Cesacionismo: el documental

Una evaluación e invitación a la reciente obra (Cesacionismo: el documental) sobre el cese de los dones extraordinarios del Espíritu Santo.
Foto: Jhon Montaña

El debate de la continuación o el cese de los dones extraordinarios del Espíritu Santo no muestra señales de disminuir ni de llegar a una solución. Esto es cierto dentro de la iglesia en general, y también lo es dentro del pequeño grupo que afirma la teología calvinista. El debate comenzó poco después de la fusión de lo que se conoció como el “nuevo calvinismo” y se extiende hoy más allá de su reciente comienzo. Algunos insisten en que los dones extraordinarios del Espíritu Santo, como profecía, sanidad y lenguas, han cesado y basan su punto de vista en pruebas de la Escritura; otros insisten en que los dones milagrosos del Espíritu Santo aún están vigentes y basan su punto de vista en pruebas de la Escritura. Además, ambos basan su punto de vista en la experiencia (o la falta de ella). Dos posiciones, dos convicciones y dos conjuntos de experiencias, pero solo una puede ser correcta.

Una novedad en la discusión es “Cesacionista” (con subtítulos en español), un documental de dos horas dirigido por Les Lanphere (Calvinist, Spirit & Truth). Como evidencia el nombre, esta película no pretende proporcionar argumentos a favor de perspectivas opuestas, permitiendo al espectador evaluarlas y elegir entre ellas. Más bien, este es una defensa de la posición cesacionista y una crítica del continuismo. Presenta su argumento a través de un libreto escrito y narrado por David Lovi, usando entrevistas con los que sostienen la posición cesacionista (por ejemplo, Joel Beeke, Phil Johnson y Steven Lawson), y una abundancia de videos de maestros y líderes continuistas. 

Desde el comienzo voy a dejar claro que soy un cesacionista convencido. Pero como tal, siempre siento la necesidad de agregar esta aclaración crucial, aunque a menudo malentendida: los cesacionistas creen que Dios puede continuar haciendo milagros, y no solo que puede, sino que los hace. Y por eso oramos para que Dios actúe de forma milagrosa; seguimos las instrucciones de las Escrituras al pedir que los ancianos impongan sus manos sobre los enfermos y oren por ellos; lo vemos obrar de maneras extraordinarias. Lo que no creemos es que Dios continúe distribuyendo el don espiritual de profecía, sanidad o lenguas. Por tanto, aunque puede haber acciones extraordinarias por parte de Dios, Él ya no distribuye los dones extraordinarios. Él ya no los distribuye porque ya no son necesarios después del establecimiento de la iglesia y el cierre del canon bíblico.

“Cesacionista” es un documental de dos horas que presenta una defensa del cesacionismo y una crítica del continuismo. / Foto: Jhon Montaña

[Puedes encontrar el documental haciendo click aquí o acceder a él a través de Amazon, justo aquí]

Consideraré el documental del Cesacionismo a través de dos lentes: si ofrece una defensa válida de su posición y si ofrece una crítica justa de la alternativa.

¿Ofrece el documental Cesacionismo una defensa válida de su posición? Aunque admito que no soy en absoluto imparcial, creo que sí. Antes de ofrecer una crítica sustancial, este documental explica por qué hay evidencia sólida en la Escritura de que Dios quiso que los dones extraordinarios del Espíritu operaran durante un tiempo, pero que luego cesaran. La película lo hace mostrando la rareza de los milagros en la Biblia y el hecho de que se agruparon en torno a ciertos períodos cruciales de la historia redentora, examinando pasajes clave que ofrecen enseñanzas sobre el uso de los dones y la suficiencia de la Escritura, y sacando conclusiones de la evidente disminución de los dones a través de la narrativa progresiva de la Escritura. El documental defiende su posición con argumentos sólidos.

¿Ofrece el documental Cesacionismo una crítica justa de la posición alternativa? Yo creo que sí. Es capaz de unir fácilmente a su causa a los extremos del movimiento carismático para mostrar lo peor del continuismo. Muchas de estas personas obviamente son fraudes y charlatanes. Sin embargo, también muestra que algunos de los principales teólogos de la teología continuista son hombres que respetamos y consideramos amigos por sus otras posiciones: John Piper, Wayne Grudem y Sam Storms. Creo que los trata de manera justa, evaluando y criticando sus posiciones sin descartarlas completamente. No creo que les atribuya posiciones con las que ellos no estarían de acuerdo, aunque quizás no estén de acuerdo con las asociaciones, como cuando la película pasa directamente de Todd Bentley a John Piper. Uno de ellos es un hombre cuya teología y trayectoria ministerial son aborrecibles, y el otro es un hombre que honra a Dios y sirve a Su pueblo.

El documental también muestra que algunos de los principales teólogos de la teología continuista son hombres que respetamos y consideramos amigos por sus otras posiciones: John Piper, Wayne Grudem y Sam Storms.

Lo que pasa con el debate entre el cesacionismo y el continuismo es que uno de los dos debe estar mal, y seriamente muy mal. Si los cesacionistas están mal, están descuidando el ejercicio de los dones que Dios puede querer usar poderosamente para la salvación de los perdidos, la bendición de Su pueblo y la gloria de Su nombre. Si los continuistas están mal, están actuando de maneras que la Biblia prohíbe y pensando neciamente que están hablando en lenguas, sanando a otros, y quizás lo más grave de todo, profetizando en el nombre de Dios cuando en realidad no están haciendo tal cosa. Si bien podemos seguir considerando amigos y hermanos a los que sostienen la posición opuesta, también debemos creer que están desobedeciendo a Dios y actuando de manera errónea o quizás incluso insensata. Hay mucho que está en juego, lo que significa que hacemos bien en profundizar nuestro entendimiento y afinar nuestras convicciones.

Aunque estoy seguro de que los partidarios de la teología continuista no estarán de acuerdo con algunas de las afirmaciones de los cesacionistas y de algunas de las asociaciones que el documental establece, en general me pareció una crítica firme y justa de un tema de gran importancia. Independientemente de tu punto de vista sobre el tema, te animo a que lo veas, consideres sus afirmaciones y entiendas mejor la razón por la que tantos cristianos están convencidos de que Dios ya no quiere que busquemos o ejerzamos esos dones extraordinarios.


Este artículo se publicó originalmente en Challies.

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo BLOG ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por más de 7000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.