¿Qué cristiano representa mejor a Cristo?

Los cristianos estamos llamados a ser como Jesús, a estudiar detenidamente Su vida, Sus caminos, Su carácter, para luego retratarlo en el lienzo de nuestras vidas.
|
|

Un anciano, postrado en la cama por una enfermedad larga y terminal, deseaba ver las Montañas Rocosas antes de morir. Aunque no podía viajar, era un hombre con recursos económicos, contrató a varios artistas talentosos y los envió al Oeste. A cada uno de ellos le pidió que le trajera un cuadro que mostrara la belleza de las Montañas Rocosas. Uno de los pintores fue al Parque Nacional de Banff, en la cima de Morant’s Curve, donde pintó una escena de una locomotora tirando de un gran tren a través del valle del río. Otro se instaló en el lago Louise y capturó la belleza prístina del lago alpino y las montañas que lo rodean. Otros pintores decidieron ir al sur del paralelo 49, uno a Yellowstone para retratar las cimas del imponente Monte Washburn y, otro a Colorado y el Cañón Negro del Gunnison. Algunos optaron por capturar escenas del verano, cuando las flores llenan las praderas de las montañas; otros eligieron el otoño, cuando las hojas de los valles se vuelven de un rojo y un naranja brillantes; y otros prefirieron el invierno, cuando los paisajes están enterrados en la nieve profunda y todos los árboles de hoja perenne están escarchados de blanco. Cada artista pintó su escena, la tituló «Montañas Rocosas» y el día señalado se la llevó al anciano. Desde su cama, el hombre observó esta gran colección de pinturas y con lágrimas en los ojos, elogió a cada artista porque cada uno lo había hecho bien, cada uno había pintado fielmente su escena. Aunque ningún artista había captado el conjunto, cada uno había sido fiel en su parte. Antes de que el anciano se deslizara más allá de esta vida, se contentó con haber visto las Rocosas. Los cristianos estamos llamados a ser como Jesús, a estudiar detenidamente Su vida, Sus caminos, Su carácter, para luego retratarlo en el lienzo de nuestras vidas. El mundo no verá a Cristo, pero sí a los cristianos, así que nos esforzamos por representarlo fielmente. Sin embargo, al igual que ningún artista puede retratar todas las Montañas Rocosas, ningún cristiano puede representar a Cristo en su totalidad. Somos demasiado débiles, demasiado frágiles, demasiado efímeros, estamos demasiado estropeados por el pecado. Y así, al igual que el anciano supo enviar a muchos pintores, Dios supo salvar a muchas personas. Así como cada pintor retrató su pequeña parte de las Montañas Rocosas, nosotros representamos nuestra pequeña parte del gran Cristo. Cada uno de nosotros, aunque vivamos 60 u 80 años al servicio de Jesús, no podemos ni acercarnos a imitar todas Sus perfecciones. Progresamos, sin duda, pero a menudo, mientras mejoramos en un área, resbalamos en otra. A menudo, mientras destacamos en una característica, somos débiles en otra. E incluso cuando alcanzamos nuestros mayores logros, una evaluación honesta mostrará que, aunque hayamos llegado lejos, todavía nos queda mucho por hacer antes de ser perfectos como Cristo es perfecto. Esa debe ser la razón por la que Dios nos da a cada uno una carga especial por algo diferente. Aunque un artista esté convencido de que la belleza de las Montañas Rocosas se encuentra en Banff, otro dirá que en Yellowstone,y otro, en Jasper. Ninguno de ellos se equivoca. Del mismo modo, algunos cristianos se sienten atraídos por la bondad de Jesús como el más bello de sus rasgos. No pueden pensar en ningún atributo mayor que «era un hombre bondadoso» y trabajan toda su vida para ser tan bondadosos como su Salvador. Otros se sienten atraídos por Su audacia frente a los adversarios que quieren alejar a las preciosas ovejas del pastor, y se esfuerzan por aumentar su capacidad de hablar con tanta audacia, con tanta fuerza, con tanta verdad como Jesús. Algunos destacan Su amor por los amigos y los enemigos; otros, Su alegría frente a la adversidad; otros, Su capacidad para lidiar con el sufrimiento; otros, Su generosidad en la hospitalidad; otros, Su cuidado de los abandonados y los oprimidos. Al final, ¿cuál de estos cristianos representa mejor a Cristo? ¿Es el que es tan amable como Jesús o el que es tan paciente? ¿Es el que enseña como Jesús o el que extiende su cálida bienvenida? La verdad es que todos ellos y ninguno. Todos ellos representan la parte que Dios les ha asignado, pero ninguno de ellos capta el todo, porque es sencillamente demasiado vasto para un solo lienzo, para una sola persona. La visión más cercana del todo ocurre cuando muchos se reúnen en una galería, cada uno mostrando su pequeña parte. Podríamos imaginar que mientras el anciano examinaba su colección de cuadros estalló una discusión entre los artistas, cada uno insistía en que su obra era superior porque sólo él había elegido el lugar más representativo de todas las Montañas Rocosas. Sin embargo, Banff representa a las Rocosas igual que Yellowstone y, Yellowstone igual que Jasper. Cada uno fue al lugar que le atraía, y ¿quién puede decir que los picos son más hermosos que los valles, los amaneceres que los atardeceres, los veranos que los inviernos? Cada artista honró su patrón si fue al lugar al que le llevó su corazón, y luego utilizó toda su habilidad y todo su talento para crear una imagen precisa. De la misma manera, no tenemos derecho a juzgar el carácter de otro hombre cuando su retrato de Cristo pone énfasis en una característica de Cristo diferente de la nuestra. Más bien, debemos entender que, igual que Cristo nos ha dado a todos dones diferentes, también ha puesto en nuestro corazón una carga por cosas diferentes. Él se ve tanto en el otro como en nosotros. Por eso, cada cristiano se esfuerza por ser como Cristo. Aunque cada uno de nosotros trabaja para ser totalmente como Cristo, cada uno hemos recibido una carga especial por enfatizar una parte, aspecto o rasgo particular. Cada uno de nosotros lleva a cabo esta labor en nombre de nuestro Patrón divino, en nombre del Dios que nos ha salvado para sí, y que nos ha llamado a imitar a Su Hijo. Aunque ninguno de nosotros llegue a captar la totalidad en este lado de la gloria, cada uno puede confiar en que recibirá el «bien hecho» de Dios si somos fieles en nuestra parte y animamos con alegría a los demás cuando sean fieles en la suya.   (Inspirado en Silent Times de James Russell Miller)

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo BLOG ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por más de 7000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.