos de justicia como parte de su llamado. Por lo tanto, hay espacio para el desacuerdo y la discusión entre los cristianos acerca de lo que constituye la justicia bíblica en la sociedad.

Conclusión

La disputa actual entre los evangélicos sobre asuntos de «justicia» no es una cuestión de si los cristianos deben buscar la justicia bíblica en la sociedad. No conozco a nadie que diga que los cristianos deben permanecer en silencio y pasivos cuando ocurren injusticias o que los cristianos deben poner sus cabezas en la arena y simplemente orar y evangelizar. La Escritura es clara en el sentido de que todos los cristianos fieles deben orar y abogar por una verdadera justicia bíblica en la sociedad.  

Tom Hicks

Tom es el pastor principal de la Primera Iglesia Bautista de Clinton, LA. Está casado con Joy y tienen cuatro hijos: Sophie, Karlie, Rebekah y David. Recibió sus títulos MDiv y PhD en el Seminario Teológico Bautista del Sur con especialización en Historia de la Iglesia, énfasis en los Bautistas y con especialización en Teología Sistemática. Tom es el autor de La Doctrina de la Justificación en las Teologías de Richard Baxter y Benjamin Keach (PhD diss, SBTS). Es miembro de la junta directiva de Founders Ministries y es el administrador del Blog de Founders. También es miembro de la junta directiva del Seminario Teológico Bautista Covenant y es profesor adjunto de teología histórica para el Instituto de Estudios Bautistas Reformados.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.