¿A quién escuchas realmente? El poder reformador de las palabras

¿A quién escuchas realmente? El poder reformador de las palabras.
|
|

Nos hemos rodeado de pantallas. En el escritorio. En la sala de estar. Incluso en dormitorios y cocinas. Cada vez más en los automóviles. ¿Uno por cada pasajero del avión? Y lo más importante, también es parte de nuestra persona donde quiera que vayamos, el “precioso” de nuestra adoración en nuestros propios bolsillos y manos. Érase una vez, las pantallas venían unidas a cajas pesadas y difíciles de manejar. Ya no. Ahora son tan delgadas como marcos de cuadros, y más delgadas. Algunos de nosotros podemos contar más pantallas en nuestros hogares que decoración de paredes. Vivimos en tiempos asombrosamente impulsados ​​por la imagen y orientados visualmente. Hacemos bien, pues, en interrogarnos con regularidad y de manera reflexiva sobre qué imágenes estamos dejando pasar ante nuestros ojos y cómo nos están moldeando. Las imágenes en movimiento son poderosas. Pueden arrestar y llamar la atención que no pretendemos prestarles (por ejemplo, en un restaurante). Y nuestros hábitos relacionados con las pantallas no nos dejan igual. Sin embargo, en estos días, podría ser fácil dejarse cautivar por las pantallas y pasar por alto el poder profundamente formativo y reformador del gran medio invisible que las acompaña: las palabras. Las palabras, especialmente las palabras habladas, son el gran poder invisible que da sentido a nuestro mundo de imágenes y dan forma a cómo elegimos vivir.

Palabras para bien y para mal

Quizás incluso más que nuestros otros cuatro célebres sentidos, nuestra capacidad de oír nos hace profundamente humanos. Después del tacto (a las tres semanas), el oído es el siguiente sentido que se desarrolla en el útero, alrededor de las veinte semanas, y se considera ampliamente que es el último sentido que desaparece al morir. Lo cual tiene sentido para nosotros como criaturas del Creador que es (¡sorprendentemente!) un Dios que habla y se revela a Sí mismo. En primer lugar, nos hizo para escucharlo, para recibir y responder a Sus palabras. Él creó el mundo, a través de Su Palabra, diciendo: “Hágase la luz”. Él habla nueva creación en nuestras almas efectuando un nuevo nacimiento a través de Su Palabra, el evangelio (Santiago 1:18; 2 Corintios 4:6). Y Él hace crecer y sustenta nuestras almas en la vida cristiana a través de Sus Palabras (1 Corintios 15:1–2; 1 Tesalonicenses 2:13). Cuando la serpiente se deslizó hacia el jardín, no le mostró a Eva un video de Instagram, ni realizó un baile de TikTok. Habló. Deslizó su veneno en su corazón a través de sus oídos. Después de todo, Dios había hablado para crear el mundo. Le había dado a Adán instrucciones a través de Palabras sobre cómo vivir en el mundo. Así también, cuando Satanás atacó, vino con algo más peligroso que una espada o una roca. Vino con palabras, apoyándose en el asombroso poder de lo audible e invisible, buscando derrocar las Palabras de Dios. “¿Conque Dios les ha dicho…?” (Génesis 3:1).

¿Quién está en tu cabeza?

En nuestros días de sorprendente saturación y consumo de medios, haremos bien en recordar el profundo poder de las palabras que moldea y cambia el mundo. Ya sean las palabras que acompañan a la televisión y YouTube, o las palabras escritas de artículos y tuits, o los medios puramente audibles de podcasts y audiolibros, las palabras forman y llenan nuestra persona interior, penetran profundamente y dan forma rápidamente a nuestros deseos, decisiones y vidas exteriores, es decir, la totalidad de lo que somos. No se trata de si las palabras nos están dando forma, sino de quién, con sus palabras, nos está moldeando. ¿La voz de quién (ya sea a través de audio, palabras escritas, video, o conversaciones cara a cara a la antigua), se transmite con mayor frecuencia a tus oídos y baja a tu alma? ¿La voz de quién capta tu atención finita y te enfoca o te distrae? ¿Qué voces anhelas escuchar más? ¿De quién son las palabras que más aceptas para que entren en tu alma, para sembrar semillas de vida o de muerte? ¿A quién acoges en ese espacio íntimo que es tu oído?

Entreteniendo demonios

¿Las palabras que escuchas y aprecias más andan “según la corriente de este mundo” (Ef. 2:2)? ¿Te estás adaptando a este mundo (Rom. 12:2) en lugar de transformarte “mediante la renovación de tu mente”? ¿Qué tan “altamente en línea” y “formado en Internet” eres? Algunos han hospedado ángeles sin saberlo (Heb. 13:2), pero ¿estamos mostrando hospitalidad a los demonios? Dos líneas de un correo electrónico reciente de Gospel Coalition me detuvieron en seco: “Los cristianos formados en Internet están siendo catequizados cada vez más por la política partidista y la cultura pop secular. ¿El resultado? Iglesias divididas y fragmentadas, disminución de la feligresía y líderes cansados”. Me detuvo en seco como un diagnóstico acertado. Los padres, pastores y hacedores de discípulos cristianos alguna vez fueron los catequizadores más formativos. ¿Qué sucede cuando las palabras y las perspectivas de la televisión e Internet dan forma a los cristianos más que sus iglesias? Ya lo estamos viendo.

¿Las palabras de quién te están cambiando?

Para muchos, la lucha por la fe en esta generación, no solo para sobrevivir sino para prosperar como cristianos, se trata no solo de lo que vemos, sino quizás igual de apremiante (si no más), de lo que escuchamos y a quién escuchamos. Dios nos hizo para el evangelio, que es ante todo un mensaje para escuchar. “La fe viene del oír”, dice el apóstol Pablo, “y el oír, por la palabra de Cristo” (Rom. 10:17). ¿Y cómo recibiste el Espíritu? “Oír con fe” (Gál. 3:2). “Aquel, pues, que les suministra el Espíritu y hace milagros entre ustedes” no lo hace “por las obras de la ley”, escribe, sino “por el oír con fe” (Gál. 3:5). Las voces que habitualmente permitimos y damos la bienvenida a nuestras cabezas tienen un profundo poder moldeador. “En el sensorio de la fe”, escribe Tony Reinke en su libro sobre los innumerables espectáculos visuales de hoy [Competing Spectacles], “el oído es el principal” (148). Un nuevo año es un momento tan bueno como cualquier otro para hacer un inventario de las voces audibles y las palabras escritas que encontramos a diario, especialmente aquellas que elegimos habitualmente. ¿De quién son las palabras que agradeces? ¿De quién son las palabras que no solo escuchas, sino que escuchas con gran atención? ¿De quién son las palabras que llenan tus feeds sociales y colas de podcasts? ¿Qué escuchas de camino al trabajo, o mientras caminas, haces ejercicio o limpias? ¿A quién acudes en busca de consejo? ¿Qué podcasts, qué programas y series, qué músicos, qué audiolibros? ¿Están tus elecciones gobernadas por la búsqueda del entretenimiento o la búsqueda de Dios? ¿Gratificación instantánea o santificación progresiva? ¿Consumo superficial y sin sentido, o crecimiento cuidadoso y reflexivo? A quien escuches con deleite hoy, será a quien te parecerás más mañana. Como Jesús mismo dice siete veces en los Evangelios, y luego siete veces más en el Apocalipsis, “El que tiene oído, oiga”.

Desafío de año nuevo

A medida que continuamos resolviendo los efectos de los nuevos medios y algoritmos, y cómo Internet da forma a los cristianos y a nuestras iglesias en particular, tenemos un acto de desafío claro, simple, antiguo y decisivo. Para aquellos de nosotros dispuestos a escuchar y prestar atención a las advertencias, la solución, por supuesto, no es tapar los oídos que Dios ha diseñado tan maravillosamente, sino abrirlos y recibir con entusiasmo palabras y voces que son verdaderas, buenas, dadoras de vida, equilibradas y que magnifican a Cristo. Aún más importante que lo que mantenemos fuera de nuestras cabezas y corazones, es con lo que los llenamos, y nada es más digno que las Palabras de Dios mismo. Dios nos hizo para meditar, no para revolotear interminablemente de un mensaje al siguiente. Es una característica notable del diseño de los humanos, que podemos hacer una pausa y reflexionar, rumiar y pensar, que podemos preocuparnos por la verdad (y no solo por las mentiras) y por el bien que Dios ha hecho (y no solo por el mal de los demás). Quizás, si eres honesto, encuentras tu mente fragmentada. Los mensajes de texto y las notificaciones, los tuits y los memes, los anuncios de audio y video, y los clips parecen haber erosionado tu capacidad de atención seria y significativa, y no estás seguro de adónde dirigirte a continuación, pero simplemente presiona actualizar. Haz que la Palabra de Dios esté donde tú mires. Haz que Su voz, en las Escrituras, sea la primera que escuches cada día. Y Su voz, sobre todo, la que más acoges, y tratas de penetrar más profundamente en tu alma a través de Sus Palabras. Que Sus Palabras sean tu meditación sin prisas, por la mañana, y el lugar al que regresas para recuperar el equilibrio en los ratos libres. Ora y aspira a que Su Palabra esté “sobre tu corazón”, y sea central en tu crianza, y presente en tus conversaciones, que esté contigo “cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes” (Dt. 6:6–7).

Descubre lo bueno

Que la meditación en la Palabra de Dios sea un gran acto de desafío en nuestra era impulsada por los medios. Media hora pausada, incluso detenida en el tiempo, deteniendote en y disfrutando de las Palabras de Dios, podría fortalecer tu alma contra las tonterías inevitables de los dramas distantes, las tomas calientes, subidas de tono y las palabras ociosas que parecemos encontrar a cada paso en este mundo. “El que pone atención a la palabra hallará el bien, Y el que confía en el Señor es bienaventurado” (Prov. 16:20). Encontrarás, con el tiempo, que Dios ciertamente puede restaurar lo que las langostas se han comido. Él puede reconstruir tu mente y tu capacidad de concentración y atención sostenida, y puede restaurar tu corazón y darte sabiduría y estabilidad. ¿Qué tan diferente podría ser el próximo año, debido a lo que decidiste hacer con tus oídos este año?

David Mathis

Es editor ejecutivo de desiringGod.org y pastor de Cities Churchin Minneapolis. Él es esposo, padre de cuatro hijos y autor de «Habits of Grace: Enjoying Jesus through the Spiritual Disciplines» (Hábitos de Gracia: Disfrutar a Jesús a través de las Disciplinas Espirituales).

Siempre en contacto

Recursos en tu correo electrónico

¿Quieres recibir todo el contenido de Volvamos al evangelio en tu correo electrónico y enterarte de los proyectos en los que estamos trabajando?

.