Negocios para la gloria de Dios

En este libro, Grudem busca mostrar la bondad moral de los negocios y una de las formas en que lo hace es argumentar acerca de la bondad de las relaciones empleador/empleado. Esto es lo que dice: 

En algunos meses será el Día del Trabajo, un día feriado aquí en Canadá, y me pareció una buena oportunidad adelantarme un poco y publicar un breve extracto del libro Negocios para la gloria de Dios de Wayne Grudem. En este libro, Grudem busca mostrar la bondad moral de los negocios y una de las formas en que lo hace es argumentar acerca de la bondad de las relaciones empleador/empleado. Esto es lo que dice:  «Las relaciones entre empleador y empleado ofrecen muchas oportunidades para glorificar a Dios. De ambos lados de la transacción podemos imitar a Dios, y Él se sentirá complacido con nosotros cuando nos vea mostrando honradez, equidad, integridad, bondad, sabiduría y capacidad, y cumpliendo con nuestra palabra sobre cuánto prometimos pagar o qué trabajo acordamos hacer. La relación entre empleador y empleado también brinda la oportunidad de demostrar el adecuado ejercicio de autoridad y la adecuada respuesta a la autoridad, en imitación de la autoridad que ha existido eternamente entre el Padre y el Hijo en la Trinidad.  Cuando el acuerdo entre empleador y empleado funciona adecuadamente, ambas partes se benefician. Esto permite que el amor hacia la otra persona se manifieste. Por ejemplo, digamos que trabajo cosiendo camisas en la tienda de alguien. Puedo sinceramente procurar el bien de mi jefe y tratar de hacer tantas camisas como me sea posible conjuntamente con la atención a la calidad (1 Timoteo 6:2), y él puede procurar mi bien, porque me pagará al final de la semana por una labor bien hecha. Como en toda buena transacción empresarial, ambas partes terminan en condiciones mejores que antes. En este caso, tengo más dinero al final de la semana de lo que tenía antes, y mi jefe dispone de más camisas para llevar al mercado que lo que tenía antes. Así, pues, hemos trabajado juntos para producir algo que no existía en el mundo antes de esa semana. El mundo es 500 camisas ‟más rico” que cuando comenzó la semana. Juntos hemos creado alguna nueva ‟riqueza” en el mundo. Este es un pequeño ejemplo de obedecer el mandato de Dios de ‟dominar” la tierra (Génesis 1:28) y hacer que sus recursos sean útiles para la humanidad. Ahora, si multiplicamos eso por millones de fábricas, millones de trabajadores y millones de diferentes productos, es evidente cómo el mundo gana ‟riqueza” material que no existía antes: se han creado nuevos productos gracias a que un empresario ha contratado a un empleado para fabricar algo.   Por consiguiente, si me contratas para trabajar en tu negocio, me estás haciendo un bien y nos estás proporcionando a ambos muchas oportunidades de glorificar a Dios. Lo mismo ocurre al contratar personas para producir servicios, ya sea contratar maestros para enseñar en una escuela, médicos para atender a las personas en una clínica, mecánicos para arreglar automóviles o pintores para pintar casas. La relación entre empleador y empleado capacita a las personas para crear servicios para otros que no existían antes».  Y así, como cristianos, sabemos que hay dignidad en el trabajo; hay dignidad en ser empleado o empleador. Así que mientras descansamos de nuestro trabajo hoy, podemos hacerlo sabiendo que mañana volvemos a una obra buena y noble. 

Tim Challies

Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.