¿Qué significa vivir en la carne?

Más de noventa veces, el apóstol Pablo habló acerca de la “carne”. ¿Qué significa esta palabra clave para él? Es una importante y astuta pregunta que cualquier lector de la Biblia debe aclarar. La pregunta de hoy viene de una oyente llamada Cheryl. “pastor John, estoy tratando de tener una clara definición de lo que Pablo quiere decir con la “carne”. A veces parece que Pablo está hablando acerca del cuerpo externo y físico (2 Corintios 7:5; 1 Timoteo 3:16). Y otras veces, parece que habla acerca de alguna naturaleza interna que causa acciones y pensamientos pecaminosos (Romanos 8:5-8; Gálatas 5:17). ¡Estoy confundida! ¿Qué quiere decir Pablo con la “carne”?, ¿tienes alguna definición clara para abarcar todo?” Bueno, veremos. Esto es una pregunta crucial. Es completamente crucial para entender al apóstol Pablo, quien usa este concepto tan seguido. Abordemos el tema. Acabamos de tener solo unos pocos minutos y ya podríamos escribir libros acerca de esto. Así que, déjenme limitar esto a algo que vi recientemente al prepararme para Look at the book (Mira el libro) en Filipenses. Dos pasajes en Filipenses van a alumbrar increíblemente esto. Lo fue para mí en alguna manera. Vida física Empecemos con el capítulo 1, especialmente Filipenses 1:21-24: Pues para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia. Pero si el vivir en la carne, esto significa para mí una labor fructífera, entonces, no sé cuál escoger, pues de ambos lados me siento apremiado, teniendo el deseo de partir y estar con Cristo, pues eso es mucho mejor; y sin embargo, continuar en la carne es más necesario por causa de vosotros. Ahora, creo que todos nosotros estamos de acuerdo con lo que la carne significa en Filipenses 1:21-24 es simple, es terrenal, es la vida física. Nada negativo es implícito acerca de esto aquí excepto que no podemos estar con Jesús al mismo nivel de intimidad estando aquí que estando en el cielo. En contra de salir y dejar el cuerpo e ir al cielo, tenemos lo que Pablo dice, “voy a permanecer en la carne”. Esto simplemente significa, “continuare estando en mi cuerpo”. La carne se refiere al cuerpo así como ordinariamente lo experimentamos en este mundo. Ahora, hay muchos lugares en los que Pablo usa el término así, y no deberíamos saltar a las connotaciones espirituales exageradamente negativas cada vez que vemos esa palabra. Sin embargo, vamos al capítulo 3 ahora porque lo que vemos pasar en este capítulo es maravilloso, eso creo. Pablo transforma el significado de un término bastante neutral para el cuerpo físico o alguna parte del cuerpo en algo negativo y en bancarrota espiritualmente. Vemos como lo hace, porque podemos ver como lo hace, como lo define para nosotros este lado negativo. Circuncisión verdadera Esto es lo que él dice al principio de Filipenses 3: “Por lo demás, hermanos míos, regocijaos en el Señor. A mí no me es molesto escribiros otra vez lo mismo, y para vosotros es motivo de seguridad. Cuidaos de los perros, cuidaos de los malos obreros, cuidaos de la falsa circuncisión” (Filipenses 3:1-2). Ahora, justo aquí podemos ver que Pablo está usando el término en una forma ordinariamente física para referirse a la piel o alguna parte del cuerpo. De hecho, la siguiente frase nos mostrará que lo que él está hablando es acerca de la mutilación de la carne refiriéndose a la circuncisión (visto de cierta manera). Ese es por qué él usa la palabra mutilación. Él está viendo esta incisión de la carne en cierta manera. Pero lo inicial, el significado directo de la carne es simplemente la piel o alguna parte del cuerpo. El continua: “cuidaos de la falsa circuncisión; porque nosotros somos la verdadera circuncisión” (Filipenses 3:2-3). Nosotros los cristianos somos la circuncisión. En otras palabras, Pablo dice, “a lo que me refiero como mutilación de la carne no es la verdadera circuncisión. Nosotros somos la verdadera circuncisión. Nosotros los cristianos somos los hijos verdaderos de Abraham, los verdaderos herederos de la promesa, los verdaderos seguidores del Mesías”. Luego, para distinguir precisamente que es lo que convierte a la circuncisión de una señal santa de un pacto en un acto de mutilación, él dice esto: “porque nosotros somos la verdadera circuncisión, que adoramos en el Espíritu de Dios y nos gloriamos en Cristo Jesús, no poniendo la confianza en la carne,” (Filipenses 3:3). Esto es lo que creo que Pablo está haciendo. Él está diciendo que adorar o vivir por el Espíritu Santo y adorarlo o vivir para la gloria de Jesucristo es lo que hace a los cristianos la verdadera circuncisión. En la ausencia de estas dos cosas—dependencia del Espíritu y glorificar a Cristo—actos santos como la circuncisión se convierten en mera mutilación. Que es la mera carne en un nuevo significado espiritualmente negativo. La carne se mueve de ser una mera referencia al cuerpo a ser una referencia al tipo de cosas que uno hace —cualquier tipo— cuando el Espíritu Santo y Jesús no son fundamentales. Transformando la Palabra Ahora, probemos esto porque si solo sigues leyendo, veremos como él piensa: “aunque yo mismo podría confiar también en la carne.” (Filipenses 3:4). ¿A qué se referirá ahora? Él dijo, “no pongo confianza en la carne, pero podría si quisiera.” Bueno, ¿de que estas hablando, Pablo? Esto es lo que él dice en Filipenses 3:4-6: “Si algún otro cree tener motivo para confiar en la carne, yo mucho más”. Y ahora el menciona cosas como esto:

  • circuncidado el octavo día, del linaje de Israel.” En otras palabras, “fui circuncidado en el momento perfecto por obediencia. Soy de las personas más grandes en este planeta.
  • de la tribu de Benjamín.” Benjamín tuvo el primer rey y es una gran tribu.
  • hebreo de hebreos.” Esto es un pedigrí físico.

Todo esto es un pedigrí físico humano. Esto es una identidad física y étnica y el pedigrí de Pablo. Él lo llama carne, la mera carne, de lo cual no se jactaría aunque alguna vez lo hizo y aunque pudo. Él va a decir en solo un momento que es basura—todo es basura. Si no hay dependencia del Espíritu Santo y no glorifica a Cristo Jesús sobre todo, es basura. Luego, para hacerlo aún más claro cuán amplio puede ser este nuevo significado negativo de la carne, él agrega estas tres cosas a su identidad física y etnicidad en Filipenses 3:5-6:

  • en cuanto a la ley, fariseo.” Este hombre está enfocado al máximo en la palabra de Dios.
  • “en cuanto al celo, perseguidor de la iglesia.” El no solo se está enfocando en el estándar más alto—él lo está haciendo con el mayor celo.
  • en cuanto a la justicia de la ley, hallado irreprensible.” En otras palabras, él fue exitoso. Él lo hizo.

Ahora, esas tres características, las cuales él llama carne, no son físicas, ninguna de ellas. Guardador de la ley, celoso, exitoso en la moral—ninguna de esas son físicas. Y esta es su conclusión: “Pero todo lo que para mí era ganancia, lo he estimado como pérdida por amor de Cristo.” (Filipenses 3:7). Viendo cómo trabaja la mente de Pablo Aquí está el resultado. La carne en el vocabulario de Pablo ahora se ha convertido en algo que incluye el celo, una virtud emocional; guardar la ley; y ser irreprensible, una virtud moral. Solo que no son virtudes porque carecen de dependencia del Espíritu y de glorificar a Cristo Jesús. Esto es tan emocionante para mí de ver, de ver realmente como trabaja la mente de Pablo. Lo que estamos viendo en Filipenses 3:1-7 es el proceso en el cual un término positivo como la carne, refiriéndose a la piel como una parte del cuerpo, se convierte en un término negativo para Pablo, refiriéndose a una realidad corporal, como un descendiente físico de Abraham; la realidad moral, como guardar la ley; y una realidad emocional, como el celo. Todo esto es llamado la carne, y todo esto es rechazado como basura, si no tenemos ninguna dependencia del Espíritu Santo en esas cosas. Si no glorificamos a Cristo en esas cosas, en ese caso él dice, “voy a poner cero confianza en la carne entendida de esa manera. Cualquier ganancia que tuve, la cuento como pérdida.¿Qué es ‘la carne’? Deberíamos entonces preguntar, ¿Cuándo y por qué esas cosas no tienen valor alguno? Porque son buenas, lo que quiero decir es que, amar la ley de Dios no es malo. No es malo ser celoso de ella. No es malo ser irreprensible por el amor de Dios. Pablo, ¿realmente quieres llamar basura a esto? Tenemos que preguntar porque no hay nada malo en sí mismos. Entonces, ¿Qué lo convierte en la carne? Creo que la respuesta sería algo como esto, y esta es mi definición. Esta es mi última respuesta a esta pregunta: La carne es toda acción humana o logro sin la dependencia del Espíritu Santo y sin glorificar, exaltar, confiar, atesorar, y valorar a Jesucristo. Puede ser tan grave como la violación y el abuso infantil, o tan moral como tratar de guardar los diez mandamientos. La confianza en sí mismo de los mandamientos y el abuso infantil serían ambos de la carne porque no están fluyendo de la dependencia del Espíritu Santo, y no se está glorificando en Cristo Jesús.

John Piper

John Piper

John Piper (@JohnPiper) es fundador y maestro de desiringGod.org y ministro del Colegio y Seminario Belén. Durante 33 años, trabajó como pastor de la Iglesia Bautista Belén en Minneapolis, Minnesota. Es autor de más de 50 libros.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.