El peligro de vivir entre la tentación y la gracia

|
|

Es un pensamiento que me preocupa. Me lleva a observar de nuevo la seducción del pecado, a luchar una vez más con la debilidad del corazón humano, a considerar de nuevo la pura oscuridad de la depravación. Me lleva a cuestionarme, ¿podríamos, podría yo, estar en el tiempo intermedio? ¿Podría ser ajeno a la realidad de que estoy viviendo en el tiempo entre el primer rubor de la bendición de la gracia de Dios y el golpe aplastante de su justa disciplina? He sido cristiano el tiempo suficiente para ver caer a más hombres de los que me corresponden. Esto lo he observado: A menudo los que parecían estar en su mayor momento de éxito eran los que estaban al borde del precipicio. Como ciegos a punto de caer por un acantilado, no se dieron cuenta de su destino inminente. No prestaron atención a las advertencias de Dios en ese tiempo intermedio. Durante un tiempo su ministerio prosperó. Se ganaron almas, se llenaron las sillas de la iglesia, se cambiaron vidas, se plantaron iglesias. Predicaron sermones poderosos en grandes conferencias y escribieron libros exitosos que llegaron a las listas de best-sellers. Miles o incluso millones de personas se maravillaron de lo que Dios había hecho y de lo que Dios estaba haciendo. Pero entonces se supo la noticia: Es un adúltero en serie; es un abusador espiritual; es un mal administrador financiero; se protegió a sí mismo enterrando la depravación de alguien más. Su estrepitoso accidente tuvo eco en todo el mundo. En casi todos los casos, la transgresión que lo deshizo no fue la primera y única. En casi todos los casos, pronto salió a la luz que había una larga y fea historia detrás de ello. Es raro que un hombre caiga por su primera ofensa. A veces nos enteramos de que vivió una doble vida, ocultando su comportamiento aberrante incluso al compañero más observador. Pero más comúnmente, aprendemos que aquellos que estaban más cerca de él vieron este comportamiento durante meses o años. Habían tratado de abordarlo y se habían callado, o tal vez habían sido cómplices de ello. «Nunca critiques lo que Dios está bendiciendo», ¿verdad? Y quién podría dudar de la bendición de Dios cuando se estaba haciendo tanto bien. En casi todos los casos, hubo un largo período intermedio. Pecó o empezó a pecar y durante un tiempo Dios postergó las consecuencias inmediatas. Dios le dio tiempo para arrepentirse y corregir su comportamiento, para empezar a dirigir con amor y humildad. O Dios le dio tiempo para expresar su integridad siendo dueño de su pecado y renunciando humildemente  como aquel descalificado para el ministerio. Mientras tanto, Dios continuó bendiciendo su ministerio, dándole éxito, dándole habilidad con su pluma y unción en su predicación. Pero aún así, ese hombre no se arrepintió. No aprendió las lecciones que Dios quería enseñarle. No prestó atención a las suaves advertencias del Espíritu Santo. No recibió la reprimenda de los amigos piadosos. La paciencia de Dios se acabó. La justicia de Dios fue ejercida. La noticia se dio a conocer, el hombre cayó, la iglesia lloró. Puede haber sido una especie de cumplimiento de Romanos 2:  ¿O tienes en poco las riquezas de su bondad, tolerancia y paciencia, ignorando que la bondad de Dios te guía al arrepentimiento? (Romanos 2:4) Dios esperó pacientemente pero ese hombre persistió tercamente. Así que al final Dios lo expuso como un fraude, como un hipócrita, como un impenitente. Lo que podría haber sido hecho en silencio y en privado se convirtió en un escándalo público. Si tan sólo hubiera prestado atención a Dios en el tiempo intermedio. Y me pregunto, ¿podría yo estar en el tiempo intermedio? ¿Podrías tú estarlo? ¿Es posible que estemos presumiendo de la gracia de Dios incluso ahora mismo? La bendición que disfrutamos hoy, el éxito que vemos en este momento, puede ser una expresión de la paciencia de Dios al darnos la oportunidad de prestar atención a su Espíritu, obedecer su Palabra y arrepentirnos del pecado. ¡Ora! Ora para que Dios te haga deseoso de escuchar, tierno en considerar y brutal en actuar contra cada pecado. Clama como el hombre conforme al propio corazón de Dios, «¡Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si hay en mí camino malo, y guíame en el camino eterno!» (Salmo 139:23-24).

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.