Mayordomía financiera

¿Cómo puede la iglesia cultivar una sabia mayordomía financiera en la vida de sus miembros? En el siguiente video entregamos algunas ideas.     (Subtítulos) ¿Cómo puede la iglesia cultivar una sabia mayordomía financiera en la vida de sus miembros? En cuanto a finanzas, sí; para los jóvenes que viven en una ciudad costosa, es un lugar difícil. Nosotros vivimos en Toronto y es muy similar. Estás comenzando en la vida y tienes la deuda de tus estudios, tienes cuentas, y bueno, no estás en los años de mejores ganancias, y todo eso. En ese contexto, es muy fácil caer en el hábito de no dar, o rehusar formar el hábito de dar. Y yo no creo que el Señor nos permita no dar. Quizá si estás completamente desocupado, solo estás comprando las cosas más baratas, y no estás haciendo nada más, entonces bien, quizá puedas hablar con los ancianos y diáconos en tu iglesia y decirles, ¿qué hago? Pero si estás yendo a Starbucks, y como la mayoría de las personas tienes dinero para otras cosas, y dices «simplemente no me alcanza para dar», bueno, sí puedes, ¿sí? Y el dar debe ser una gran alegría. No debe ser una carga. Pero no puedes conocer esa alegría mientras no la experimentes, y para experimentar la alegría, tienes que experimentar el dar realmente. Realmente hay más bendición en dar que en recibir, ¿sí? Hay un verdadero gozo en dar para la obra del Señor. El gozo no necesariamente llega cuando uno ve que su dinero fue a tal lugar y logró tal cosa. El gozo viene por la obediencia, estás obedeciendo al Señor y el Señor te da gozo en tu donación. Experimentas que realmente es una bendición poder dar. También es una señal de gratitud. No dar es ingratitud. Le estás diciendo al Señor, tú me diste esto, y en lugar de expresar mi gratitud por tu provisión devolviéndolo, lo retengo. Eso es falta de gratitud. Las ofrendas de gratitud tenían un motivo, ¿sí?, expresar gratitud a Dios. Así que te estás negando muchas bendiciones si rehúsas dar. No solo eso, sino que, en el lado opuesto, puedes estarle pidiendo a Dios que te discipline de alguna forma. Y Dios lo hace, tal como un padre disciplina a su hijo que ha sido desobediente. Así que es un gozo dar, es un gozo saber que uno ha dado, un gozo poder agradecer a Dios al dar, y experimentar la bendición de ello.

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo BLOG ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por más de 7000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.