Unos cuantos puñados para los pequeños oyentes cansados

Cada día del Señor tenemos niños escuchando, por este motivo, en este artículo se invita a tener y desear sermones que piensen en ellos.
Foto: Envato Elements

Ray Van Neste hizo recientemente un llamado (recurso aquí [en inglés]) a los pastores para no descuidar a los niños en su predicación. “Predicador, no asumas que los niños no pueden o no quieren escuchar”, dijo. “Muchas cosas se les escapan, pero entienden más de lo que creemos”. Por eso, “debes hablar a los niños en tus sermones”. Valoré mucho esta exhortación, ya que refleja algo que he estado tratando de enfatizar en mi propia predicación.

Van Neste ofrece algunas buenas razones para hablar a los niños. He pensado en complementarlo ofreciendo algunos ejemplos. No soy un maestro y he tenido un éxito desigual, pero cada uno de estos ejemplos parece que ha funcionado bien. Las claves, creo, son: (1) hacer saber claramente a los niños que les estás hablando, (2) ofrecer un ejemplo claro seguido de una aplicación sencilla, y (3) no tratar de lograr demasiado en una sola ilustración. Intento dirigir las ilustraciones a niños de entre 8 y 12 años. Por supuesto, es divertido ver cómo todos, desde los más pequeños hasta los mayores, se animan y escuchan atentamente cuando les hablo específicamente a los niños.

El dron de papá

Este primer ejemplo viene de un sermón sobre “bienaventurados los puros de corazón”. Una parte de lo que significa ser puro de corazón es tener un corazón no dividido, o tenerlo totalmente comprometido con el Señor. Así es como intenté ilustrar eso.

Niños, tengo una pregunta para ustedes. ¿Han visto alguna vez a alguien volando un dron? Es algo divertido de ver, ¿no? Estamos acostumbrados a ver el mundo desde el suelo, pero un dron te permite ver el mundo desde el cielo. Es muy bonito. 

Quiero que se imaginen que un día ven a su padre pilotar un dron. Eso parece el tipo de cosas que hacen los padres, ¿verdad? ¡Nadie ha visto nunca a una madre volar un dron! Papá está subiendo el dron al cielo y grabando unos vídeos estupendos, sacando unas fotos muy bonitas y quizás haciendo algunos vuelos divertidos. Pero entonces ocurre algo extraño: aparece otro hombre y resulta que también puede controlar el dron. Así que papá lo manda hacia aquí, pero ese señor lo manda hacia el otro lado. Papá le dice que baje, pero el otro hombre le dice que suba más. Ese dron está controlado por dos personas y ahora está dando tumbos por todas partes. ¿Sabes lo que va a pasar? Ese dron se va a estrellar. Tu padre tiene que acercarse a esa otra persona y tirar del cable de su mando y decir: “Este es mi dron y yo lo controlo”. 

Jesús dijo una vez algo parecido. Dijo que “nadie puede servir a dos amos, porque o bien odiará a uno y amará al otro, o bien se dedicará a uno y despreciará al otro”. Nadie puede servir a dos amos, al igual que ningún dron puede obedecer a dos controladores. Cada uno de nosotros puede ser finalmente controlado por una sola cosa o una sola persona. La pregunta que cada uno de nosotros debe hacerse ―y esto es cierto tanto si somos niños como adultos― es la siguiente: ¿Voy a dejar que Dios me controle? ¿O voy a dejar que alguien o algo más me controle? Convertirse en cristiano es poner nuestra fe en Jesús y decir: “Dios, quiero que seas el jefe en mi vida. Quiero que me controles. Quiero vivir como Tú me dices que viva”. ¿Has hecho eso? ¿Le has entregado los controles a Dios y has dicho: “Soy Tuyo”. Eso es ser cristiano. 

Nadie puede servir a dos amos (tal y como lo enseño Cristo), al igual que ningún dron puede obedecer a dos controladores. / Foto: David Henrichs

El perro 

Aquí hay otro que surgió de un sermón sobre “bienaventurados los pacificadores”. En este intentaba explicar que, aunque estamos llamados a poner paz entre personas que están en algún tipo de desacuerdo, también tenemos que ejercer la sabiduría para asegurarnos de que no nos estamos entrometiendo. 

Niños, tengo un proverbio para ustedes. Algunos proverbios son un poco difíciles de entender, pero este no. Estoy seguro de que pueden entender lo que  significa. Es Proverbios 26:17. Esto es lo que dice: “El que se mete en una disputa que no es suya es como el que coge por las orejas a un perro que pasa”. Imagina que un día estás en el parque y pasa un perro grande, sin correa, y no puedes ver a su dueño por ningún lado, y tiene uno de esos collares grandes cubiertos de tachuelas de metal. Es un perro grande y viejo. ¿Crees que sería una buena o mala idea acercarse a él, agarrarle las orejas y darle un fuerte tirón? Creo que es una mala idea. Probablemente te mordería. No se coge a un perro que pasa delante por las orejas. 

Así es como la Biblia nos dice que tengamos cuidado de no entrometernos en una pelea que no nos incumbe. Necesitamos ser muy cuidadosos cuando vemos a otras personas discutiendo o peleando para no entrometernos, para no involucrarnos en algo de lo que no sabemos nada y no podemos hacer nada para arreglarlo. Tenemos que saber cuándo podemos ayudar y cuándo no. 

Así como es una mala idea jalar las orejas de un gran perro que no es nuestro, debemos tener cuidado de no entrometernos en una pelea que no nos incumbe. / Foto: Yohan Cho

El zoológico 

Este ejemplo proviene de un sermón sobre “bienaventurados los que lloran”. Hablaba de lamentar las formas en que ignoramos las advertencias de Dios hacia nosotros, ya sea que esas advertencias vengan a través de las Escrituras, la conciencia o el Espíritu.

Niños, si van al zoológico, verán que el recinto de los caimanes está rodeado de señales, advertencias, muros y vallas. ¿Por qué? Porque los caimanes son peligrosos. Si un lugar está lleno de conejos y cobayas y bolas de algodón no es necesario advertir a la gente que se aleje de él. Pero los caimanes son peligrosos y están hambrientos.

Y Dios nos muestra lo peligroso que es nuestro pecado al advertirnos que no lo cometamos. Hay muchas maneras en las que Dios nos advierte del pecado, y muchas oportunidades que nos da para hacer lo que es correcto en lugar de lo que es incorrecto.

Luego pasé a explicar algunas de ellas, aunque supongo que, al hacerlo, pasé a hablar más a los adultos que a los niños.

Así como hay advertencias en los zoológicos sobre acercarse demasiado a los caimanes, el Señor nos hace grandes advertencias sobre el peligro de acercarse demasiado al pecado. / Foto: Balaji Malliswamy

La locura de Salomón 

Esta proviene de un sermón sobre Salomón. No se me ocurrió una ilustración fuera del texto, sino que decidí utilizar la locura de Salomón como medio para animar a los niños a poner su fe en Jesús. 

Niños, sé que he hablado durante mucho tiempo, pero quiero que me dediquen solo dos minutos más y luego habremos terminado. 

Quiero que piensen en algo. Cuando Salomón se convirtió en rey, tenía todo lo que necesitaba para ser el mejor rey de la historia. Tenía un padre impresionante que fue llamado “el hombre según el corazón de Dios”. Le enseñaron los más grandes maestros. Dios lo hizo el hombre más sabio de la historia. Tuvo muchos años de paz para poder hacer fuerte a su país. Construyó un hermoso templo para poder adorar a Dios. Era más rico que todos los habitantes de Toronto juntos. Todos lo amaban y respetaban. Podría haber sido el rey más grande y piadoso que el mundo haya conocido. Pero no lo fue.

¿Por qué? La Biblia nos lo dice. Porque su corazón no era totalmente fiel a Dios. Su corazón no amaba a Dios por completo. Tenía espacio en él para otros dioses, otras cosas que amaba más que a Dios. Tenía muchos privilegios, pero los desperdició.

Y quiero que sepas que tú también tienes muchos privilegios. Estás viviendo en una gran ciudad en un gran país. Tienes la oportunidad de aprender de grandes maestros. Tus padres leen la Biblia y oran contigo. Vienes a la iglesia y a GraceKids donde escuchas el evangelio. Todas estas cosas son buenas, pero no van a mantener tu corazón fiel a Dios. Para tener un corazón que sea fiel a Dios hasta el final necesitas poner tu fe en Jesús y pedirle que perdone tus pecados. ¿Has puesto tu fe en Jesús? ¿Ha perdonado tus pecados? Y luego necesitas hacer lo que Salomón no hizo: Dios le dijo que leyera su Biblia, que la leyera durante toda su vida, y que la obedeciera. Salomón no lo hizo, y por eso leemos que cayó en un pecado tan terrible. ¿Leerás tu Biblia durante toda tu vida? Esa es la forma en que Dios te hablará. Él te dirá cómo vivir de una manera sabia, de una manera que te mantendrá alejado del dolor y traerá gloria a Dios. Oro por ti siempre y sé que los otros pastores oran siempre por ti para que crezcas y tengas un corazón totalmente fiel a Dios durante toda tu vida.

Aunque Salomón lo tuvo todo para ser el mejor rey, no llego a serlo debido a que su corazón no permaneció fiel a Dios. / Foto: Pexels

Unos cuantos puñados 

En fin, espero que algo de esto te resulte útil. Tal vez te dé un par de ideas cuando intentes llegar a los niños a través de tu predicación. 

Permítanme concluir con una pequeña y entrañable cita que encontré hace algún tiempo mientras leía las obras recopiladas de F. B. Meyer, una cita que he intentado aplicar a mis propios sermones. “Ojalá los predicadores se las ingeniaran para dejar caer algunos puñados a propósito para los pequeños oyentes cansados, cuyos ojos brillarían si su historia apareciera en el discurso”, dijo. “Y los padres estarían orgullosos de explicar que ‘nuestro ministro siempre piensa en los niños’”. 


Este artículo se publicó originalmente en Challies.

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.