Falsos maestros: Brian McLaren

[dropcap]B[/dropcap]rian McLaren (nacido en 1956) estudió humanidades en la Universidad de Maryland y se graduó con licenciatura y postgrados en inglés. A partir de 1978, fue profesor de inglés de nivel universitario, antes de fundar la Iglesia Cedar Ridge Community en 1986. Sirvió en esta iglesia como pastor fundador hasta 2006, y después cedió este puesto para poder enfocarse en escribir y dar conferencias.

En 1986, Zondervan publicó el primer libro de McLaren, The Church on the Other Side: Doing Ministry in the Postmodern Matrix (La Iglesia del otro lado: hacer ministerio en la matriz posmoderna). Este libro lo estableció como líder y pensador en la iglesia en un momento en que los cristianos estaban tratando de lidiar con la realidad naciente de la posmodernidad.

Sin embargo, fue su obra de ficción de 2001, A New Kind of Christian (Un nuevo tipo de cristiano) la que lo introdujo a la iglesia mundial y le valió el premio al mérito de Christianity Today en 2002. Fue el primer volumen de una trilogía y rápidamente se convirtió en uno de los textos más importantes de lo que pronto se conoció como el movimiento de la Iglesia Emergente. A New Kind of Christian cuenta la historia de Dan Poole, un pastor que se encuentra a punto de abandonar el ministerio cristiano. Cada vez más desilusionado, se ha vuelto menos y menos seguro acerca de lo que cree. Al llevar a su hija a un concierto, se encuentra con Neil Oliver, un profesor de ciencias, y juntos conversan acerca de una larga lista de doctrinas cristianas fundamentales. Según el editor, «esta estimulante fábula captura un nuevo espíritu de cristianismo, en el que la interacción personal y diaria con Dios es más importante que las estructuras institucionales de la iglesia, en el que la fe es más una forma de vida que un sistema de creencias, en el que ser bueno de forma auténtica es más importante que estar en lo “correcto” doctrinalmente, y en el que la dirección en que uno avanza es más importante que el lugar donde se encuentra». McLaren se hizo conocido como un líder cristiano que hablaba sobre la vida y la fe de una forma que parecía nueva y fresca.

McLaren siguió escribiendo más libros —cerca de 20 hasta la fecha. Los dos de sus libros más notables probablemente sean A Generous Orthodoxy (Una ortodoxia generosa), al cual llama «una confesión personal y un manifiesto de la conversación de la iglesia emergente», y A New Kind of Christianity (Un nuevo tipo de cristianismo), en el que ofrece respuestas a «10 preguntas que son centrales para el surgimiento de una fe cristiana postmoderna y postcolonial».

En 2005, McLaren fue nombrado por TIME como uno de los 25 evangélicos más influyentes en los Estados Unidos bajo el título «Cambiador de paradigmas». Señalaron sus afirmaciones ambiguas acerca del matrimonio homosexual y dijeron que representaba una forma de cristianismo más amable y gentil. Al año siguiente se unió a Tony Campolo, Jim Wallis, Richard Rohr y otros para fundar Red Letter Christians, una organización dedicada intentar liberar el cristianismo de la política tanto del ala derecha como del ala izquierda en Estados Unidos. Donde el cristianismo ha estado dominado durante demasiado tiempo por las discusiones sobre el aborto y la homosexualidad, este movimiento prefiere mirar a las palabras que habló Jesús y centrarse en los asuntos relacionados con la justicia social.

McLaren ha viajado por el mundo como maestro, predicador, profesor y conferencista, y se le han concedido títulos honorarios tanto del Seminario Teológico Carey como del Seminario Teológico de Virginia.  En septiembre de 2012 salió en las noticias por participar en la ceremonia del matrimonio gay de su hijo Trevor y su esposo Owen Ryan. La boda fue oficiada por un ministro de Universal Life, y McLaren dirigió una ceremonia de compromiso construida en torno a temas cristianos.

Su falsa enseñanza

Conforme la teología de McLaren ha ido madurando y tomando forma a lo largo del tiempo y a través de sus libros, él ha dado un paso adelante como líder de una nueva y revitalizada forma de liberalismo teológico. Esto se muestra con mayor claridad en su interpretación de las Escrituras.

En A New Kind of Christianity, insiste en que los cristianos han estado leyendo la Biblia por largo tiempo a través del lente distorsionado de la narrativa Greco-romana. Esta narrativa produjo muchos dualismos falsos, un aire de superioridad, y una distinción falsa entre aquellos que estaban «dentro» y los que estaban «fuera». Estas tres marcas de la falsa narrativa han impactado nuestra fe de tal modo que apenas podemos ver más allá de ellas. Su libro trata de hacer eso, y de reconstruir la fe cristiana tal y como debe ser.

En la vanguardia está su punto de vista acerca de la Biblia. Él no ve la Biblia como la Palabra de Dios inspirada, inerrante, infalible y autoritativa. Esto lo manifiesta, por ejemplo, en su interpretación de la historia de Noé, al decir: «Un dios que ordena un desastre sobrenatural intencional que lleva a un genocidio sin precedentes es apenas digno de crédito, mucho menos adoración» (A New Kind of Christianity).

Continúa y dice: «Recomiendo leer la Biblia como una biblioteca inspirada. Esta biblioteca inspirada preserva, presenta e inspira una conversación continuada y vigorosa con y acerca de Dios, una discusión viva, civil y vital a la que todos estamos invitados y a través de la cual Dios es revelado». A fin de cuentas, «la revelación no solo sucede en afirmaciones. Sucede en conversaciones y discusiones y ocurre dentro y entre las comunidades de personas que comparten las mismas preguntas esenciales a lo largo de generaciones. La revelación se acumula en las relaciones, interacciones, y en el intercambio de afirmaciones». Él concibe la Biblia como un entendimiento humano de Dios que va evolucionando lentamente. «Las Escrituras revelan fielmente la evolución de los mejores intentos de nuestros ancestros de comunicar un entendimiento de Dios cada vez mejor. Conforme la capacidad humana crece para concebir una comprensión cada vez mayor y más sabia de Dios, cada nueva visión se preserva fielmente en las Escrituras, como los fósiles en las capas de sedimentos».

Esto es nada menos que liberalismo teológico en el siglo XXI, vestido de postmodernidad (y es por eso que el libro Cristianismo y liberalismo de Gresham Machen’s ofrece una refutación, aunque fue escrito 90 años antes). Como Fosdick y otros liberales antes que él, McLaren ha asumido la autoridad sobre la Biblia, en lugar someterse a la autoridad de ella. Su comprensión de las Escrituras lo libera para ver la doctrina cristiana como algo que evoluciona, y verse a sí mismo como un instrumento de dicha evolución. De esta forma revisa y reinterpreta cualquier cosa que no esté de acuerdo con su sensibilidad moderna. Ha negado la naturaleza literal del infierno junto con su eternidad; ha negado la expiación sustitutoria de Jesucristo; ha negado a Jesucristo como único camino al Padre, y ha respaldado la homosexualidad como algo bueno y que agrada a Dios. Y continúa pensando y escribiendo, lo que significa que su desarrollo teológico aún no está completo.

Seguidores y adherentes

McLaren ha sido líder en la Iglesia Emergente durante largo tiempo, y casi todos los que «emergieron» con él han conocido su influencia. También lo han hecho muchos de sus compañeros progresistas cristianos. Él sigue teniendo una plataforma de habla amplia y escribiendo libros populares.

¿Qué dice la Biblia al respecto?

La Biblia insiste en que es la Palabra viva y activa de Dios, inspirada por Dios mismo. No es un documento elaborado por el hombre que esté sujeto a error, evolución, antigüedad o reinterpretación. Jesús mismo habló claramente acerca de la autoridad y la relevancia de las Escrituras, y no dudó en desplegar su significado y en culpar a otros por malentenderla. En Marcos 12:24, «Jesús les dijo: “¿No es ésta la razón por la que están ustedes equivocados: que no entienden las Escrituras ni el poder de Dios?”». Él declaró: «La Escritura no puede ser quebrantada» (Juan 10:35).

Mientras que McLaren pone en duda la idea de que alguna vez podamos conocer y entender la Biblia con confianza, los cristianos han sostenido por mucho tiempo que Dios habló e inspiró a sus profetas y apóstoles a escribir porque realmente quería que se escuchara lo que decía, y que en adelante el mensaje fuera difundido y entendido para siempre (ver 2 Pedro 1:16-21). Es por eso que Judas la llama «la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos» (Judas 3), y por lo que Pablo es tan enfático con Timoteo: «Cuida la preciosa enseñanza que se te ha confiado» (2 Timoteo 1:14). Kevin DeYoung lo dice acertadamente en Taking God at His Word: «La Biblia es un libro completamente fiable, un libro inerrante, un libro santo, un libro divino… No hay declaración con más autoridad que la que encontramos en la palabra de Dios, ni un suelo más firme para sostenerse, ni un argumento “más definitivo” que pueda presentarse después que las Escrituras han hablado».

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Challies.com.

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.